Inicio La Pampa El taxi antivirus

El taxi antivirus

Al igual que almacenes, farmacias y ferreterías, el transporte público es uno de los empleos que quedaron exceptuados del Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández (DNU) que estableció el aislamiento social preventivo para prevenir el avance del Covid-19. Ante eso, Hernán Meier, taxista, decidió implementar su propia medida preventiva y colocó un nylon que lo separa de los pasajeros.
«Lo implementé anteayer como medida de seguridad, fue lo único que se me ocurrió como para protegerme», contó ayer tras ser consultado por un cronista de LA ARENA. Se trata de un material transparente que permite el contacto visual y sonoro que está colocado detrás de los asientos traseros y sellado en el techo y en los laterales de su Fiat Siena.
Cuando un pasajero sube y llega a destino, abona el dinero a través de una apertura rectangular ubicada debajo de la cabecera del asiento del acompañante. Sin embargo, Meier expresa: «No sé si funciona o no».
La medida se suma a otras adoptadas por quienes están expuestos a la calle en medio de la prohibición preventiva de circulación. Por ejemplo, los efectivos policiales a bordo de sus vehículos usan guantes y barbijos, al igual que muchos de los choferes de colectivos de línea de la ciudad.

Desinfección.
Pese a las medidas que cada conductor adopta, en los últimos días la Dirección de Servicios Públicos y Transporte de la Municipalidad de Santa Rosa (MSR) realizó tareas de desinfección en taxis, remises y colectivos.
Según informaron desde la comuna, se aplicó un químico llamado Amonio Cuaternario, que actúa como desodorizante y también como un potente antivacterial.

Caída.
Por otra parte, Meier fue consultado respecto del impacto de las medidas preventivas en la cantidad de viajes que realizan diariamente. En ese sentido contó: «El turno que hago es el de la noche, a partir de las 19 horas. Estoy con un promedio de siete u ocho viajes cuando el promedio normal es arriba de 15 que hago por noche». En cuanto a la recaudación, aseguró que «bajó mucho, diría que en un 70 %».
Con la puesta en marcha del aislamiento preventivo, las únicas personas que utilizan el transporte público son quienes están exceptuados del decreto, es decir, algunos comerciantes o médicos, por ejemplo. En ese sentido, Meier contó que la empresa para la que trabaja suele tener 90 coches en la calle, y en este momento tiene solo siete.

Reclamo.
En ese sentido, el jueves a la mañana el Sindicato de Peones de Taxis (Sipetax) realizó una multitudinaria manifestación en Casa de Gobierno y el frente de la MSR en reclamo de subsidios y ayuda alimentaria para los trabajadores. Se trata de uno de los sectores que más padece el impacto de las medidas preventivas ya que sus empleados reciben sus ingresos económicos según los viajes que realizan cada día.