Inicio La Pampa Suárez acusa por los "sobreprecios"

Suárez acusa por los «sobreprecios»

POLEMICA POR LAS CONDICIONES PARA LICITAR EN PORTEZUELO DEL VIENTO

Después de verse obligado a prorrogar un mes la primera fecha de la licitación de Portezuelo del Viento, el gobernador Rodolfo Suárez cargó con dureza contra la Cámara Argentina de la Construcción, a la que acusó de «buscar sobreprecios» con sus quejas sobre el proceso licitatorio. Defendiendo lo actuado hasta ahora, el mandatario advirtió que muchas empresas no están en condiciones de liderar una obra de esa magnitud, y de allí el reclamo.
«Es entendible que algunas empresas contratistas se sientan más cómodas trabajando con un proyecto y planificación realizado por el comitente y un sistema de costos por unidad de medida, ya que ellos le permitirían generar abultados sobrecostos y mayores permanencias en obra, como ha sido tradicional en la obra pública argentina», sostuvo el gobernador mendocino el día miércoles, una jornada en la que no solo prorrogó la licitación sino que también oficializó que le había bajado el pulgar a Daniel Chicahuala, quien se desempeñaba como asesor en el Ministerio de Infraestructura.
En el descargo a las quejas de la Cámara Argentina de la Construcción, Suárez sugirió que hay pocas empresas que puedan garantizar la seguridad de la presa y que, aunque lamenta esa realidad, no bajará las exigencias técnicas. «Son de público conocimiento los problemas que han enfrentado los proyectos en Argentina contratados a empresas sin comprobada capacidad técnica y operativa en la historia reciente», retrucó Suárez. «Si bien coincidimos en que es una triste realidad que en Argentina no se hayan realizado gran cantidad de obras de esta naturaleza en los últimos años, esto no justifica colocar en riesgo la seguridad física y patrimonial de los mendocinos permitiendo que empresas sin probada calificación lideren la ejecución», argumentó..
Las constructoras nacionales habían reclamado porque con el pliego como está quedan afuera empresas que sí construyeron represas en Argentina (como ocurrió en San Juan) y en el exterior, pero que no alcanzan a cumplir por completo la exigencia.

Todo en uno.
La tensión se generó por el reclamo de las empresas que, entienden, no pueden participar de la licitación por el sistema «todo en uno» que prevé la licitación: el mismo consorcio debe hacer la represa, el complejo hidroeléctrico, las rutas nuevas, el pueblo Las Loicas y el tendido eléctrico. Entre otras cosas se obliga a que, por ejemplo, el proveedor de las turbinas también sea parte del consorcio y no un proveedor común.
Con su respuesta Suarez dejó claro que no tenía voluntad de cambiar. «Resulta al menos falaz -acotó- decir públicamente que el proyecto era desconocido para las empresas interesadas que vuestra entidad representa», replicó el mandatario, recordando que los pliegos están disponibles desde hace 9 meses. En el mismo sentido asegura que las empresas tuvieron tiempo de elaborar un proyecto alternativo.
Pero el Gobernador sugiere que las empresas que reclaman en realidad buscan usar un sistema que al Estado puede costarle más caro. Por eso, reiteró, Portezuelo del Viento será hecho «llave en mano», porque «esta forma de contratación coloca bajo responsabilidad del oferente tanto la ingeniería de detalle como la planificación de la obra evitando de esta manera sobrecostos y atrasos, o al menos colocando los mismos bajo responsabilidad de las empresas contratistas».
«La experiencia demuestra que esta forma de contratación implica ahorros de más del 50% a la finalización del mismo», afirmó.

Chicahuala en silencio
LA ARENA contactó ayer al ingeniero Daniel Chicahuala, el ex funcionario mendocino que quedó en el centro de la polémica por las sospechas deslizadas desde ámbitos empresarios de que el pliego para construir Portezuelo del Viento está sesgado a favor de la empresa Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA. El ingeniero respondió los mensajes enviados desde esta Redacción, agradeció el contacto, pero gentilmente se excusó de hacer declaraciones.

Delegación refuta cuestionamientos
La nota de la Cámara Argentina de la Construcción por los obstáculos y falta de transparencia de la licitación de Portezuelo del Viento generaron un conflicto interno dentro de esa entidad. La delegación mendocina salió al cruce del comunicado nacional quejándose de que no los consultaron y afirmando que muchas cosas que se dicen, no son ciertas.
Según informó el portal Mendoza On Line, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción en Mendoza, Marcelo Bargazzi elevó una nota al presidente de la institución a nivel nacional Iván Szczech en la que «refuta y contesta los cuestionamientos que se hicieron sobre la licitación de Portezuelo». En este sentido, Bargazzi se queja de que el primer comunicado de la CAC se emitió sin tener en cuenta de la delegación provincial.
«La misma fue presentada sin tener en cuenta la opinión de la Delegación que representa a la Camarco en Mendoza y mostrando una gran falta de consideración hacia los asociados de la Delegación Mendoza», sostuvo Bargazzi en esa nota, en la que se dedicó mayormente a refutar argumentos de las dudas planteadas por Szczech.
«Reiteramos el malestar causado por la redacción y envío de la misma sin consulta previa ni información al respecto, destacando además que esta forma de actuar atenta contra una cordial y respetuosa relación entre los asociados», y a continuación le informa a las autoridades nacionales que en Mendoza se han formado consorcios que cumplen con lo especificado para poder ser parte del concurso. «Por lo tanto no veo impedimento alguno para que empresas de otras provincias y en muchos casos de mayor envergadura que las mendocinas asociadas a la Camarco puedan hacerlo».
El miércoles fue un día cargado de novedades en el tema Portezuelo, la más destacada la prórroga de un mes del plazo para presentar propuestas técnicas y económicas. Esa apertura, sostuvo MDZol, fue «a pedido de empresas nacionales pero también del Cluster Energético Mendocino, que nuclea a un centenar de compañías locales que tienen una postura diferente a la de Bargazzi».