Inicio La Pampa Sigue la llegada de familias al "Nuevo Salitral"

Sigue la llegada de familias al «Nuevo Salitral»

EL "NUEVO SALITRAL" SE EXPANDE HACIA EL OESTE

La imagen es impactante: los nenes arriba de una montaña de basura al lado de una fogata de plástico que arranca lágrimas por doble causa. Sus padres veinteañeros aseguran que va a ser el lugar de su nueva casa, y trabajan con ánimo y perseverancia pese al pestilente monóxido de carbono que anega el aire y los residuos sanitarios que tienen que sortear para no lastimarse.
Hasta el domingo, ellos eran los últimos en llegar, y pareciera que les tocó una zona quizá no inundable, pero que es un basural. Pero ayer, a pocos metros de allí, en una zona casi impenetrable, ya se veía una nueva y precaria delimitación.

Fundación.
Todo comenzó hace unos diez días, durante la primera semana de este mes, luego de que LA ARENA hiciera pública la situación. En ese momento eran 20 familias, pero luego todo escaló: fueron 50, después 80, después 120 y ahora son más de 180 (unas 750 personas) que llegaron para instalarse en el rebautizado «Nuevo Salitral».
Los primeros asentamientos fueron sobre el lote ubicado entre Niñas de Ayohuma y Suipacha, algunos en una zona que es reclamada por la familia Aguilar, la cual reside allí desde hace varios años. Desde el principio hubo tensiones entre los nuevos y los viejos ocupantes, y durante el fin de semana pasado incluso hubo peleas.

Zona peligrosa.
Luego la gente se instaló en el lote entre Niñas de Ayohuma y la lagunita (ver infografía). Esa quizás sea la zona más peligrosa de la toma, ya que se encuentra a más de un metro y medio por debajo de la calle Gobernador Duval. Potencialmente sería el primer sector del barrio que se inundaría en caso de una lluvia fuerte, y por eso son pocos los que se ubican allí: hacia el fondo del lote aún no se han realizado parcelamientos pese a que hay terreno de sobra.
Durante los días posteriores, la gente que siguió llegando copó la orilla de la lagunita, y luego el sector situado frente a la Isla de los Niños. Y por ultimo, pasando una zona de pantanos y yuyales inhabitable, los últimos en llegar se colocan en la intersección de Duval y una huella que lleva a la pista de motocross, un lugar repleto de basura.
Durante el fin de semana, integrantes del grupo solidario «Juntos por una sonrisa», estuvieron recorriendo las distintas parcelas para entregar bolsas con facturas, con el objetivo de que los vecinos y vecinas tuvieran algo con que acompañar el mate. Esa es una de las características alrededor del asentamiento, la solidaridad.