Inicio La Pampa Sorpresa por el despido de un cooperativista

Sorpresa por el despido de un cooperativista

SAN MARTIN

El consejo de administración de la Cooperativa de Servicios y Obras Públicas de General San Martín (Cosop) decidió no renovar el contrato que vincula a la entidad con el actual gerente, Néstor Schlaps.
La noticia causó gran sorpresa en todo el ambiente cooperativo, por el prestigio que tiene el dirigente, que fue durante cuatro años presidente de la institución. Pero más reacción genera que la determinación tendría que ver exclusivamente con la oposición de Schlaps a la actividad político-partidaria que tienen el presidente y por lo menos otros dos consejeros que se postulan respectivamente a intendente municipal y a concejales para la cercana renovación de autoridades comunales.
Raúl Espir, presidente de la cooperativa, es el candidato de Cambiemos a la intendencia de San Martín, mientras que dos consejeros, entre ellos Romina Dalmas, integran la misma nómina postulándose como concejales. Además, la versión, muy firme y confirmada por LA ARENA en varios círculos políticos de la localidad, indica que Melisa Santoro, síndico de la cooperativa, suena como eventual secretaria-tesorera del municipio en caso de triunfo en mayo.
Schlaps es un activo y respetado dirigente cooperativo, bajo cuya presidencia la Cosop dio un importante saldo de calidad en sus servicios y una modernización de sus estructuras, tanto edilicias como internas, profesionalizando los sectores técnicos y administrativos. Además, en este período inauguró una moderna planta de mineralización de agua y tras tender la red de fibra óptica ahora trabaja en la mudanza técnica de los abonados a los servicios de telefonía, Internet y televisión por cable a esta nueva tecnología.
Además, durante todos estos años, Schlaps ha participado de capacitaciones dentro y fuera del país e insertado a la entidad en el movimiento provincial y nacional. De hecho, actualmente a través de su persona la Cosop ocupaba en cargo de síndico de la Federación Pampeana de Cooperativas. En las últimas horas, Schlaps envió su renuncia a esa función.
Durante su presidencia, Schlaps tomó a su cargo por decisión del consejo de administración la gerencia de la entidad. Al finalizar su mandato estatutario fue convidado a seguir en la gerencia mediante un contrato que ya fue renovado pero que ahora no lo será.

«No me renovarán».
El dirigente, aún en funciones, dijo escuetamente ante la consulta que «es así, no me renovarán el contrato» y se negó a hacer consideraciones. «Ya llegará el momento de hablar, será en unos días pero ya le he dicho al presidente lo que pienso, no se han respetado algunos acuerdos y son mentiras sus argumentos».
«Todos saben lo que pienso sobre la actividad política dentro de la cooperativa», se limitó a responder sobre las versiones sobre la verdadera causa del despido encubierto. Fuentes seguras confiaron en que «Néstor nunca quiso la política dentro de la cooperativa, que para él es sagrada y en el pueblo se sabe que Espir ha dicho que lo querían afuera para cuando se largara la campaña electoral. La fecha del vencimiento del contrato les viene al pelo», lamentó.
Al hablar con este diario, anoche un dirigente cooperativo de la zona recordó que Schlaps tuvo, en su tiempo como presidente, un duro enfrentamiento con el entonces intendente de San Martín, el peronista Raúl Zurbrigk.
«Eso le costó muchos dolores de cabeza, incluso problemas familiares, pero mantuvo su defensa de no mezclar la política partidaria con la cooperativa. Ahora los que lo quieren afuera son los del PRO, eso da una idea de la coherencia y las convicciones que tiene», dijo.

Comunicado.
El presidente de la Cosop, Raúl Espir dijo que desde el consejo darán a conocer los motivos de la desvinculación de Néstor Schlaps de la gerencia de la entidad. Consultado ayer en forma directa, el dirigente balbuceó una respuesta que por un lado intentó restarle importancia pero por otro lado confirmar que se ha tomado la decisión al decir que «todavía está en funciones, hasta fin de mes. Ahí nosotros daremos conocer un comunicado» con las razones encontradas para definir el tema.
«Sí, es así, pero después vamos a sacar un comunicado porque por ahora está en funciones», dijo. El cronista mencionó la sorpresa que ha causado esta novedad en el ambiente cooperativista donde Schlaps es un dirigente prestigioso y respetado. «Claro, entiendo, pero más adelante vamos a hablar del tema», minimizó.
Al indicársele que las versiones en toda la región indican que la decisión de cesar a Schlaps en su cargo tienen que ver con el lanzamiento de la campaña proselitista en la que Espir es candidato a la intendencia de San Martín por Cambiemos, dijo que «me parece que son infundadas» y reiteró que «en forma oficial no voy a informar nada sobre el tema», aún frente a las versiones.
Finalmente, y cuando se le preguntó si no encontraba al menos razones éticas en ser paralelamente presidente de la cooperativa y candidato a intendente y que otros dos miembros de la conducción se postulen como concejales, todos por la misma fuerza, la respuesta fue un silencio en la comunicación. Al corte de la misma le siguieron otros llamados que no tuvieron respuesta.

Política y ética
La actual ley de cooperativas y los propios estatutos de la Cosop nada dicen respecto de la participación en política de sus dirigentes. «Es sólo un tema de ética, así lo entendemos la mayoría», dijo a este diario Claudio Gordillo, subsecretario de Cooperativas y Mutuales de La Pampa.
La cosa pasa por ahí en lo individual, en la determinación de cada uno de mezclar o no la vida de una entidad solidaria con sus legítimas aspiraciones políticas. Al menos parece ética, un valor que algunos tienen y otros no tanto.
Sin embargo, son todos y cada uno de los socios de una cooperativa los responsables finales de tener los dirigentes que cada una tiene. En este caso de General San Martín, lo primero que cabe preguntarse es cómo el consejo de administración aparece como «copado» por personas que tienen indisimuladas aspiraciones en el terreno político. Y ahora, con el hecho consumado claramente más allá de los argumentos que se utilicen para este despido disfrazado, la pregunta es saber si los sanmartinianos, mediante las herramientas que le dan los estatutos, intentarán ponerle un coto a esta situación e impedirán que su cooperativa pierda al dirigente que es responsable en buena parte de su sólido presente y que tiene todavía cuerda para un rato.
Decenas de ejemplos podríamos mencionar de cooperativas tomadas por distintos bandos políticos y los resultados que ello acarreó. O, por el contrario, también decenas podríamos traer a colación donde sólo se hace gestión y política cooperativa y cuáles las consecuencias. Lamentablemente no es una novedad que una institución modelo sufra el intento de ser utilizada como trampolín para alcanzar notoriedad en política.
Ahí nomás está el caso, también muy actual, de General Acha. El presidente de la Cosega, Matías Maisonnave, se postula como intendente municipal de la ciudad (por Comunidad Organizada) y LA ARENA pudo corroborar que desde la sindicatura (la figura que actúa como representante de los asociados en la conducción) se le ha transmitido que son muchos los que han preguntado sobre su rol en la entidad y su paralela actuación política. Se le ha sugerido que, al menos, solicite una licencia mientras dura el proceso electoral, recibiendo como respuesta una negativa. Como decíamos más arriba, es una cuestión de ética. (Herues)