Inicio La Pampa "Si no hubo concursos reales tendrán que irse", dice la CGT

«Si no hubo concursos reales tendrán que irse», dice la CGT

DECRETO DE MACRI PARA DARLE ESTABILIDAD A FUNCIONARIOS

«Los cargos que fueron ganados por concursos realizados con pautas reales se deben respetar, pero si no fueron concursos transparentes deberán ser reemplazados», estimó Luis Faggiani, el secretario general de la CGT Regional Centro Sur de La Pampa consultado por este diario por el decreto -conocido por el título de «Régimen de Alta Dirección Pública»- que firmó recientemente el presidente Mauricio Macri.
Con esa medida se pretende otorgar estabilidad a directores generales y coordinadores que, tradicionalmente, se encuadran entre los jerárquicos. Faggiani fue más bien cauto al responder que «lo único que se hizo (con ese decreto) fue homologar un acuerdo paritario entre gremios del Estado, y el gobierno», pero de todos modos advirtió que «hay que ver situación por situación».
Agregó que «si se da el caso que alguien está ocupando un cargo para el que fue designado a último momento, y con un concurso fraguado, deberá dejarlo sin dudas».
Hace algunos días Macri estableció por decreto un régimen que garantiza la estabilidad de cargos directivos nombrados en el Estado por un plazo de cinco años. Consiguió para eso un acuerdo con el gremio estatal Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).
Naturalmente se produjeron sospechas de que en realidad la administración saliente quiere dejar en la planta del Estado unos 2.500 agentes para que continúen en sus filas.
«Los que fueron designados también por política y no por concurso tendrán que ser reemplazados, y es lo que pasa en todos los cambios de gobierno: funcionarios que dejan de cumplir funciones se tienen que ir», aseveró Faggiani.
De todos modos el dirigente de la CGT Regional hizo la salvedad de los «cargos de carrera, con concursos reales, eso es correcto y se lo debe respetar».

«No será fácil».
Con respecto a los tiempos que se vienen después del 10 de diciembre, Faggiani dijo que «la expectativa, por lo que vemos, es que favorecerá a los trabajadores, y es lo que buscábamos. Por supuesto durante los cuatro años de Macri estuvimos claramente parados en un lugar diferente desde nuestra Regional».
Admitió que lo que le toca al próximo gobierno «no será fácil, sino todo lo contrario. Entendemos que será un tiempo difícil, complicado para todos, pero entendemos que se va a conformar la mesa de consenso, que habrá diálogo de todas las partes para encontrar un camino común, en el que los que más tienen tendrán que ceder».
Faggiani analizó que hubo «sectores muy beneficiados con este gobierno, sin dudas, pero cuando se tenga que discutir van a tener que resignar algunos de sus beneficios a favor de sectores que han sido severamente perjudicados. Viene el momento de trabajar por lo que menos tienen, empezando los jubilados».

Retenciones.
Precisamente consultado por manifestaciones del presidente de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa, Víctor Tapié, quien rechazó la suba de retenciones a los granos y a que se apliquen también retenciones a las exportaciones de carne, Luis Faggiani respondió que «se apuran mucho para defender sus privilegios. Lo que tienen que hacer es esperar el 10 de diciembre, y cuando se sienten en esa mesa podrán expresar sus necesidades y futuros deseos».
«Son sectores que fueron claramente muy beneficiados este tiempo, retenciones vergonzosas si se compara con lo que se le saca a un trabajador que gana 80.000 pesos, que paga el 35% de Impuesto a las Ganancias», comparó.
Después, sobre la conformación del Gabinete del futuro presidente, el dirigente gremial dijo que conocía a quien será ministro de Trabajo, Claudio Moroni: «Un dirigente toda la vida cercano a Alberto Fernández. En la AFIP lo conocemos porque lo tuvimos como administrador general: es una persona educada, propensa al diálogo, abierta. En su gestión con nosotros, en 2008, fue muy bueno, y esperemos que siga igual; pero sabemos que después del descuartizamiento que hizo el gobierno de Macri, le va a tocar reconstruir el ministerio y la relación con organizaciones sindicales».

El bono.
Faggiani, al mencionar el bono de fin de año, y al apresuramiento de algunos gremialistas de no solicitarlo, señaló que «no es la expresión de todos los sindicatos. Porque hay que recordar lo que dijo el propio Alberto Fernández: lo primero debe ser poner dinero en el bolsillo de los trabajadores. Si hay incremento salarial tal vez no será necesario, pero cuando las expectativas no estén cubiertas se deberá evaluar cada caso».
Finalmente mostró beneplácito porque «los trabajadores hemos logrado contribuir a armar una oposición política para que cambie el signo de gobierno el 10 de diciembre. Pero habrá que construir más unidad, hacer más esfuerzos desinteresados para que la expresión pueda ser más unánime», concluyó.