Inicio La Pampa Solo un 2% dice haber recibido la ESI

Solo un 2% dice haber recibido la ESI

UN 56 % DE LOS Y LAS ADOLESCENTES APUNTAN A LA FALTA DE CAPACITACION DOCENTE

Un informe realizado a nivel nacional reveló que solo el 2 por ciento de las y los adolescentes en Argentina consultados dijeron que reciben Educación Sexual Integral en las distintas materias de la escuela, a 15 años de sancionada la ley que establece esos contenidos como obligatorios en todos los niveles educativos del país, tanto en instituciones públicas como de gestión privada.
La estadística surgió de una encuesta en la que participaron casi 400 jóvenes de entre 16 y 24 años de distintos puntos del país. Seis de cada 10 afirman que si bien creen que tienen conocimientos, no los aprendieron en la escuela; el 82 % no conoce a quién consultar en el ámbito escolar ni en quién confiar para acudir frente a situaciones de violencia de género.
En tanto, la mitad pudo identificar situaciones de violencia en su grupo de amigos y amigas a partir de recibir ESI. Además, el 56 % dijo que la falta o falla de la implementación de la ESI se debe a la poca o nula capacitación docente.
«No da lo mismo que haya ESI o no en las escuelas», destacó Nayla Procopio, una de las investigadoras y autoras del estudio. «Todavía hay muchas dificultades para su total implementación. De todas formas, hay algo de ESI y eso no es poco. Estamos atravesando un cambio cultural enorme. Sabemos que solo la ley no es suficiente pero el marco legal es fundamental», subrayó Mariana Isasi, Oficial de Enlace del Fondo de Población de la ONU, en la presentación del informe.

Demanda.
Los resultados «señalan la necesidad de continuar trabajando para fortalecer la ESI como una herramienta eficaz al momento de pensar políticas para la prevención de las violencias basadas en el género», alerta el estudio. La construcción de herramientas y acompañamiento en relación a la sexualidad, el género, y la identificación de situaciones de violencia constituye la principal demanda de quienes respondieron la encuesta (85 %).
Del estudio surge que adolescentes y jóvenes entienden a sus docentes en un proceso de deconstrucción y señalan la necesidad de fortalecer los espacios de formación docente junto con la selección de contenidos acorde a sus necesidades, según publicó el diario Página 12 al reflejar el informe.
Los datos fueron presentados el miércoles y son parte del informe «Voces, perspectivas y recomendaciones para una educación sexual integral, efectiva y no adultocéntrica», que realizó el proyecto #EsConESI de la asociación civil FUSA e Impacto Digital, con el apoyo de la Iniciativa Spotlight en Argentina (una alianza entre la Unión Europea y la ONU).
Participaron en la presentación, además de Procopio -que coordina la Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva (RedNac)- y de Isasi, representantes de la Mesa de Jóvenes de #EsConESI y autoridades de la Iniciativa Spotlight.

Preguntas.
El relevamiento se hizo a través de un formulario digital, anónimo y autoadministrado -que se difundió a través de redes sociales y estudiantiles, de ONG y escuelas y programas provinciales- y que estuvo compuesto por 23 ítems, de los cuales 20 fueron preguntas cerradas en su mayoría de opción múltiple, y 3 fueron preguntas abiertas.
Lo respondieron casi 400 adolescentes y jóvenes de cinco provincias argentinas (Buenos Aires, Córdoba, Jujuy, Río Negro y Salta), una muestra no probabilística e intencional. Procopio dijo además que la amplia mayoría de las respuestas fueron de «mujeres cis» (73 %) pero -aunque en menor medida- también de grupos de «chiques LGBT, de pueblos originarios y afrodescendientes» (el informe de relevamiento completo se puede ver en el sitio: https://esconesi.com/relevamiento).

La violencia de género
En la encuesta, el 54 % dijo que recibió ESI pero de manera parcial. Procopio advirtió que falta «transformar las escuelas desde una perspectiva de género y derechos» porque, por ejemplo, los baños siguen siendo «para varones y para mujeres» o hay una distribución asimétrica de los espacios recreativos. En tanto sólo 40 % dijo recibir clases vinculadas a la temática de las violencias de género y este resultó ser el tema más popular. Al final de la lista figuran las masculinidades donde solo el 6 % indicó que alguna vez recibió clases al respecto. «El tipo de violencia más sufrida es la psicológica», contó Procopio. Casi 7 de cada 10 dijeron haberla sufrido.