Inicio La Pampa "Sufrimos lo mismo que los pampeanos"

«Sufrimos lo mismo que los pampeanos»

EL TAMBOLAR: REFERENTES HUARPES DE SAN JUAN Y MENDOZA RESPALDARON A LA PAMPA

Mientras la Corte Suprema de Justicia (CSJN) le pidió a San Juan informes sobre la construcción de la represa «El Tambolar», cuyo gobierno pretende construir sobre la cuenca Desaguadero, Salado, Chadileuvú, Curacó y Colorado, referentes de los pueblos Huarpes de San Luis y Mendoza se sumaron a los apoyos al reclamo pampeano.
«Nosotros hoy estamos sufriendo el mismo proceso de desertificación que sufrieron nuestros hermanos pampeanos, nuestros hermanos de Lavalle (Mendoza) y nuestros hermanos de las Lagunas de Guanacache del lado sanjuanino», lamentó Pascuala Carrizo Guakinchay, directora de Pueblos Originarios de San Luis.
Consultada por Diario Huarpe, la referente enumeró los puntos negativos que genera en el ambiente y en el desarrollo de los pueblos la construcción de diques sobre ríos que forman parte «de un mismo sistema hídrico que viene de la cordillera» y baja hacia las provincias del territorio.
La referente vive en la ciudad y también en el campo, en la zona del punto tripartito entre San Luis, San Juan y Mendoza. Según contó, antes de que se construyeran represas en los ríos sanjuaninos y mendocinos, toda esa zona estaba llena de arroyos y lagunas, mientras que la fauna abundaba y la vegetación era diversa, una referencia similar a la que señalan los antiguos pobladores del oeste pampeano.
«Con la falta de agua, llega el cambio de la biodiversidad, el cambio del paisaje, el cambio cultural, la pobreza, el desmembramiento de las familias y un montón de consecuencias nefastas hacia la tierra», lamentó al tiempo que comparó esa situación con la que sufre La Pampa desde hace más de 80 años. «Estamos sufriendo el mismo proceso de desertificación que sufrieron nuestros hermanos pampeanos», repitió.

«Reclamo justo».
A sabiendas del reclamo que mantiene vivo la provincia de La Pampa contra San Juan para frenar la represa «El Tambolar», cuya construcción amenaza el caudal del sistema hídrico aguas abajo, Pascuala se mostró convencida de que «los diques perjudicaron todo río abajo, por lo que el reclamo de La Pampa es justo». «Imagino que los que hacen este tipo de obras tienen títulos universitarios y creo que el haber cursado ciclos superiores los obliga a pensar a ese nivel, pero creo que no lo están haciendo», sostuvo.
Por su parte, desde Mendoza, Carina Peletay, consejera del pueblo Huarpe, aseveró que los diques construidos en su provincia y en San Juan «son evidencias de sobra de lo que sucede en los territorios aguas abajo».
«Si analizamos lo que ha significado y generado la construcción de diques en cauces de ríos, los perjuicios son inmensos», opinó. «Destruyeron la naturaleza, destruyeron a las familias que tuvimos que migrar. El impacto ambiental y social es tremendo. Es más de los mismo, más del pensamiento colonizador que lamentablemente seguimos viviendo», agregó.
Respecto de los diques, sostuvo que «son estructuras colosales que no tienen asidero económico, salvo para unos pocos», mientras que «hoy el mundo propone la generación de energía solar y eólica y nuestros territorios son ideales para ello». «Todo va a depender de las cabezas de la época», analizó.
Desde un punto de vista social, la referente expresó algo que los antiguos pobladores del oeste pampeano debieron sufrir cuando el corte del cauce sobre el Atuel los obligó a dejar su lugar. «Irse del campo a la ciudad por la falta de agua genera angustia; una angustia que cala hondo y a veces se hace difícil de sobrellevar. Los que en ese campo nacieron, fue lo que respiraron por primera vez», completó.

Respaldo.
Los testimonios reflejan que la postura de La Pampa tiene un amplio acompañamiento de aquellos pueblos originarios de las provincias con las que hay un litigio abierto por el derecho a los recursos hídricos interprovinciales. Hace algunos días, el medio periodístico mencionado anteriormente también difundió el valioso testimonio que dieron referentes de los pueblos Huarpes y Diaguitas de San Juan.
Incluso el propio gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, admitió hace algunas semanas que la obra por la que La Pampa presentó una demanda años atrás para que se frene, se pretende realizar sobre un caudal interprovincial.