Soldados reiteraron el pedido de reconocimiento

GENERAL PICO: CUARTO PLENARIO DE LA UNION NACIONAL DE VETERANOS

Con la presencia de cerca de cincuenta soldados continentales que buscan que el Estado nacional los reconozca como ex combatientes, se desarrolló el domingo a la mañana en esta ciudad, el Cuarto Plenario de la Unión Nacional de Veteranos de Guerra por Malvinas. El encuentro que se llevó a cabo en la planta alta de la Sociedad Española de General Pico, estuvo presidido por Héctor Actis Giorgetto, presidente de la Asociación de Veteranos de Guerra Pampeanos por Malvinas; y por Edgardo Fanaro, titular de la Unión Nacional.
“Seguimos los pasos de la Comisión Nacional en base al reconocimiento moral e histórico de todos los conscriptos que estuvimos bajo bandera en el año 1982 durante la Guerra de Malvinas. Vinieron representantes de unas diez provincias, hay unas 20 asociaciones de todo el país y la movida es cada vez más grande”, dijo Héctor Actis Giorgetto.
“Según consta en el distrito militar La Pampa, los ingresantes son aproximadamente 1.200 en los años 1981 y 1982, pero nuestra asociación está conformada por 100 asociados. Con la desmalvinización trataron de acallar las voces de estos soldados que hoy están presentes. En 2011 logramos hacer una Asociación en La Pampa y tenemos personaría jurídica a partir de 2012”, agregó.
El representante de la entidad pampeana consultado por la relación con la Asociación de Veteranos de Guerra Alberto Amesgaray de General Pico, refirió que “existen pensamientos distintos”.
“Existen pensamientos distintos, ellos tienen sus motivos, sus logros. Nosotros quedamos afuera de ese encuadre por un decreto del año 1988 que para nosotros es inconstitucional, pero el Estado debe dejar de ocultar y debe volver a retomarnos como pequeños héroes de aquel momento”, señaló.
Por último, reclamó al gobierno pampeano que sea “consecuente con el de las provincias de Chaco, Misiones, Santa Fe, que se van sumando a este encuadre de reconocimiento moral e histórico” y lo solicitó que tome “cartas en el asunto”.

Cerrar la herida.
Por su parte, Edgardo Fanaro destacó el trabajo que se lleva adelante, que incluye reuniones en el Congreso de la Nación, y la próxima presentación de un proyecto “para el reconocimiento de todos los soldados del país que hemos sido discriminados por la sociedad y por todos los gobiernos que pasaron”.
El titular de la Unión Nacional remarcó que buscan “cerrar una herida” que significó el “despojo de honor”.
“Las leyes internacionales nos amparan y van a tener que reconocernos porque nos corresponde, pasa que nunca se hizo un reclamo como el que se está haciendo ahora. Ahora se conformó una comisión nacional y no es lo mismo reclamar por cien que la representación de 80 mil soldados de todo el país”, sostuvo.
“Estamos luchando por el reconocimiento moral e histórico, para empezar a cerrar una herida de despojo del honor, reclamamos el honor porque nos estamos muriendo de a poco sin ser reconocidos honoríficamente como corresponde por haber defendido nuestra soberanía. Cada soldado desde el punto que le tocó estar, defendió nuestra patria y eso es lo que estamos pregonando y se tiene que hacer carne en todos los políticos para que nos reconozcan. Nosotros éramos civiles militarizados y nos mandaron a cumplir órdenes operacionales. Esa es la tarea que nos tocó y tenemos que defenderlo, que nos devuelvan el honor que nos quitaron”, agregó.

Lugar en la Guerra.
Por último, Fanaro recordó que luego que cumpliera con el Servicio Militar en La Plata, durante el conflicto bélico estuvo destinado a Río Grande y que parte de su batallón estuvo “a un día de ir” a Malvinas.
“Yo estuve en Río Grande y la mitad de mi batallón estuvo en Malvinas. Nosotros estuvimos a un día de ir, pero en Río Grande también hubo desembarco de comandos ingleses para destruir la flota de aviones que tanto daño le estaban haciendo a la marina de Inglaterra. Las incursiones en el continente siguen siendo negadas, pero hay pruebas de los desembarco en Comodoro Rivadavia, Río Gallegos y en Río Grande”, finalizó.