“Se trabaja con la víctima y también con el victimario”

VIOLENCIA DE GENERO: POLITICAS APUNTAN A CAPACITAR A LOS MUNICIPIOS

El abordaje de la violencia y la prevención de nuevos casos son dos de los objetivos del área de Desarrollo Social de la provincia. La ministra Alonso afirmó que se trabaja con la víctima de violencia de género, a la cual se ayuda, pero también con el victimario para que no reincida.
La ministra de Desarrollo Social de la provincia, Fernanda Alonso, llevó a cabo recientemente una recorrida en esta ciudad, y se le consultó por las políticas y las acciones en pos de prevenir la violencia de género. La funcionaria afirmó que “se trabaja con la víctima pero también con el victimario para que no reincida”, y destacó que se quiere lograr “una estadística clara de la problemática”.
“Tenemos diferentes acciones que se vienen desarrollando con la Dirección de Violencia que está dentro del ministerio. La intención es trabajar en cuanto a la capacitación y armar distintos dispositivos en los municipios para atender las situaciones en las que haya una persona que es víctima de violencia de género y se requiera un acompañamiento técnico para poder tomar la decisión de denunciar y acompañar en el proceso”, destacó la ministra Alonso en diálogo con este diario.
Además, se aprovechan herramientas nacionales como la Línea de Atención a la Víctima, que consta de un número de teléfono gratuito mediante el que se da orientación y quien llama es derivado a los servicios de atención que funcionan en la provincia. “Este recurso es actualizado en forma permanente para que la gente sea asesorada como corresponde. Aunque la opción más sencilla para recibir ayuda es a veces llamando a la policía, que también brinda orientación aún si no se hace una denuncia”, explicó la funcionaria provincial.
La ministra indicó que para tener datos más precisos sobre la situación provincial en violencia de género hace tiempo que se está buscando la forma de lograr un registro único. Pero no es fácil porque el pedido de ayuda previo al hecho tiene una interpretación de quien lo recibe muy diferente de lo que ocurre cuando hay denuncia, o sea la existencia de un delito.
La información que queda registrada siempre es la que incluye la presentación ante las autoridades con una víctima y un victimario identificados. “Las demás consultas que contienen otras formas de violencia que no son físicas quedan fuera del registro, y por ello cuesta tener una estadística clara”, manifestó.

Prevenir la reincidencia.
“Hace pocos días terminamos una serie de capacitaciones para el abordaje de la violencia desde la masculinidad, fundamentalmente para formar equipos y trabajar con el agresor para evitar que la conducta de violencia de repita en su forma de relacionarse con los demás”, señaló.
“Esta es una nueva metodología que se implementó y se llevó a los municipios, con cinco los encuentros de los que consta la propuesta. La mayoría de las localidades del norte pampeano están ahora organizando sus equipos para llevar adelante esta forma de acercase a la problemática”, agregó.
En cuanto a las opciones de ayuda que ya están funcionando, Alonso recordó que en la zona norte hay un servicio que funciona en la delegación ministerial y asesora a las 18 localidades que están en la Región 2.
Además, en General Pico se colabora para financiar el trabajo de un equipo que forma parte del abordaje del municipio, que tiene sede en el Hogar de Madres, con grupos de autoayuda y un acompañamiento profesional. Y desde el Ministerio de Seguridad se provee otro espacio a través de la Unidad Funcional de Género de la Unidad Regional II de Policía, que ayuda a las víctimas y recibe denuncias. Dentro de la Justicia hay una fiscalía temática que atiende casos específicos de violencia de género.