domingo, 27 septiembre 2020
Inicio La Pampa "Si hay despidos se acabará la paz social", dijo Pereyra

«Si hay despidos se acabará la paz social», dijo Pereyra

PETROLEROS DE RIO NEGRO, NEUQUEN Y LA PAMPA EN ALERTA

(25 de Mayo) – En las últimas horas, el secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, amenazó que si el sector petrolero sigue adelante con los telegramas de despido enviados, que afectan casi a dos mil operarios, se podría «terminar con la paz social».
El gremialista le dijo a medios neuquinos que fueron citados por las áreas de Producción y Trabajo de la Nación para el viernes. No obstante, preparan una asamblea general en Neuquén para el 23 de enero, en la que prometen movilizar a unos 20 mil trabajadores.
La actual situación de Vaca Muerta es de paralización, producto de los desajustes políticos y económicos tras la derrota de Cambiemos. En los últimos meses las empresas mandaron numerosos telegramas de despidos que obligaron a que el Ministerio de Trabajo de la Nación dictara una conciliación obligatoria que vencerá el 28 de enero.

Convocados por Nación.
El influyente sindicalista petrolero le contó el martes a La Mañana de Neuquén que tendrá una reunión con los ministros Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, y Claudio Moroni, de Trabajo. La convocatoria es para el viernes, en Buenos Aires, donde el dirigente sindical quiere llevar como tema de agenda no sólo los telegramas de despidos y las suspensiones, sino también la situación de la actividad en la industria de los hidrocarburos no convencionales.
Aún con este guiño oficial, Pereyra mantiene firme la advertencia. «El sólo hecho de reunirse es un avance importantísimo para manifestarles nuestra preocupación. Los despidos los tienen que resolver las empresas, sino desembocaremos en un conflicto. Queremos dejar en claro que si el día 28, cuando termine la conciliación, hay despidos, se terminó la paz social», explicó.
Pereyra indicó que asistirá a esa reunión junto a Manuel Arévalo, el titular del Sindicato de Petroleros Jerárquicos. «Es una invitación que nos deja tranquilos, pero no estamos dispuestos a tener trabajadores en la calle», advirtió.

En pie de guerra.
No obstante la convocatoria de Nación, los petroleros muestran sus dientes. Pereyra anunció que tienen planeado, para el día 23 de enero, concentrarse en una asamblea en el centro de la ciudad de Neuquén para expresarse a favor de la reactivación de Vaca Muerta.
Aclararon que la levantarían con una sola condición: que queden sin efecto los despidos, que suman 700 telegramas y 1200 suspensiones. Según el dirigente, está en condiciones de movilizar unos 20 mil trabajadores.

Asambleas informativas.
Mientras tanto, el gremio que conduce Pereyra continúa con las asambleas informativas en toda la provincia. Ya han pasado por Catriel, 25 de Mayo, en nuestra provincia, y Rincón de los Sauces.
En estos contactos con los afiliados, Pereyra aborda la problemática del sector. «Hay muchos problemas, como por ejemplo las empresas que tiene contratos a plazo fijo. Tendrían que informarlos al gobierno y al gremio, pero no lo han hecho. Los trabajadores no lo han denunciado por miedo a que discontinúen la contratación, pero esto ya lo estamos denunciando formalmente», sostuvo.
«Nosotros empezamos a movilizarnos para terminar con los aprietes de las empresas. No habrá titubeos en esto: si hay despidos, se para toda la actividad. Esto lo deben resolver las empresas y no vamos a cargarle tintas al gobierno nacional», le dijo a los trabajadores el líder de los petroleros privados, durante la asamblea informativa en Catriel. «Se tomarán todas las medidas necesarias para defender a ultranza los puestos de trabajo», añadió.
Otra queja es por el bono de 4 mil pesos para el sector privado que decretó el gobierno de Alberto Fernández. Los dirigentes afirman que no es suficiente para los petroleros porque está destinado a compensar la caída del poder adquisitivo de los salarios más bajos de la actividad privada. No obstante, comunicaron que seguirán adelante con el proceso de paritarias y que una vez que se conozcan los índices inflacionarios de febrero se sentarán a negociar una actualización salarial para el año en curso.

Respaldo para Alberto.
Pereyra ayer encabezó una multitudinaria asamblea informativa en Rincón de los Sauces, y se ocupó de aclarar que «no es un paro contra el gobierno nacional». Además reafirmó su respaldo al equipo de Alberto Fernández y aseguró que la crisis laboral de Vaca Muerta es un «tema de las empresas».
En el mismo sentido se quejó de la tergiversación periodística del tema. «Hay medios nacionales que dicen que estamos armando un paro contra el gobierno nacional, pero no es contra ellos. Algunas empresas operan culpando a la organización sindical por la situación, como también lo hicieron contra mi persona y lo hacen para desviar la atención», explicó finalmente el dirigente.