Inicio La Pampa "Tenemos que agradecer a los que pagan los impuestos"

«Tenemos que agradecer a los que pagan los impuestos»

JOVEN ABOGADA JURO DESDE CASTEX Y DEFIENDE LA EDUCACION PUBLICA

La joven castense Gimena Nogueira se graduó de abogada en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la Universidad Nacional de La Pampa, como tantos miles de profesionales a lo largo de más de seis décadas. Aunque existen experiencias personales que maximizan el logro hasta convertirlos en gestas familiares o sociales, y cuando se trata de la primera generación de universitarios. Y esto refuerza el compromiso con la sociedad, porque la entrevistada destacó que agradece a todos los pampeanos y argentinos que pagan sus impuestos «para que en la universidad pública podamos alcanzar nuestro título», y considera que ahora el compromiso «es devolver a la sociedad un buen servicio profesional y estar al servicio del desarrollo social».
La historia de la joven castense fue de constante superación. Comenzó la carrera en un departamento de las Residencias Universitarias, después quedó embarazada cuando cursaba tercer año y siguió la carrera viajando diariamente en colectivo desde Castex. Durmió muchas noches en la terminal de ómnibus de Santa Rosa, porque los productores cortaban las rutas cuando reclamaban por la Resolución 125. Finalmente por la pandemia de la Covid-19 tuvo un acto de colación «vía Zoom» donde -encima- juró dos veces porque se le cortó la conexión de internet.
«Nada es fácil, cualquier carrera universitaria requiere de un gran esfuerzo y convicción porque por ahí nos tocan circunstancias mas complejas, pero tuve un gran apoyo de mi familia y el convencimiento de lo que quería lograr. Se extendió en el tiempo, pero tenía la claridad que siempre quise ser abogada y tuve todo el apoyo de mi familia desde lo económico y emocional, de cuidarme a mi hija», relató a este diario.

Colación atípica.
La pandemia reformuló muchas tradiciones, incluso los actos de colación de los graduados de las universidades. La joven tenía agendado que en abril iba a tener el título en sus manos, pero el aislamiento social, preventivo y obligatorio reprogramó esa alternativa. Ahora el escenario no sería el Aula Magna de la UNLPam, sino su vivienda en Castex, con el acompañamiento de su hija Isabella y su madre.
«Escuché toda la presentación del acto, el discurso de mi compañera (Paloma Galmes), un poquito del discurso del rector (Oscar) Alpa porque ahí se me cortó la conexión de internet, no escuchaba nada y empecé a preguntar en la plataforma porque no sabía si había jurado y me tomaron dos veces la jura. Fue una emoción muy grande», relató Nogueira.
«Estuve más tensionada y emocionada que el día que rendí la última materia. Me acordé cómo fue el primer día de universidad, cuando me fui con el bolsito y mamá me ayudó a limpiar el departamento de la Residencia Universitaria, hasta con la ropa que fui a clases el primer día», relata con emoción.
«Me acordé de los viajes en colectivo, las llegadas las tardes y las noches que dormí sola en la terminal de Santa Rosa porque los chacareros cortaban la ruta por la resolución 125, y obviamente el nacimiento de mi hija durante la carrera. Así que batallamos mucho en familia para alcanzar este titulo», admitió.

Educación pública.
«La UNLPam es una universidad pequeña de altísima calidad, de un nivel educativo superlativo, siempre nos exigieron mucho en nuestra carrera, nos brindan muchas herramientas para desenvolvernos profesionalmente y con mucha calidad humana. Fueron años de mucho aprendizaje con docentes predispuestos a prepararnos para ser buenos profesionales», destacó.
Reconoció que los graduados «tenemos que agradecer el esfuerzo que hacen todos los pampeanos y argentinos que pagan sus impuestos para que en la universidad pública podamos alcanzar nuestro título y nuestro compromiso es devolver a la sociedad un buen servicio profesional, estar al servicio del desarrollo social». Tener una universidad en La Pampa con una oferta amplia de carreras «es importante para el desarrollo de cualquier sociedad», agregó.

-No fuiste desafortunada en caer en la universidad pública.
-(Risas) No se tiene desfortuna de caer en la universidad pública, como dirían algunos. Soy una agradecida de la universidad pública. Más allá de los cambios que se van sucediendo porque vivimos en una sociedad dinámica, la educación pública y la educación universitaria es lo que permite la movilidad social, y genera un prestigio. No se cae en la universidad pública, fue algo meditado. Orgullosa de pertenecer a la universidad pública y que gracias a ello hoy pueda tener mi título universitario

-Sos primera generación de universitarios…
-Cierro el camino por ahora, pero con mis hermanos somos la primera generación de universitarios. Venimos de una familia de trabajadores, donde mamá fue la cabeza de familia que se esforzó mucho y nos inculcó para que seamos profesionales. Nos exigió mucho y nos acompañó mucho. Mis dos hermanos también son graduados de la educación pública, y ojalá que este sea el primer escalón para llegar a más arriba en nuestras futuras generaciones.

-Se percibe un fuerte compromiso social.
-Sí. Tiene que ver con las trayectorias personales. Tenemos que pensar una nueva Justicia para el acceso a algunos sectores invisibilizados. No es fácil acceder a la Justicia. Formalmente nuestra Constitución es de las más bellas que hay en el mundo, pero en la práctica vivimos en un país con mucha desigualdad. Hasta que no nos replanteemos en qué clase de sociedad queremos vivir, estás situaciones no van a cambiar.

Gimena Nogueira (32) es hija del recordado futbolista Oscar Félix “El Negro” Nogueira y Antonia Rossa. Nogueira jugó en varios clubes pampeanos, y desde hace varios años reside con sus familiares en La Matanza. La madre pertenece a una familia tradicional de trabajadores de Castex. Gimena es la menor de los hijos de esta pareja, y fue una destacada jugadora de vóley. Sus hermanos Néstor y Omar también jugaron al fútbol. Néstor se recibió de administrador de Pymes en el ITES de Castex, y Omar es profesor de Biología graduado en la UNLPam. La otra hermana es Noelia, licenciada en Trabajo Social, y vive en 25 de Mayo.