Inicio La Pampa "Se siguen gestionando módulos"

«Se siguen gestionando módulos»

GENERAL PICO SUMA CARNE Y VERDURAS A LA ASISTENCIA ALIMENTARIA

Daniela Cabrino, secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad de General Pico, destacó el «esfuerzo muy grande» que se hizo para atender la demanda alimentaria en la ciudad. En este sentido, marcó que durante la cuarentena se sumó la asistencia a familias que nunca habían requerido de la ayuda social del Estado.
«Fue un esfuerzo muy grande y un ejercicio para un montón de cosas porque no estábamos preparados para este tipo de situaciones. Los primeros días eran horas y horas de buscar estrategias y formas de llegar. Si bien hay familias que saben cómo trabaja el Estado, hay otras que nunca se habían acercado por asistencia. Fue un trabajo arduo que dio buenos resultados y tuvimos contenida a gran parte de la población», le dijo a LA ARENA.
Además agregó: «Se siguen gestionando los módulos alimentarios, a través de los servicios sociales de base, que están abiertos en horario reducido y con menos personal, para que hubiera menor cantidad de gente en la oficina. Todas las semanas estamos haciendo un refuerzo en los servicios sociales de base. Además tratamos de reforzar con verdura y carne, para poder llegar con otro tipo de alimento a las familias».
En la misma línea recordó que los tres comedores municipales, no entregaron viandas, sino que «entregaron módulos alimentarios (una vez a la semana) para no generar circulación diaria». Así, «aquellas familias que antes retiraban las viandas, ahora una vez a la semana reciben un módulo alimentario para que puedan cocinarse en su casa».

Demanda creciente.
Cabrino dijo que durante las dos primeras semanas de la cuarentena no se notó un crecimiento de la demanda social, pero si después, con el correr de los días. Esto se hizo notorio en los trabajadores de actividades que no habían quedado exceptuadas y que vivían el «día a día».
«Siempre nuestra idea desde el municipio fue que era más importante cuidar la salud y creo que nos salió bien. Sabíamos que había que buscar alternativas para acompañar a esos grupos familiares y en eso se fue trabajando. De a poco iremos reactivando otras cuestiones de la Secretaría a través de economía social, que puedan acompañar estos trabajos que quedaron truncos un par de semanas en este tiempo», señaló.
Durante la cuarentena diferentes organizaciones sociales y civiles de la ciudad, algunas con muchos años de trayectoria solidaria, sumaron su ayuda y su aporte, para asistir con alimentos, ropa y demás elementos, a las familias más necesitadas. Desde la comuna se decidió trabajar de manera coordinada para «no superponer la asistencia» y así creó la Mesa Local de Contención Social.
«Nosotros insistimos sobre eso para que no se superponga la asistencia. En esta situación de pandemia, tratamos de trabajar de manera conjunta para no superponer acciones y trabajar, entendiendo que había muchas familias que iban a necesitar de ayuda», agregó.

Fondo solidario.
La asistencia alimentaria, desde que comenzó el período de aislamiento social, fue una prioridad de la gestión comunal, que destinó fondos propios y provinciales para atenderla. Además sumó a ello, el dinero recaudado del Fondo Solidario Local (poco más de un millón de pesos), conformado con aportes de funcionarios locales y ediles piquenses.
«La intendenta (Fernanda Alonso) consideró que era la mejor forma de usar el fondo y nos reunimos con los presidentes de cada bloque y con el presidente del Concejo Deliberante (Daniel López), para poder plantear esta propuesta. También se hicieron algunas otras propuestas que se charlaron. Gran parte del fondo se va a usar no sólo para alimentos sino también para otros elementos de cuidados para la familia», señaló.