Suspenden clases por práctica policial

IRRITACION POR HUMO

Una práctica policial que tomó un rumbo imprevisto obligó a suspender las clases en el Instituto de Formación Docente que funciona en el edificio del colegio Manuel Belgrano. Ocurrió cuando un grupo de policías hizo una fogata en el patio de la Escuela de Policía y el humo se fue hacia el colegio e irritó los ojos de las personas que estaban allí. La Policía negó que pudiera tratarse de un escape de gas lacrimógeno o gas pimienta, como se dijo.
Ante una consulta de LA ARENA, las nuevas autoridades del área de Relaciones Públicas de la Jefatura de Policía provincial, confirmaron que el lunes por la noche se produjo una situación que derivó en la suspensión de las clases en el colegio que está ubicado en forma lindante a la Escuela de Policía.
La situación ocurrió en el marco de una práctica que se estaba dando en la Escuela de Especialidades de la Policía, una de las cuatro escuelas que tiene el Instituto de Formación Policial. En este caso, un grupo de efectivos de distintas dependencias policiales se aprestaba a realizar una práctica de intervención en situación de crisis en la calle, para lo cual hicieron una fogata en el centro de la cancha de fútbol que tiene la Escuela.
“Parece que entre las ramas que se colocaron para hacer el fuego, también quedaron restos de algún material que produjo ese humo tan penetrante”, explicó un responsable de comunicación en la Jefatura de Policía. “Por las características que tuvo el humo, debió ser alguna goma, o algún plástico, porque era un humo muy espeso, no era el humo típico de ramas”, aclaró.

Situación impensada.
Esta situación, indicó el vocero, fue impensada: “en ningún momento hubo intención de hacer un fuego de esas características”, remarcó. De hecho, al ver la magnitud que habían tomado las llamas y el humo que desprendían, decidieron apagarlo y continuar con otra práctica.
“Nosotros nunca nos enteramos que se habían suspendido las clases porque nadie vino a decirnos nada”, indicó el comunicador. “El horario se eligió precisamente porque suponíamos que por la noche no había nadie en las instalaciones del colegio. Desconocíamos que allí funcionaba un magisterio en horario nocturno”.
Consultado por la versión que daba cuenta de que pudo tratarse de un escape de gas lacrimógeno o de gas pimienta, el vocero descartó de plano ambas posibilidades. “En el caso del gas lacrimógeno, las prácticas no se realizan en el radio urbano, sino en zonas alejadas de la ciudad”, sostuvo. La alternativa del gas pimienta es, directamente, imposible. “La Policía pampeana no provee ningún tipo de gas pimienta a sus efectivos”, afirmó. “El gas pimienta lo usan algunos cuerpos de infantería para intervenir en situaciones de tumulto; nuestro Grupo Especial no cuenta con gas pimienta sino que procede con otras metodologías”, aclaró.
Como corolario de esta situación, la Jefatura de Policía ordenó que no se vuelvan a hacer este tipo de prácticas en el ámbito de la Escuela de Policía.