Inicio La Pampa Suarez amenaza con la Corte, pero la oposición pide buscar consensos

Suarez amenaza con la Corte, pero la oposición pide buscar consensos

PORTEZUELO POST-MACRI

El Gobierno de Mendoza está decidido a avanzar con la obra de Portezuelo del Viento y pretenden hacerlo sin consensuar con La Pampa. A su vez, desde el Ejecutivo amenazan con ir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Sin embargo, el justicialismo mendocino optó por una postura que alienta la búsqueda de acuerdos entre las jurisdicciones que integran la cuenca. Así lo manifestó la senadora nacional del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti: «debemos buscar consensos con otras provincias».
La legisladora reveló que mantuvo un diálogo con el gobernador, Rodolfo Suárez, y afirmó que coincidieron en que «es momento de estar unidos, ser inteligentes y tenaces». Por su parte, el presidente del PJ mendocino, Guillermo Carmona, señaló que «nadie ha afirmado desde el Gobierno nacional que no va a cumplirse lo comprometido en 2007» y apuntó contra el ex gobernador, Alfredo Cornejo, a quien consideró «el responsable del lamentable estado de la relación de Mendoza con nuestros vecinos» cuando decidió firmar hace un año el acuerdo con Macri para que Mendoza recibiera los U$S 1.023 millones para construir la presa, según consignó Los Andes.
A su vez, Carmona, en sintonía con Fernández Sagasti, también le pidió al actual mandatario mendocino que entable una negociación con La Pampa y el Coirco «para generar acuerdos duraderos y productivos».
En el PJ sostienen que la inesperada vuelta de tuerca presidencial sobre Portezuelo prueba que aquel acuerdo que hizo Cornejo «estaba atado con alambre», como lo definió un dirigente de peso. «Mendoza se aisló, La Pampa avanzó con los otros gobernadores y hay que retomar el diálogo», completó el mismo peronista en diálogo con el medio cuyano.
En el principal partido opositor no dudan de que Portezuelo es una obra clave para la provincia, por lo que apuestan a su «embajadora», Fernández Sagasti, para lograr un acercamiento con La Pampa y hasta con la Buenos Aires gobernada por un kirchnerista «puro» como ella, Axel Kicillof.

Búsqueda de acuerdos.
Mendoza no se recuperó del duro golpe que recibió el pasado viernes, cuando el presidente de la Nación brindó un fuerte respaldo al reclamo de La Pampa. Ante esto, comenzó a lanzar algunas advertencias a través de los medios de comunicación de la provincia.
«No voy a romper, vamos hacer valer nuestros derechos». La frase se la dice Rodolfo Suárez, según indicó Los Andes, a todo aquel oficialista mendocino que lo incita a acelerar a fondo contra el Gobierno nacional, a modo de reacción ante el golpe que recibieron cuando se puso en duda la concreción de Portezuelo del Viento.
Suárez, según retrata el medio mendocino, parece obligado por las circunstancias a ponerse el traje de opositor a la Nación, justo cuando está por cumplir seis meses en el cargo. «Todos los mendocinos tenemos que defender esto», es el mensaje que le bajó Suárez a la dirigencia política. Y es el compromiso que se llevó de su charla telefónica del viernes con Anabel Fernández Sagasti, la senadora nacional con más llegada al Gobierno nacional, que ayer lo ratificó por Twitter. «Es momento de estar unidos, ser inteligentes y tenaces», escribió.
Sin embargo, con una postura más moderada, Fernández Sagasti le pidió a Suárez negociar: «Debemos buscar los consensos con otras provincias». Aunque no lo explicitó, Los Andes pudo saber que le ofreció hacer de «puente» con el presidente Fernández.
«Espero que lo podamos resolver conversando entre todos», dijo el viernes el propio Fernández, para quien la obra «tiene sentido si todos participan de la administración de la obra y entre todos pueden resolver cuándo puede pasar más agua y cuándo no».
Pero así como habló con Sagasti, Suárez escuchó a los intendentes oficialistas, que le dieron su apoyo para que «ratifique todo lo actuado por la Provincia», como dijeron en un comunicado.

«Iremos a la Corte».
Desde el Gobierno mendocino buscan recomponerse tras el baldazo de agua fría que recibieron, en primer lugar por la convocatoria a una reunión de los gobernadores del Coirco, y posteriormente con las contundentes declaraciones de Alberto Fernández, que reivindicaron el histórico reclamo de La Pampa: «No voy a financiar una obra que está cuestionada por cuatro provincias» dijo en su visita al territorio pampeano.
Las advertencias llegaron desde el Ejecutivo de Mendoza. «El Gobierno va a defender la obra como la tiene que defender, sino iremos a la Corte porque la plata nos la tienen que dar», resumió un funcionario del Ejecutivo provincial la estrategia que Suárez llevará el próximo 26 a la convocatoria del ministro del Interior, Wado de Pedro. «Si hay algo que tenemos claro es que la obra la vamos a defender con uñas y dientes. Vamos a ir por la plata y por la obra», insistió, según la nota de Los Andes.
Una interpretación de estas declaraciones permiten comprender que desde Mendoza asistirán a la reunión del Coirco, pero sin intenciones de negociar los términos de la construcción de la represa.