Inicio La Pampa Baja en la edad de imputabilidad: "Termina siendo un sistema de control...

Baja en la edad de imputabilidad: «Termina siendo un sistema de control para los pobres»

El Defensor de Niños, Niñas y Adolescentes de La Pampa se posicionó en contra de la iniciativa del macrismo y aseguró que «esconde la situación problemática de niñez que hay en este momento».

Durante su discurso en la apertura de sesiones legislativas, Mauricio Macri defendió el proyecto presentado semanas atrás en el Congreso de la Nación sobre el Régimen Penal Juvenil, en el cual se plantea la baja de edad de imputabilidad a 15 años.

El defensor de Niños, Niñas y Adolescentes de La Pampa, Juan Pablo Meaca, rechazó la propuesta oficial y explicó que el proyecto nació «de una comisión que es convocada en el año 2017. Ahí invitaron a organizaciones sociales, referentes de la justicia penal juvenil, funcionarios de algunas provincias». Allí, el trabajo se dividió en grupos y llegado el momento de votar la propuesta de bajar la edad de imputabilidad, «mayoritariamente se votó en contra, salió 36 a 7», sostuvo en diálogo con LA ARENA.

A su vez, «al mismo momento que convocó el Ministerio de Justicia, todas las provincias se reunieron en el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, donde van todos los ministros de Desarrollo Social de las provincias y preside el secretario nacional, firman un proyecto donde se oponen a la baja de la edad».

Sin embargo, el gobierno nacional no escuchó a los profesionales y a las organizaciones que fueron convocadas en aquel momento por el Ministerio de Justicia de la Nación, entre ellas Unicef, e impulsaron de igual modo la propuesta.

Rechazo.
Meaca argumentó su rechazo al plantear que «una de las cuestiones centrales, y es la mirada que tenemos las cinco Defensorías, es que pone en debate un tema que estadísticamente no es un problema» y esconde la situación «problemática de niñez que hay en este momento».

Para el defensor, «hay un montón de temas que creemos que son mucho más prioritarios» antes que enfocarse en plantear la baja de edad de punibilidad. «Es el único proyecto que se está discutiendo cuando nosotros desde la Defensoría planteamos que está el tema de la educación, la pobreza, el embarazo adolescente, abusos sexuales, educación sexual» indicó.

En relación al proyecto, señaló que «tiene graves problemas constitucionales y no va a pasar». Uno de los aspectos principales de por qué es inconstitucional es porque viola el principio de no regresión en derechos de la infancia.

«La Argentina cuando celebró la Convención sobre los Derechos del Niño, uno de los compromisos era que al momento de ratificar la Convención es que vas aumentando en calidad de derechos, no que vas para atrás. Choca contra ese principio de no regresión», explicó.

De todas maneras, Meaca reconoció que «hay que empezar a trabajar un régimen penal juvenil» pero cuestionó que «el único tema que plantean es el tema de la baja».

En ese sentido, advirtió que no está planteada «la discusión de la reinserción social de los chicos» y denunció «la falta y los recortes presupuestarios de todas las áreas que trabajan para reinsertarlo en la sociedad, garantizar la educación, la capacitación laboral. Todos esos programas están reducidos en presupuestos. Hablemos de un proyecto que implique todo un régimen penal juvenil y no solo hablemos del tema de la cárcel para los chicos».

Vulnerabilidad.
El Defensor provincial remarcó que es preciso hacer hincapié «en la situación de que la mitad de niños y adolescentes son pobres. La estadística de que la mitad es pobre, implica que hay falta de alimentación, de educación, de sistemas de protección, de garantías de salud».

«Entonces, el 50% de los chicos del país están en esa situación, claramente la situación prioritaria es la pobreza. Todos los índices de escolarización a nivel nacional han caído, cada vez hay menos chicos escolarizados», agregó.

Por ello, para Meaca «el planteo que debería estar este año es atender esas problemáticas y no solamente hacer hincapié en el castigo de los chicos».

Incluso, criticó al gobierno nacional por referirse únicamente a la baja de la edad y manifestó que «es tan claro que hace hincapié en eso, que es un proyecto inmenso pero a la hora de publicitarlo lo que dicen es ‘presentamos el proyecto de la baja de la edad’, que es un punto. El proyecto en realidad es de justicia penal juvenil».

«Lo que se quiere mostrar es ese tema, todo lo otro de qué vas a hacer con los chicos, cómo los vas a contener, cómo lo vas a escolarizar, no tiene presupuesto. Si se aprueba, para lo único que efectivamente se va a cumplir es para que queden privados de libertad los de 15 años. Después, para lo otro no hay presupuesto. Todas las partidas que se aprobaron el año pasado en enero fueron recortadas», añadió.

Escalada delictiva.
Por otra parte, Meaca aseguró que «el sistema de correccionales funciona desde que somos Estado. Hay cárceles para menores en donde hay chicos de 12, 13 o 14 años», hechos que han sido publicados en un informe de Unicef.

«Si están privados de libertad en los correccionales, técnicamente se solucionó el tema, porque es lo que están proponiendo como la solución», expresó el defensor provincial y remarcó que «en realidad cuando ves los porcentajes, el 80% de la población adulta de las cárceles pasó por los correccionales ¿Qué significa? Que es parte del problema».

«Toda la situación de base que trae un pibe, si no te ocupás de la escolarización, de la capacitación laboral, de reinsertarlo en la sociedad, la cárcel lo único que hace es agravar la situación y el pibe termina en una escalada delictiva. Eso te lo dan las estadísticas del propio Ministerio», explicó.

Meaca subrayó que «lo que están proponiendo es algo que se viene haciendo hace un montón de años y no está solucionando nada. La privación de la libertad como solución del tema es una cuestión que está fracasada» y que «el tema de la resolución con cárcel implica para el Estado que no se aportan recursos, porque nadie está peleando por que estén en mejores condiciones».

«Creemos que la estructura, desde lo ideológico, es totalmente equivocada. Cuando entrás a un centro correccional todos los pibes que están adentro son pobres. Termina siendo un sistema de control para los pobres. Es claramente marcado cuál es el objetivo del sistema, y esa es una de las cuestiones que queremos cambiar», concluyó.