Inicio La Pampa Se mantiene el caudal en Algarrobo del Aguila

Se mantiene el caudal en Algarrobo del Aguila

A casi un mes de haber comenzado a ingresar en nuestra provincia, el agua sigue escurriendo por el cauce del río Atuel frente a la localidad de Algarrobo del Aguila. El caudal no solo se mantiene sino que incluso se ha incrementado un poco. Esto es producto de que volvió a llover en la zona sur de Mendoza y ese aporte se reflejó rápidamente en territorio pampeano, un hecho que revalida la posición pampeana de que no es necesario construir ningún canal revestido desde la localidad de Carmensa hasta el Puente de los Vinchuqueros.
El agua que ingresa por el cauce del Arroyo de la Barda no es producto de la reactivación del propio río Atuel -una acción que está en manos de la provincia de Mendoza- sino la sumatoria de agua de reúso en las chacras del sur mendocino, y el aporte que han realizado las intensas lluvias caídas en abril y mayo en esa zona.
En la localidad de Algarrobo del Aguila, el caudal que circula por allí no solo se ha mantenido en estos días sino que incluso se ha incrementado un poco. «Creo que en estos momentos es de 0,20 metros cúbicos», indicó una vecina de la localidad. «Sigue pasando el agua y hasta ha subido un poco», señaló.
Esto es producto de que en los últimos días volvió a llover en la zona sur de Mendoza y ese aporte de agua se tradujo rápidamente en ese pequeño incremento frente a Algarrobo del Aguila que reportó la vecina.
Aunque no se han conocido las mediciones de caudal realizadas en el ingreso, las imágenes tomadas en la zona de Puesto Ugalde, donde se encuentra la pasarela que cruza el río, muestran un escurrimiento superior al metro cúbico por segundo.

Canal.
Esto hecho demuestra que, como sostiene La Pampa, no es necesario construir ningún canal revestido que traslade el agua desde Carmensa -última localidad en territorio mendocino- hasta La Pampa por cuanto una vez que el cauce se reactiva, las pérdidas por infiltración son mínimas.
Esta apreciación está revalidada por dos trabajos científicos realizados por sendos investigadores pampeanos, Pablo Dornes y Gastón Buss. Ambos coinciden en que una vez que el agua infiltra y recarga los acuíferos, el río ya no tiene pérdidas o son mínimas. Una obra de un canal revestido sería muy costosa, tardaría mucho tiempo en concretarse y no aportaría beneficios considerables.
El agua de reúso que llega al cauce es un líquido de mucha menor calidad que el agua que naturalmente escurre por el río Atuel por cuanto es agua que se usó para regar las chacras mendocinas y en su ciclo hasta regresar al cauce se cargó de los residuos de productos químicos usados para fertilizar las plantas y como insecticidas.
El hecho de que esté mezclada con agua de lluvia atenúa un poco esta característica.
Es por ello que en las demandas que ha planteado contra la provincia de Mendoza, La Pampa pone especial énfasis en la calidad del líquido para evitar, precisamente, que esa provincia intente cumplir con sus obligaciones legales enviando agua de menor calidad por el cauce.
La pretensión pampeana, respaldada por la Corte Suprema de Justicia, es que el líquido que llegue a nuestra provincia tenga la calidad que le corresponde por ser condómina del recurso, y no agua de descarte.