“Sorprendidos por la solidaridad”

Los dos jóvenes viajeros colombianos que se dirigían hacia el sur, y quedaron varados en la capital pampeana luego de que el vehículo en que se trasladaban -una mítica combi Volkswagen- sufriera un desperfecto en su motor, recibieron la solidaridad y el cariño de todos los santarroseños para que los aventureros logran continuar con su recorrido.
La aventura de Jaime (39) y Mónica (35) comenzó en Pereira, ciudad situada en una región montañosa y cafetalera del oeste de Colombia, y lleva hoy 20 meses de diferentes vivencias y experiencias. “Llevamos 20 meses viajando por toda Sudamérica, recorrimos en siete meses Colombia, en seis Ecuador, cinco Perú, en Bolivia sólo estuvimos 20 días y en Argentina ya llevamos dos meses”, señaló Jaime a LA ARENA.
Si algo caracteriza a esta simpática pareja, es su espíritu aventurero, el cual lo tuvieron desde el momento en que se conocieron. “Empezamos a hacer primero viajes pequeños, en motocicleta, y allí fuimos conociendo gente que nos fue motivando a hacer otros más grandes”, contó el joven.
Y agregó: “Por el uso de la motocicleta me enfermé de la espalda y no pudimos seguir con ese estilo de viajes, entonces decidimos elegir otro vehículo. Hablando con los viajeros nos dijeron que debíamos hacer el ‘viaje legendario en combi'” y ahí empezó esta aventura que los llevó hoy a Santa Rosa, un destino que no tenían en mente, pero seguramente tendrá un lugar especial en su diario de viaje.
¿Destino o fecha final de este recorrido? Jaime no quiso precisar dónde o cuándo se terminará el viaje, sin embargo precisó será “cuando nos cansemos”. Pero para ello falta, luego de superar este pequeño percance, que si todo va en marcha el jueves podrían arreglar el vehículo, esperan partir hacia Las Grutas o Madryn para trabajar un tiempo y retomar la ruta para llegar a Ushuaia.

El repuesto.
El mayor temor que tenía la joven pareja era no encontrar el repuesto que necesitaban, básicamente porque la combi que tenían no había sido fabricada en Argentina y los repuestos -aunque eran de Volkswagen- no servían para el motor de su vehículo. Aunque el temor ya terminó ya que en Buenos Aires lo lograron conseguir.
“En una página en Facebook, un señor nos dijo que tenía el repuesto. Unos amigos de Córdoba lo compraron por nosotros y ahora tenemos que esperar al jueves a que venga para reparar el carro”, relató la pareja.
Por esto, deberán aguardar hasta después de las fiestas, hasta que venga el repuesto para así arreglar la combi. ¿Qué harán estos días? “Vamos a aprovechar el tiempo para trabajar un poco, hacer algunas artesanías y arreglar un poco el portafolio de fotos que tenemos del viaje. También iremos a conocer un poco la ciudad”, contó Jaime.

Solidaridad.
Si hay algo que destaca a los pampeanos es esa necesidad constante de querer ayudar. Jaime y Moni son testigos de ello. A las pocas horas de su impensada visita a Santa Rosa, y a sabiendas del grave desperfecto mecánico que sufría el motor de su combi, una pareja de esta ciudad les tendió una mano y los llevó a su hogar para que pasaran este mal trago.
No obstante, el cariño que tiene esta ciudad no terminó ahí porque varios vecinos se acercaron a la vivienda donde están alojados para charlar con ellos, ver en qué podían ayudar y comprarle algún producto. “Estamos muy sorprendidos por la solidaridad, subimos el enlace en nuestra página de Facebook y varios los compartieron, y durante el día vinieron a ver lo que hacemos y comprar algunas cositas. Nos cambió el humor”, reconoció Moni.

Viaje soñado.
Muchos se preguntan cómo hacer ese tipo de viaje. Moni respondió que es cuestión de “animarse” y que van recibiendo “tips” de los viajeros con los que se cruzan. “La venta de artesanías nos ayuda a vivir el día a día, pero con el proyecto fotográfico nos da un poco más para estar más holgados”, indicó la joven.
En ese sentido, Jaime manifestó que “fue una decisión difícil de tomar” pero no están arrepentidos. ¿Qué se llevan de esto? “Experiencias y mucha gente bonita que hemos conocido durante el recorrido. Los santarroseños han sido muy amables y solidarios. Por eso decimos que el recuerdo de un viaje soñado es la gente que uno conoce”, señaló el joven.

“No los podía dejar solos”.
Jaime y Mónica no son los únicos protagonistas de esta historia: Gimena Rodríguez y Roberto Palacio, junto al resto de su familia, tuvieron un gesto digno de destacar, porque no cualquiera abre las puertas de su hogar a viajeros desconocidos. “Los vi ahí en problemas, no los podía dejar ahí solos”, expresó Roberto, el viernes pasado cuando LA ARENA conoció el percance que la joven pareja colombiana había padecido.
Es así que, a pesar de tener su hogar llena de gente -por las fiestas- Roberto, no dudó en invitar a Jaime y Mónica. “En momentos así es importante ser solidario, muchos dicen que en La Pampa no hay nada, y se equivocan, acá hay gente muy buena y por eso, aunque sea en un colchón en el piso, les ofrecí un lugar para dormir”, explicó.
Sin embargo, el hospedaje no fue lo único que la joven pareja recibió de Roberto y Gimena. Trajeron amigos mecánicos, compartieron en redes sociales el caso y les brindaron un lugar donde pudieran trabajar en sus artesanías y en su proyecto fotográfico. Aquellos que deseen colaborar, pueden comunicarse a los siguientes números: 2954-770489 o 2954-593101, o ingresar a su página de Facebook “A 35mm por hora”.