Inicio La Pampa Terminarán nuevo hospital en 2021

Terminarán nuevo hospital en 2021

RECORREN OBRA DEL CENTRO ASISTENCIAL DE ALTA COMPLEJIDAD EN SANTA ROSA

El hospital de Alta Complejidad de Santa Rosa estará terminado en abril del año 2021, aseguró el inspector de obra de la Dirección de Obras Públicas, Gabriel Sarricouet, que junto a arquitectos y referentes de la empresa constructora Rivas SA realizaron una recorrida por la construcción que se realiza detrás del hospital Lucio Molas.
El funcionario provincial manifestó que los trabajos que se están haciendo actualmente en el centro asistencial -que se denominará «Dr. René Favaloro», en referencia al prestigioso médico- marchan en tiempo y forma y destacó que la obra tiene un 50 por ciento de avance.

«Muy buen ritmo».
«El hospital marcha en un muy buen ritmo, empezaron todas las instalaciones especiales, se sigue desarrollando la parte civil de la obra. Se está trabajando en la parte termomecánica, la parte eléctrica, en la parte de gases médicos. Ahora se está incorporando la gente de sanitarios, instalación de aberturas y el texturado exterior», detalló.
Sarricouet explicó que «está previsto terminarse en abril del 2021» con el hospital santarroseño y agregó que «pensando en una obra total, estamos por encima del 50 por ciento de avance». La obra tiene 26.000 metros cuadrados y se incorporó en su mayoría personal que responde a la Provincia, informó la Casa de Gobierno.

$703 millones.
El inspector también comentó que la empresa constructora Rivas lleva adelante la obra con un contrato de 703.000.000 pesos. La obra fue adjudicada en 2017 a esa firma después de la decisión del gobierno provincial, tomada en 2016, de terminar con el contrato que tenía con una UTE por incumplimiento en los plazos estipulados para el proyecto.
Para el nuevo hospital de Alta Complejidad se construirán dos plantas. En el tercer piso, se ubicará la zona de servicios con terraza techada. De esta forma, se espera que se atienda en ese centro asistencial el 95 por ciento de las patologías médicas con una disponibilidad de 180 camas de internación.

Kohan cuestionó a «anti-vacunas»
El ministro de Salud de la provincia de La Pampa, Mario Kohan, afirmó que actualmente hay 38 casos de sarampión en el país y cuestionó a los movimientos «anti-vacuna». Para el funcionario, «estas nuevas modas sin ningún fundamento» ponen «en riesgo la salud y la vida».
Un informe de la Secretaría de Salud reveló que los casos de sarampión en la Argentina se han elevado a 38. En ese sentido, el Kohan explicó que «son casos confirmados y hay algunos más sospechosos, así que posiblemente ese número pueda aumentar un poco».
«Es una enfermedad que presumíamos que no iba a haber más, o por lo menos muy aisladamente. Hay un gran porcentaje que no son autóctonos y esto es porque se ha roto la barrera de inmunización», precisó.
A su vez, el ministro de Salud aseguró que en la Argentina no falta este tipo de vacunas, «pero estos movimientos anti vacunas, estas nuevas modas que tratan de justificar sin ningún fundamento para no vacunar niños, es poner en riesgo la salud y la vida, y han provocado que en la Argentina tengamos 38 casos».

Vacunación.
El funcionario provincial señaló que «sorprendentemente en países de Europa central y hasta Estados Unidos han tenido enorme cantidad de casos producto de la falta de vacunación. Tanto en Europa como en muchos estados de Estados Unidos, no es obligatoria. Esta cultura de no vacunar va a traer fuertes dolores de cabeza si no se toman las medidas que se deben tomar».
Por otra parte, afirmó que en La Pampa no hay casos detectados y manifestó a modo de ejemplo que en Brasil hubo muchos casos este año. «Aunque ahora no hay distancias, estamos en dos horas en avión. La posibilidad de romper las barreras es fácil».
«La población de más alto riesgo son los niños menores de un año. La Argentina tiene un plan de vacunación muy completo», enfatizó Kohan y agregó que «el problema es que no lo cumplen. Debemos respetar usos, costumbres, creencias. Pero vamos por parte, si tu creencia afecta la vida de mis hijos, ahí termina tu derecho».
«Debemos ser más enérgicos en este sentido y hay corrientes que opinan que hay que sancionar socialmente. Aquellos padres que no vacunan a sus niños, creo que son realmente, no sé si la palabra delincuentes es muy fuerte, pero socialmente podrían ser considerados como tales», remarcó.
Finalmente, indicó que no hay faltantes de vacunas del sarampión y cuestionó al gobierno nacional debido a que «fue una muy mala señal bajar el rango de Ministerio a Secretaría de Salud. Esto solo ocurrió en gobiernos militares», aunque esto no lo relacionó con los casos de sarampión.