Inicio La Pampa Tenía Covid y dialogaba con el vecino en la vereda

Tenía Covid y dialogaba con el vecino en la vereda

25 DE MAYO: AFRONTARA ACUSACION MAS GRAVE

Un hombre de 63 años, con diagnóstico positivo de Covid-19, fue sorprendido hace unos días por la directora del hospital local, la médica María Elsa Barrionuevo, y la Policía en momentos en que rompía el aislamiento obligatorio. El lunes, una vez dado de alta, fue notificado como infractor del artículo 202 del Código Penal por «propagar una enfermedad peligrosa y contagiosa». Se trata de una acusación novedosa para la temática sanitaria que plantea una pena de entre tres y quince años de prisión.
Ayer, el subcomisario Samuel Zúñiga, titular de la comisaría de 25 de Mayo, se lo confirmó a LA ARENA. «Sí, lo descubrimos la directora del Hospital y agentes policiales, que hacíamos recorridas preventivas. El hombre cursaba un aislamiento por ser positivo de Covid-19, y el lunes, cuando le dieron de alta lo notificamos a disposición de la Justicia», dijo.
Según lo relatado por el funcionario policial, en la tarde del viernes 28 de mayo pasado, Zúñiga y otros policías circulaban por la calle General Pico en un móvil haciendo «una recorrida preventiva» cuando se cruzaron con la directora del Hospital Jorge Ahuad, María Barrionuevo, en un punto entre General Acha y General Campos, allí iniciaron un diálogo «donde intercambiamos información sobre la pandemia», explicó.
En un momento, la médica y máxima funcionaria sanitaria de la localidad, observó a dos personas que, frente a un comercio, estaban dialogando, y con mucha sorpresa les dijo a los agentes: «Ese señor es positivo a Covid-19, ¿qué hace ahí afuera?».
«Ante esto, desde el móvil le dijimos al vecino que si era positivo a Covid no podía estar en la vía pública y menos socializando, más allá que ambos tenían colocados los barbijos. El hombre no discutió, levantó la mano a manera de disculpas e ingresó a su casa», indicó el jefe policial.
«En tanto, al otro vecino, que tiene un pequeño comercio en ese lugar, le dijimos que debía autoaislarse. También que en la mañana del día siguiente fuera al hospital a fin de hisoparse. En este caso el primer test dio negativo y estamos esperando el resultado del PCR», agregó.

Dura imputación.
Tras el incidente, la policía inició una causa penal de oficio. Fue así que la Justicia entendió que la situación es más grave que las que comúnmente se aplican a los infractores a las restricciones por la pandemia, y le imputó la infracción al artículo 202 del Código Penal.
Generalmente, a los infractores a las normas preventivas ideadas para la pandemia les imputan agresión a los artículos 205, que prevé penas de entre seis meses a dos años, o el 239 -por resistencia- que los sanciona entre quince días a un año.
Pero, en este caso, la Justicia lo acusa del 202 que textualmente establece que «será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas». Este ítem del Código Penal también fue aplicado en un caso ocurrido el pasado sábado en Catriló donde la Justicia le imputó la misma infracción a una mujer de 58 años que, cursando un positivo de Covid-19, organizó un asado en su casa donde lo compartió con otras cuatro personas.