Suspenden a director de colegio secundario

GRITOS Y MALTRATOS

El director de un colegio secundario de Santa Rosa fue suspendido por veinte días por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, luego de un sumario en el que se comprobó que daba “órdenes y contraórdenes” con “gritos y maltratos” en perjuicio de personas que trabajaban a su lado.
La situación de conflicto se produjo en el colegio secundario “Mabel Peralbo”, y a juicio de la FIA afectó “el clima institucional”, por lo que se investigó la cuestión a partir del pedido del Ministerio de Cultura y Educación.
Al parecer el problema surgió a partir de que el director del establecimiento habría acusado a una docente por haber sido “irrespetuosa” con otras personas, lo que generó un clima de tensión. El sumario no pudo probar esas afirmaciones, ni que la docente “haya utilizado un vocabulario impropio para con las autoridades de la institución. Respecto a los errores administrativos producidos por la secretaría, queda acreditado que si existieron, no hubo mala intención y no se han observado perjuicio a terceros”.

Presiones y hostigamientos.
La Fiscalía señala en los considerandos de su resolución que “el contexto en el que se desarrollaba el trabajo de Secretaría no era el adecuado. Sumado al gran cúmulo de tareas administrativas que requiere esta oficina, se comprobó que las presiones y el hostigamiento ejercido” por el director “dando órdenes y contra órdenes, quita de colaboración, gritos y maltratos, fueron conducentes para que la secretaria, y cualquier otra persona que trabaje junto a ella, se sientan mal y no puedan desarrollar su tarea adecuadamente (…)”.

Conducta reprochable.
Juzga el organismo a cargo del fiscal Juan Carlos Carola, que el proceder ejercido por el director resulta reprochable, su gestión parece estar gobernada por lo imperativo, sin consensos, en soledad, basado en la desconfianza, en la falta de cooperación. Su conducta acusadora, ha favorecido un clima de trabajo desalentador hacia el interior de un colegio donde las buenas relaciones del personal, se mantuvieron hasta que asumió el cargo” el director, acusa.
Agrega con referencia al director del colegio que “sus prácticas autoritarias encorsetaron las dinámicas pedagógicas y vinculares de los docentes favoreciendo un clima de miedos donde primaron los sinsentidos, el fracaso y la desesperanza…”.

La suspensión.
La Instructora Sumariante del Tribunal de Disciplina del Ministerio de Educación, propuso eximir de responsabilidad a la docente y aplicar al director, “la sanción de suspensión de treinta días”, compartiendo el criterio sostenido por el Tribunal de Disciplina.
No obstante, el Fiscal de Investigaciones Administrativas decidió que la sanción al director sea finalmente de veinte días, en tanto eximió de responsabilidad a la docente involucrada en el incidente.