Inicio La Pampa Siguen buscando a prófugo

Siguen buscando a prófugo

POR EL CASO DE ABIGEATO Y DISPAROS A LA POLICIA

Según la Policía, el individuo buscado está «vinculado al robo de ganado y venta ilegal de carne en carnicerías… incluso fue atrapado hace años con herramientas malhabidas y hasta recibió una condena».
La Brigada de Investigaciones continúa en busca de uno de los presuntos abigeos que se balearon con un móvil policial durante una espectacular persecución el sábado a la noche. Por el momento es el sospechoso sobre quien recae el mayor peso de la investigación, aunque los agentes también están tras el rastro de por lo menos otros dos individuos sospechados de estar dentro del vehículo que se les escapó a los uniformados.
«Tenemos que esperar el resultado del peritaje de la camioneta secuestrada para ver si podemos identificar a los otros participantes de la fuga», explicó una fuente ligada a la investigación.
El supuesto ladrón de ganado fue reconocido fácilmente. Los policías que lo persiguieron solo tuvieron que «tirar» la patente de la camioneta y la cuestión de la identidad se resolvió casi instantáneamente. La Chevrolet S-10 estaba a nombre de una mujer de apellido Trionfetti, y los investigadores no tardaron en ligar ese apellido con el de Marcelo Trionfetti, quien resultó ser hermano de la dueña del vehículo.
«Este individuo está vinculado al robo de ganado y venta ilegal de carne en carnicerías… incluso fue atrapado hace años con herramientas malhabidas y hasta recibió una condena», aseguró una alta fuente policial a LA ARENA.

Fuga y disparos.
El episodio comenzó a las 22 del pasado sábado en Tita Merello entre Chimango y la ruta provincial 9, al sur de la ciudad. Una patrulla de Seguridad Rural intentó identificar una camioneta que circulaba despidiendo vapor de su caja (indicio de que podría llevar un animal muerto dentro), pero ésta inmediatamente se dio a la fuga, provocando así una larga y peligrosa persecución. Durante la misma, uno de los pasajeros del rodado evadido efectuó varios disparos con una carabina 22, de los cuales 11 impactaron en el móvil policial.

Sin disparos.
A causa de uno de los balazos, que afectó el radiador, el auto policial se detuvo y no pudo proseguir la persecución. Sin embargo los agentes lograron identificar el rodado con el método anteriormente explicado, y el lunes pasado durante varios allanamientos secuestraron la supuesta arma utilizada.
Los jefes policiales aseguraron que los agentes no efectuaron ningún disparo, al menos contra los evadidos. «Capaz tiraron tiros para arriba», dijo un comisario… «hay que estar en esa situación también», prosiguió. La causa quedó en la fiscalía de Cecilia Molinari.