Inicio La Pampa Suspenden aumento tras una protesta

Suspenden aumento tras una protesta

POLEMICA POR EL VALOR DE LOS TICKETS DEL COMEDOR UNIVERSITARIO

Tras la polémica que suscitó la decisión, el Rectorado de la Universidad Nacional de La Pampa decidió suspender el aumento del ticket en los comedores de Santa Rosa y General Pico y convocó a una reunión para el lunes 27 de mayo. La suspensión comprende todo el mes de junio y se acordó luego de una «sentada» que un grupo de alumnos realizaron frente a la oficina del Rector. El Rectorado defendió su decisión y afirmó que se tomó en el marco de la Comisión de Comedores, algo que los estudiantes rechazan. El malestar de los alumnos, afirmaron, es porque mientras las autoridades universitarias se aumentan los sueldos, descargan el peso del ajuste en los sectores más vulnerables.
La reunión del lunes tendrá lugar en el Comedor Universitario de Santa Rosa y tendrá por objeto «informar, analizar y debatir el valor del ticket, costos, becas de comedor, becas especiales y financiación del aumento de costos», según informó Rectorado. Tanto la suspensión del aumento como la convocatoria a la reunión se definieron «tras el planteo relacionado a la fecha del mes en el cual se había decidido el incremento y el desconocimiento de integrantes de Centros de Estudiantes sobre la convocatoria de la Comisión de Comedores que consideró la medida».
Ante ese reproche, Rectorado aseguró que «el aumento de los tickets se definió el día 15 de mayo en la Comisión Especial de Comedores». En ella se acordó «que se incrementará de manera gradual de 20 a 40 pesos para afrontar los costos de una parte de la materia prima generados por la inflación de más del 140% en los últimos tres años», según el parte de prensa.
Rectorado aclaró que «se sostendrá las becas de comedor actuales que cubren el 100 y 50 por ciento del valor» y anunció que «se incluirá en las becas a quienes no puedan afrontar los costos totales o parciales del ticket». Tal decisión fue aceptada «como razonable y atendible por todos los presentes en la reunión de la Comisión ante el cuadro presupuestario actual de la UNLPam».

Sentada.
Ayer por la mañana, un grupo de estudiantes realizó una sentada en el tercer piso del edificio universitario central, frente a las oficinas del Rector y los secretarios, para exigir la derogación de la medida. La protesta se extendió hasta el momento en que el rector Oscar Alpa salió a hablar con algunos de los jóvenes y se acordó una salida a la situación.
Marianela Pfund, referente de la agrupación universitaria Sumate, explicó a través de Radio Noticias que el rechazo que generó el aumento fue por el impacto que tendrá en los magros bolsillos de los estudiantes, pero también por «la definición política que tomó la Universidad», que hace una semana en el Consejo Superior aprobó un incremento en los salarios de las autoridades de la universidad pampeana mientras que por el otro lado se ajusta a los estudiantes.
«Ante esta situación lo que cuestionamos son las lógicas de cómo se traduce dentro de la universidad el déficit y las dificultades económicas, aplicándose justamente en el estudiantado y justamente en el sector que va al comedor universitario, que son los sectores más vulnerados de nuestra universidad».
«La universidad define concentrar los recursos en quienes más ingresos perciben en la universidad y no sostener a quienes más vulnerables se encuentran», analizó la joven.
«Veinte o cuarenta pesos pueden ser pocos -reconoció-, pero la realidad es que los estudiantes tenemos ingresos que están por debajo del índice de la pobreza. En eso no hay becas que nos acompañen y que nos ayuden a sustentar esta situación al punto tal que por ejemplo, las becas Progresar, que es parte del programa nacional de becas, no llegan al 10 por ciento de los costos de vida que tiene un estudiante por mes».

Duplicado.
Pfund remarcó que en una situación de crisis generalizada «un gasto de 400 pesos por mes, 400 y pico, llevarlo a 800 pesos, realmente es muy significativo para el bolsillo del estudiante, al punto tal -afirmó- que hay incluso ya situaciones que aún con 400 pesos, hay chicos que no lo pueden hacer».
Esta situación, aseguró, repercute claramente en el ingreso y en la permanencia de los jóvenes dentro del sistema universitario. «Nosotros vemos como cada vez tenemos menos compañeros en nuestras aulas, como abandonan cada vez más personas que se tienen que volver a su pueblo porque no les alcanza la plata y no llegan a fin de mes, y la verdad eso es lo que nos preocupa».
«Tener autoridades que definen concentrar los recursos entre quienes más los tienen, en una situación de ajuste, a costa de reducir en los sectores más vulnerables, es lo que hoy se pone en cuestión del modelo de universidad que hoy se está impulsando», concluyó.