Sífilis: La Pampa donde más creció

LOS CASOS REGISTRADOS SE INCREMENTARON UN 80 POR CIENTO

Se pasó de 24 a 127 episodios en el 2016, según datos de Nación. Las autoridades provinciales aseguran que en este último año la tendencia creciente se mantuvo. Alarman los casos congénitos.
“Es un número realmente importante”, opinó la directora de Maternidad e Infancia, Cintia Jacobi, en diálogo con LA ARENA. “Es alarmante saber que esto no va a bajar en tanto no nos pongamos a trabajar y a hablar sobre el uso correcto del preservativo”, añadió la funcionaria provincial sobre un dato que preocupa: en La Pampa cada vez hay más casos de sífilis.
Por esta razón se espera que en los próximos días, desde el Ministerio de Salud, se lance una campaña intensiva de concientización por el uso del profiláctico en todas las franjas etarias.
“No se usa preservativo, pero no solo en los adolescentes, los adultos tampoco los usan y los adultos mayores menos porque piensan que las infecciones de trasmisión sexual o la sífilis ya están erradicadas”, reveló Jacobi.

Los números.
Esta enfermedad medieval, que ha sido, incluso, un tema recurrente de la mitología en la antigüedad, es una de las infecciones más estigmatizadas, y hoy vuelve a ser un problema para el mundo. Si bien actualmente se cura con tres dosis de penicilina, y se previene con la utilización del preservativo, es una problemática que preocupa a la Organización Mundial de la Salud.
Según los últimos datos de este organismo, cada año aproximadamente 5,6 millones de personas son contagiadas por sífilis en el planeta.
En Argentina, se triplicaron los casos entre el 2011 y 2017. Se pasó de 3.875 a 11.709 casos, la mayoría jóvenes entre 17 y 30 años.
De las jurisdicciones nacionales, La Pampa fue la que más aumentó con un 80% (24 a 117) entre el 2015 y 2016. En tanto, las autoridades advirtieron que “este último año la tendencia creciente se mantuvo”.
En el resto de país, se registró en Chubut un incremento del 58% (57 a 135), en Mendoza 55% (142 a 315), en Buenos Aires 28% (2.739 a 3.769), en Córdoba 19% (981 a 1.210), en Santa Fe 15% (937 a 1095), y en Capital Federal 4,5% (1.898 a 1.967).
Algunas provincias, por otro lado, registraron bajas anuales, tal como Entre Ríos, que pasó de 263 casos a 259; Corrientes de 292 a 122, Chaco de 684 a 450 o Misiones de 553 a 361.

Sífilis congénita.
Lo más alarmante para el Ministerio de Salud son los repentinos casos de sífilis congénita, es decir, la trasmisión de la madre al feto en la etapa de gestación. Según la titular de Maternidad e Infancia, este último año se detectaron dos niños recién nacidos con la infección.
“Es preocupante por el bajo nivel de natalidad en La Pampa, con respecto a otras provincias. El año pasado el promedio fue de 4.857, y el año anterior de 5 mil. La tasa es baja, entonces uno o dos casos de sífilis congénita es de alto impacto para nosotros”, señaló Jacobi.
La diferencia entre la sífilis “común” y la congénita, es que la primera se cura fácilmente (penicilina y uso responsable de preservativo), mientras que la segunda puede generar una secuela irreparable.
“Te puede dejar un daño que no lo puedas revertir. Por ejemplo la neurosífilis, que afecta al sistema nervioso central y que provoca una discapacidad motora, intelectual, o del habla”, explicó.

Portación de rostro.
La funcionaria hizo un llamado de atención a la comunidad médica, por los prejuicios que persisten. Reveló que aún siguen habiendo profesionales que vinculan las características de las personas o su condición social, con las probabilidades de contener infecciones sexuales.
“Los profesionales de la salud debemos pedir los estudios a todos los individuos, y no solo por portación de rostro. Todos podemos tener una ITS (Infección de Trasmisión Sexual), no tiene que ver con un estereotipo de persona”, disparó.
“Hay mucho prejuicio, si te ven venir y estás bien vestido, o tenés una obra social prepaga, no te piden el estudio. Lo veo todo el tiempo, y esto es para todos igual”, advirtió Jacobi.

Características.
En tanto, la titular de Maternidad contó que no hay una franja etaria determinada donde sean más frecuentes los episodios de sífilis. “Tenemos diagnóstico en todo grupo etario. Tenemos sífilis prenatal, en niños por abuso sexual infantil, en adolescentes, mujeres y hombres mayores, esto no discrimina”, dijo.
También, señaló que “existen de todas las condiciones sociales, gente que se ha controlado en el privado y que termina en el público, que no se le ha hecho el diagnóstico por esto de los prejuicios”.
Por último, manifestó que hoy en día “los adolescentes no saben ponerse un profiláctico, y hay que empoderar a las mujeres para que reclamen el uso. Hay que volver para atrás, cuando el preservativo se llevaba a todos lados como el documento”.