miércoles, 2 diciembre 2020
Inicio La Pampa ¿Un OVNI sobre General Roca?

¿Un OVNI sobre General Roca?

INEXPLICABLE LUZ FUE AVISTADA DESDE AEROPUERTO DE NEUQUEN

Un OVNI permaneció casi una hora inmóvil en las últimas horas de la tarde del martes, cerca del río Negro en inmediaciones del paraje Paso Córdova. Lo reportaron un instructor de vuelo y el jefe del Aeropuerto de Neuquén, quienes hacían una práctica nocturna. «No era un avión, ni un dron, ni un satélite geoestacionario, no sabemos qué era», dijeron.
La noticia, que se conoció a través de los medios regionales, dejó en estado de estupor a los pobladores. Es que fue confirmado por actores presenciales de credibilidad absoluta: Sergio Fernández, un reconocido instructor de vuelo, y el propio jefe del Aeropuerto de Neuquén, Federico Franke, quienes compartían un vuelo de práctica nocturna. También fue visibilizada desde la torre del aeropuerto de la capital neuquina.
Ambos, minutos antes de las 19 del martes, despegaron del Aeropuerto Presidente Perón, de Neuquén, poco después advirtieron la fuente lumínica. Finalmente, alrededor de las 19.50 horas, unos 45 minutos después de aparecer, la potente luz se esfumó súbitamente.Uno de los medios, Mejor Informado de Neuquén, relató que cuando Franke y el jefe de Instructores de Vuelo, Fernández, únicos tripulantes de la nave, sobrevolaban la zona del barrio Las Perlas (ubicado en cercanías de la confluencia de los ríos Neuquén y Limay), les llamó poderosamente la atención una potente luz hacia el este del Alto Valle, donde está situada la ciudad de General Roca.
Inmediatamente se comunicaron con la torre de control del Aeropuerto, quienes confirmaron que también la veían con claridad, pese a que cada tanto se escondía tras un manto de nubes.

¿Qué era?.
Los controladores aéreos chequearon los radares primarios de la estación aérea y ninguno arrojó resultados, por lo que descartaron que se tratara de una aeronave regular, aunque la fuente de luz era incluso, ligeramente más potente que la de un avión comercial.
Los más escépticos en la torre de control concluyeron en primera instancia que podría tratarse de un drone, pero rápidamente descartaron la posibilidad, porque para que una aeronave no tripulada pudiera emitir tamaña luminosidad, debería ser mucho más grande de las que conocemos.
En el debate entre pilotos y controladores, surgió la posibilidad de que se tratara de un satélite geoestacionario, algo que los pilotos ven con relativa regularidad, pero Sergio Fernández lo descartó de inmediato.
«Veo satélites geoestacionarios todo el tiempo. Son aparatos localizados a la altura de las órbitas terrestres y que parecen estáticos porque acompañan la velocidad de rotación de la Tierra. Eso no era un satélite», dijo el instructor y agregó, «Esta fuente de luz estaba claramente ubicada a unos 5 kilómetros al sur de Roca y a una altura de aproximadamente 6.500 pies (unos 2.000 metros)».
Cuando Fernández nos dio esta localización y, conociendo historias de avistajes previos en esa zona, le consultamos si lo ubicaba a la altura del Valle de la Luna, en cercanías del barrio Paso Córdoba de Roca, a lo que contestó luego de tomarse unos segundos para recordar, «Es cierto, esa es la zona».
Pese a que la curiosidad de los pilotos era importante, no intentaron nunca acercarse a la fuente de luz por dos motivos fundamentales; el primero es que los vuelos están estrictamente reglados por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y no se puede alterar, a menos que surja una emergencia, el plan de vuelo informado previamente; la segunda y más importante razón es que por seguridad, los pilotos deben guardar distancia de cualquier evento anómalo, como lo fue en este caso.

También un automovilista.
Una fuente policial rionegrina informó que «aproximadamente a la misma hora, el conductor de un automóvil que fue controlado por los efectivos en el puesto caminero sobre el puente carretero de Paso Córdoba, sobre la ruta provincial 6, dijo haber visto una luz muy brillante hacia el oeste».
Pero como la versión del hombre no parecía representar un peligro por el que debieran preocuparse, no le dieron mayor importancia, pensando de que se trataba de alguna de las tantas historias que cuentan los lugareños sobre el Valle de la Luna, o el relato de alguien quiso despistar a los uniformados para evitar que no lo dejaran continuar su camino, por no contar con los permisos habilitantes impuestos en el marco de la cuarentena vigente.