Tamboras recordó a Sonia Alvarado

A DOS AÑOS DEL FEMICIDIO EN TRENEL

La agrupación feminista piquense Tamboras del Viento recordó a Sonia Alvarado, quien fuera asesinada por Marcelo Pérez, su ex pareja y padre de los dos hijos que tenían en común, durante la tarde del 22 de noviembre de 2016, en el interior de una vivienda de Trenel.
Esa tarde, al igual que el joven que será juzgado la semana que viene por haber rociado con combustible a su ex pareja, el femicida violó una restricción de acercamiento que le fuera dictada en septiembre de 2016, y le dio muerte a la madre de sus hijos tras degollarla en la habitación. Luego intentó atentar contra su propia vida, al clavarse un elemento punzante en la zona de la garganta. Tras haber estado internado dos semanas en el Hospital Centeno, Pérez fue dado de alta y formalizado en los tribunales locales, donde se le dictó la prisión preventiva.
Un año después el femicida fue juzgado y condenado a prisión perpetua. El Tribunal de Impugnación Penal (TIP) luego, luego rechazó el recurso de impugnación y confirmó la condena.

Recuerdo.
“El femicidio tuvo lugar en la vivienda de la víctima, su victimario tenía una restricción de acercamiento dispuesta por la Justicia, por denuncia de violencia de género, pero nada lo detuvo para cometer este hecho aberrante y sangriento. En octubre de 2017 la Justicia confirmó el fallo del Tribunal piquense, que condenó a Pérez a prisión perpetua, como autor material de los delitos de lesiones leves, amenazas simples, homicidio doblemente agravado por ser cometido contra la persona con quien mantuvo una relación de pareja y por ser perpetrado por un hombre contra una mujer mediando violencia de género. La ausencia forzada de esta mujer dejó a dos hijos en desamparo. Una madre muerta y un padre en prisión”, recordó la agrupación.
“Lo que alarma es que los femicidas parecen ser más comunes de lo que creemos; son hombres agresivos, machistas, agresores, que tienen una cosa en su cabeza, se creen con derecho a ejercer un poder sobre la mujer, planifican y ejecutan lo que quieren hacerle, que no es otra cosa que quitarle la vida”, agregó.
Tras este hecho se gestó el movimiento feminista trenelense, “Descosiendo Miedos”. En la actualidad, la madre de Alvarado lleva adelante un juicio contra Pérez por daños y perjuicios, y en el Juzgado de Familia, los familiares de la víctima tramitan la tenencia y la guarda legal de los menores, que quedaron sin madre.