Inicio La Pampa Sigue grave el femicida de General Campos

Sigue grave el femicida de General Campos

AL HOMBRE QUE ASESINO A SU PAREJA SE LE PODRIA DECLARAR SU MUERTE CEREBRAL

El fiscal Juan Bautista Méndez continúa aguardando cómo evoluciona el hombre que mató de un balazo a su pareja en una vivienda de la localidad de General Campos. En un principio se dijo que estaba fuera de peligro, pero más tarde su estado de salud se agravó, y hasta ayer no había experimentado ninguna mejoría.
Fuentes allegadas a la investigación informaron a LA ARENA que Martín Colón, quien permanece internado en el hospital Lucio Molas de la capital pampeana, en condición de detenido a disposición de la fiscalía local, presenta una herida de arma de fuego. Fue producida con una carabina calibre 22, que él mismo manipuló con intenciones de quitarse la vida, luego de asesinar a su pareja. El proyectil ingresó por debajo del mentón y salió por encima del ojo izquierdo.
Según el parte médico dado a conocer ayer a la tarde, el disparo que se ocasionó Colón provocó una onda expansiva que causó lesiones muy graves en gran parte del cerebro. Por esa razón los profesionales están realizándole diferentes estudios para ver el grado de funcionalidad de la parte del cerebro que no resultó lesionada. Frente a este diagnóstico, no se descarta que pueda declararse la muerte cerebral de Martín Colón.
Independientemente de lo indicado en ese parte médico, la salud del imputado puede presentar modificaciones de un momento a otro, de modo tal que hay mucha cautela respecto a su estado. Además, se indicó que otro de los partes iba estar disponible en las últimas horas de ayer.

El hecho.
El episodio ocurrió el domingo antes de las 19, en la casa de calle 9 de Julio al 100 de General Campos. Allí, por motivos que se desconocen, Martín Aníbal Colón (41 años) mató a su pareja Camila Fernanda Guevara (38 años).
Para hacerlo, habría tomado una carabina calibre 22, y le dio un disparo en el sector de la nuca en momentos que la mujer estaba de espaldas, en el baño de la casa. Luego, Colón fue hacia la cocina, donde se efectuó un disparo debajo del mentón. Todo habría sido presenciado por el hijo de ambos, de 7 años, quien salió a la calle y pidió ayuda. También estaba en la casa el otro hijo de la víctima, de 15 años.