Inicio La Pampa "Tenemos la necesidad de volver lo más rápido posible"

«Tenemos la necesidad de volver lo más rápido posible»

RECORRIAN EL PAIS Y QUEDARON VARADOS EN SANTA FE

Sebastián Del Conte y Soraya Núñez, partieron hace un par de años desde esta ciudad, con el objetivo de llegar en bicicleta hasta Alaska. Sin embargo, no salieron con un rumbo fijo y recorrieron gran parte de las provincias argentinas, como así también de Uruguay. Habían llegado hacía algunos días a Alejandra, una localidad de la provincia de Santa Fe, cuando se decretó la cuarentena. Por cuestiones familiares les urge regresar a Pico, pero no tienen los medios y no disponen de los permisos.

«En un primer momento pensábamos hacer desde el extremo sur de nuestro país hasta el extremo norte del continente, Ushuaia-Alaska en bicicleta. A lo largo de viaje fuimos cambiando de objetivo porque nos interesó conocer un poco más en detalle nuestro país. También recorrimos gran parte de Uruguay, el viaje comenzó a ser extenso y nos dimos cuenta que tal vez no era nuestro objetivo hacer de un extremo a otro y marcar un recorrido, sino ir armando el viaje a medida que íbamos avanzando. Eso nos fue llevando por otros caminos y recorrimos muchísimo nuestro país e hicimos muchísimos amigos y pasaron años en el medio. En ese tiempo pudimos volver algunas veces a Pico y cuando íbamos a recorrer Paraguay nos sorprendió esta situación de la cuarentena en Alejandra, provincia de Santa Fe, un pueblito que está al costado del río San Javier, al sur de Reconquista», le dijo a LA ARENA.

Regreso

A su vez, Del Conte explicó que se encuentran en una «situación compleja» porque tienen la «urgencia de volver a Pico por una cuestión familiar, pero por cuestiones legales no podemos movernos por nuestros propios medios».

«Para viajar en remis nos sale arriba de 20 mil pesos, algo que no podemos pagar. Ya hablamos con autoridades de Pico y de la provincia de Santa Fe, y tampoco pudimos concretar nada. Estamos atados de mano porque por nuestros propios medios tampoco podemos volver y no tenemos respuestas de cómo podríamos volver, porque no disponemos de tanto dinero. Eso es lo que nos tiene un poco en jaque acá y estamos con la necesidad de volver lo más rápido posible», señaló.

El piquense dio cuenta que llegaron a esa población santafesina el 12 de marzo, y que dos días más tarde, antes que se anunciara el decreto nacional que impusiera la cuarentena obligatoria, no se pudieron «mover más».

«Cuando aún la cuarentena no era obligatoria, decidimos quedarnos igual porque sabíamos que chicos que estaban en la ruta, estaban teniendo problemas. El 20 de marzo se decretó la cuarentena obligatoria y ya no nos pudimos mover más. Primero nos quedamos en un hostel y luego conseguimos que una familia amiga nos prestaran una cabaña», manifestó.

Libro

De tantos años de viajes y caminos recorridos, surgió el libro «Relatos a 15 kilómetros por hora», que escribió Soraya. En el mismo, relata las vivencias en diferentes paisajes y provincias, por las que atravesaron en el recorrido tras el sueño de llegar a Alaska.

«Hace dos años empecé a gestar esta idea de hacer un libro para poder contar un poco nuestras aventuras en viaje. Si bien surge con esa idea, no es una crónica ni un diario de viaje, es más bien una recopilación de historias significativas que fuimos teniendo a lo largo del recorrido. Con eso armé un libro que surgió por consejos que me dio un escritor. De ahí nació la idea de hacer mi propio libro, que llevó un tiempo largo. Este año lo pude concretar en papel y digitalmente, que es como lo estamos vendiendo ahora porque la entrega mano en mano es muy difícil», dijo la autora. Además agregó: «El título tiene que ver con la velocidad a la que nosotros nos movemos diariamente y da cuenta de la realidad que vivimos día a día, y de nuestro estilo de vida, que es tal vez muy llamativo para la gente. Es un libro bastante sencillo de leer y bastante económico. La idea es que el libro sea un sustento económico para el viaje».

Soraya, quien es docente en artes visuales, también manifestó que trabaja en el proyecto de un segundo libro. «Soy dibujante y quiero combinar el dibujo, la ilustración, con la escritura, y hacer un relato mágico. Por eso quiero incluir el dibujo. Ese es un proyecto que va muy lento, porque escribir y dibujar lleva un proceso artístico que es bastante largo. Este tiempo de la cuarentena fue propicio para esto», señaló.

Por último indicó que los libros, tratan de dar cuenta no solo de los paisajes, sino también de «lo cultural, las vivencias, los lugares y las personas que conocimos en el camino».