Taller sobre arbolado

PARTICIPARON 480 ALUMNOS

(General Acha) – El INTA y el Parque Nacional Lihué Calel desarrollaron un taller sobre arbolado urbano con el lema “El árbol en nuestro pueblo”. Fue abordado desde una mirada educativa, compartiendo un espacio de reflexión y concientización sobre la importancia del árbol y sus funciones. Se realizó por la mañana y la tarde en la Escuela 11, y asistieron 480 alumnos.
En el marco del Consejo Local Asesor, y a través del trabajo conjunto entre ambas instituciones se llevó a cabo el taller de carácter teórico-práctico destinado a alumnos de segundo ciclo, de las escuelas achenses.
Se planteó una actividad de investigación previa por parte de los alumnos, con el fin de que reconozcan y desarrollen la capacidad de observación y búsqueda de información.
Se dio inicio al taller con una charla informativa por parte de profesionales del Parque Nacional Lihué Calel sobre el árbol, especies nativas e introducidas presentes en la ciudad y zona. También se abordaron temas como: los beneficios que brindan los árboles, los cuidados que requieren, aspectos de poda y las problemáticas existentes respecto a la tala indiscriminada que el país sufre en la actualidad. Luego se expusieron los trabajos aportados por cada escuela por medio de afiches y maquetas contando su experiencia.

Compromiso.
Desde ambas instituciones se destacó el compromiso y participación por parte de las escuelas, tanto por directivos, como maestros y alumnos. Consideraron de suma importancia el trabajo entre las instituciones locales y el poder llegar a los alumnos, ya que son quienes actúan como multiplicadores y actores claves para generar conciencia y buenos hábitos respecto al medio ambiente y cuidado de los recursos naturales.
Sostuvieron que estas actividades fortalecen las acciones y contribuyen a nivel territorial la concientización y valorización de “los árboles”.
INTA y Parques afirmaron que quedan a disposición de las escuelas y la comunidad, con el fin de continuar trabajando en el tema, poniendo énfasis en la necesidad de reposición de especies forestales que se vieron gravemente afectadas debido al acontecimiento climático sufrido en la localidad en marzo.
“Es fundamental pensar y planificar la reforestación de los árboles que faltan y sustituir los dañados. El mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora”, señalaron.