Inicio La Pampa Sembrando para no olvidar

Sembrando para no olvidar

Son las 9 de la mañana del lluvioso sábado previo al comienzo de la Semana de la Memoria por la Verdad y la Justicia y tras varios años de pulir la idea y 25 días de armado, el fotógrafo y artista Rodrigo Pérez instaló la obra «Sembrando memoria para no olvidar». Se trata de la impresión de los rostros de las víctimas pampeanas del terrorismo impresos sobre piedras, que se pueden visitar en la rotonda del Centro Cívico hasta el sábado que viene.
«Empecé a pensar en cómo se formaban las piedras con el tiempo, su rodar por la tierra; ahí me surgió la analogía de cómo se forma la memoria, suceso tras suceso. Entonces se me ocurrió la técnica que utilicé en otra muestra en 2019 para salir de algún modo del soporte papel de la fotografía y trabajar desde otro soporte», dijo el autor a LA ARENA.
En ese sentido, explicó que la idea original para la obra era que el público pudiera interactuar visual y físicamente con la obra. «Quería que la gente pudiera sostener la piedra, sentir su peso y la forma con la mano, pero por la circunstancia de pandemia no se pudo hacer. Así que me puse a pensar en otra forma de montaje y se me ocurrió sostenerlas con maderitas, algo que se asemeja a una planta creciendo y de ahí el título ‘Sembrando memoria'», contó Pérez, quien trabaja como reportero gráfico de este diario.

Compromiso físico.

Junto a su compañera Marcela Urquiza, ayer instaló la obra durante varias horas. Consultado sobre cómo atravesó el proceso de llevar la idea a la práctica, aseguró que vivió una experiencia inédita. «Por primera vez tuve un compromiso muy físico porque las piedras son pesadas. Nunca me había pasado, porque no estoy acostumbrado a eso en el proceso de armado», dijo.
Y, sobre ese aspecto, agregó: «Me pasó que en un momento sentí una energía particular cuando apoyaba la piedra sobre las piernas y con los dedos iba sacando despacito la pulpa del papel. En un punto el mirar la imagen de las víctimas comenzó a interpelarme porque hay miradas muy profundas, mucha juventud en los retratos y es un tema muy profundo y doloroso para la sociedad».
La obra, que referencia a las víctimas antes y durante la dictadura cívico militar, forma parte de las actividades de conmemoración organizadas por la Subsecretaría de Derechos Humanos al cumplirse 45 años del golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976.

Conocer la historia.

Finalmente, Pérez destacó la importancia que tiene el hecho de que se haya instalado al aire libre sobre el inicio del cantero de Casa de Gobierno, junto con el tradicional monumento del territorio provincial y el mes del año. «Que esté en el espacio público de algún modo democratiza el acceso. En definitiva la idea es también interpelar a todas las personas que pasan por ahí, que puedan ver los diferentes rostros, sus distintas alturas y como implica de algún modo plantar un poco la memoria, en sintonía con el pedido de las Madres y Abuelas de plantar 30 mil árboles este 24 de marzo», concluyó.