Inicio La Pampa "Soberbia y gritos no son aceptables"

«Soberbia y gritos no son aceptables»

MALTRATOS DE TIERNO A TRABAJADORES DE LA LEGISLATURA

El jefe del Departamento de Electromecánica, de la Cámara de Diputados, Mario Fernández, agradeció el apoyo del vicegobernador Mariano Fernández y su cuerpo de colaboradores tras el episodio violento del pasado jueves, cuando trabajadores del edificio legislativo fueron agredidos verbalmente por el ex ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, condenado por abuso de autoridad e inhabilitado para ejercer cargos públicos.
«Con motivo de lo sucedido el día jueves último en la Legislatura provincial, con el personal a mi cargo, y una compañera funcionaria, quiero hacer llegar mi agradecimiento al presidente de la casa y su equipo de colaboradores que de inmediato se pusieron en contacto e hicieron llegar su apoyo a este equipo de trabajo», señaló, e hizo extensivo el agradecimiento a «los funcionarios de los distintos bloques, nuestro gremio legislativo y el gran conjunto de compañeras y compañeros que se comunicaron con nosotros».
A su vez, el titular del Departamento de Electromecánica señaló que «estas manifestaciones nos hacen saber que transitamos por la buena senda de la empatía y el respeto hacia el otro y su labor, que ha sido en definitiva lo que se ha propuesto esta Legislatura en su conjunto como meta».

«Terminar con el maltrato».
«La decisión política de esta gestión de terminar con cualquier tipo de maltrato o destrato entre quienes conviven laboralmente llevó a la creación y capacitación de un equipo interdisciplinario conformado por personal de distintas áreas con el objetivo de evitar este tipo de situaciones», destacó el trabajador y agregó que «en la misma línea de pensamiento, se convocó a todo el personal y se arbitraron los medios necesarios, en plena pandemia, para asistir a la capacitación de la Ley Micaela, experiencia que enriqueció debates, rompió paradigmas y unificó criterios en los distintos grupos de WhatsApp de compañeras y compañeros que comparto», explicó.
En este contexto, Fernández dijo que «gratifica saber que el conjunto de los empleados de esta casa repudia cualquier manifestación verbal arcaica que tienda a menoscabar las tareas, desvalorizar al otro, intimidar desde el machismo a las compañeras y cualquier expresión que contenga una carga de agresividad y/o violencia».
«Vivimos una época de grandes reconstrucciones culturales, de consecución de derechos y atravesamos una pandemia donde la solidaridad y el mirar hacia el más necesitado ha fluido espontáneamente en la sociedad, y se nos ha pedido al conjunto de los ciudadanos que tomemos conciencia y seamos responsables de nuestros actos, hoy más que nunca», destacó.
Finalmente señaló que «aquellos que detentan una imagen pública deben ser aun más cautelosos en su accionar, y comprometidos en aggiornarse a los tiempos que corren. Cuando todos comprendamos que la soberbia, los gritos y el desprecio, por quienes con su labor también colaboran en tu bienestar, no son aceptables, recién comenzaremos a ser una verdadera comunidad organizada».