STJ presenta protocolo para pulseras duales y tobilleras

APURADO POR EL MINISTERIO DE GOBIERNO PARA SU IMPLEMENTACION

Hasta ahora, en nuestra provincia solo existe el mecanismo del botón anti-pánico. Con el nuevo sistema, se coloca una tobillera a la víctima y otra al victimario. Si éste se acerca a una determinada distancia, se activa una alarma.
JUAN JOSE REYES
El Superior Tribunal de Justicia pampeano elaboró el “Protocolo de Actuación para la implementación de dispositivos electrónicos duales” como medida de prevención en los casos de violencia de género, ya que en la actualidad solo se utilizan los botones anti-pánico en La Pampa. Los pedidos serán realizados por los fiscales, pero su autorización recaerá en los jueces de control.
Comúnmente son llamados pulseras o tobilleras electrónicas para agresores con medidas cautelares. Se pretende, aunque con atraso, mejorar el control sobre cumplimientos de restricciones de acercamiento dictadas por la Justicia. El Protocolo emana del máximo organismo jurisdiccional local pero hay dudas sobre cómo se aceitarán los mecanismos para su aplicación, la efectividad de los dispositivos y si los plazos que demandarán serán los indicados.
El Protocolo fue elaborado por el fiscal general, los fiscales de delitos que implican violencia familiar o de género; la secretaria general de acceso a la justicia y derechos humanos de la procuración general, oficinas judiciales y jueces de control. Desde inicios del 2017 el ministro de Gobierno, Daniel Bensusan que participó en el Consejo Federal de Justicia donde rubricó un convenio con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación para avanzar en la aplicación de pulseras y tobilleras electrónicas que se utilizarán en casos de violencia de género que están judicializados, le faltaba las normas de aplicación que entrarán en breve en funcionamiento.
El sistema dual comprende un dispositivo para la víctima y otro para el agresor, generándose una alarma si el hombre rompe con restricción de acercamiento. Ante aquel retraso, hoy solo se usa aquí el botón antipánico que usa la mujer cuando ve al hombre o cuando hay una situación de violencia o por violaciones de perimetrales y ahí recién da aviso a la policía. Desde ahora aquellos instrumentos podrán ser aplicados.

Tardía.
La aplicación de aquellos dispositivos electrónicos duales es una medida de seguridad para mejorar los mecanismos de protección que van en beneficio de la víctima cuando haya alto riesgo de su vida, de la integridad sicofísica o salud ahora será utilizados. Una vez determinada la existencia presunta de un hecho delictivo, que deviene en el posible otorgamiento del dispositivo de seguridad, el fiscal interviniente requerirá a la Oficina de Atención a la Víctima del Delito y a los Testigos (OAVyT) para elaborar un “Informe de Sugerencia de Dispositivo Dual” sobre la base de criterios victimológicos. Allí se “valorará la situación de la víctima en forma integral, se tendrán en cuenta factores de riesgo a fin de analizar medidas adicionales al dispositivo que complementen las acciones en salvaguarda de la víctima”. Además, el oficio se librará por intermedio de la Oficina Judicial ordenando entregar el dispositivo.
Habrá además un sistema informático de gestión de legajos penales el cual proveerá a operadores intervinientes una base de datos actualizada en tiempo real. En caso de victimarios privados de libertad, se deberá colocar el dispositivo previo a efectivizarse la libertad, en un plazo no mayor a 24 horas respetando la inmediatez de la medida. El cese de la medida de otorgamiento del dispositivo “operará automáticamente al vencimiento del plazo o en caso de adoptarse una medida distinta en audiencia de reexamen de medida de coerción”.
Allí el Centro de Control Operación y Monitoreo Policial (Cecom) procederá al retiro de los dispositivos a la víctima y victimario, verificándose disponibilidad y estado de los dispositivos, asentándolo en la base de datos del Sistema de Gestión de Legajos Penales (Sigelp).

Capacitación a pleno.
La implementación de las tobilleras electrónicas podrá ser solicitada por representantes del Ministerio Público Fiscal (MPF) y autorizada por los jueces de Control. El magistrado solicitará oportunamente dos informes de viabilidad: uno psicosocial y otro técnico. El primero hará referencia a la situación de vivienda y grupo familiar del detenido, mientras que el segundo referirá a la existencia de energía eléctrica y línea telefónica disponible para la instalación de la unidad de monitoreo domiciliario.
Una vez instalada la central domiciliaria, que establece un rango de perímetro en el que el beneficiado se podrá movilizar, y con la tobillera atada, se inicia el monitoreo que dispara alertas en casos de que se viole el perímetro, la pulsera o se detecte cualquier anomalía.
Cuando haya manipulaciones indebidas, ya sea de la tobillera o de la unidad de monitoreo, se dispara una alerta. Primero se realizará una comunicación con el detenido a través de la central -que funciona como un teléfono- y luego se dispondrá un control in situ según lo disponga el operador judicial. Los beneficiarios a futuro serían las madres detenidas con niños menores a cargo, personas mayores de 70 años o con problemas graves de salud y también personas de la comunidad LGBT. Fiscales, defensores y jueces, además de operadoras del fuero penal y policías se capacitaron en la utilización de tobilleras electrónicas y pulseras duales para personas detenidas bajo arresto domiciliario.
Días atrás en el Centro Judicial se brindó una charla explicativa sobre el funcionamiento de los dispositivos de tobilleras electrónicas y pulseras duales, dirigida a fiscales, defensores, jueces de control y ejecución, responsables oficinas Judiciales y operadores del fuero penal y policías. Según lo explicado en la Legislatura por el subsecretario de Justicia y Registros Públicos Diego Alvarez y el director de Registro Civil, Pablo Bolea, en breve 40 tobilleras podrán serán utilizadas.