Inicio La Pampa ¿Tierno intentó espiar a Verna con el agente Alan Ruiz?

¿Tierno intentó espiar a Verna con el agente Alan Ruiz?

"ALAMBRES" EN EL DESPACHO

Las huellas del espionaje macrista en La Pampa salieron a la luz y Alan Ruiz, el ex secuaz de Juan Carlos Tierno que aterrizó en la provincia con «la fama de ser muy capaz en el área de inteligencia» y asumió como director general de Inteligencia Criminal y Estadística, son el centro del engranaje. Un hecho en particular, confirmado a esta redacción, planteó un interrogante ¿Intentaron espiar a el ex gobernador Carlos Verna?
Desde hace algunas semanas, La Pampa ha ocupado un importante lugar en la prensa nacional por ser la cuna del ex espía Alan Ruiz, sindicado como una pieza clave en el sistema de espionaje ilegal del macrismo, que tuvo su paso en la provincia como el secuaz de Juan Carlos Tierno en el ministerio de Seguridad.
El interés que despertó su figura, motivo a que periodistas bonaerenses compartiera información con LA ARENA, que posteriormente fue confirmada. Según contaron, a la provincia lo trajo el propio Juan Carlos Tierno y recordaron que en aquel entonces él coqueteaba mucho con Patricia Bullrich. «Era evidente la buena relación entre ambos», indicaron.
Tras la asunción de 2015, cada ministro eligió como conformar su equipo de trabajo, y allí fue que el ex titular de Seguridad designó a Alan Ruiz, que para ese momento era un desconocido en la provincia de La Pampa. «El que lo llevó allá es Tierno», remarcaron.
Incluso, ex integrantes del entorno de Tierno recordaron un cortocircuito que se generó con el gobernador Carlos Verna. Se trataría de una propuesta que el ex ministro y su «secuaz» le llevaron al por entonces mandatario. En ese momento, intentaron convencerlo para hacer un supuesto «barrido» en el despacho y constatar si había micrófonos ocultos allí. Sin embargo, la propuesta no avanzó debido a que, desde que se lo presentó en un primer momento, Verna «desconfiaba» de la figura de Ruiz.

De La Pampa a la AFI.
Según consignó Diego Genoud en un artículo publicado en Letra P, Alan Ruiz «es un subcomisario que pasó por la Policía Metropolitana y llegó al organismo en el momento en que, bajo la conducción del broker Gustavo Arribas y la dirigente del PJ porteño Silvia Majdalani, aceleró el descontrol de los servicios».
Desde la ex SIDE, comandó «un operativo múltiple de persecución y espionaje con narcos y miembros del Servicio Penitenciario Federal que ahora es investigado por el juez de Lomas de Zamora Federico Villena. Pero tuvo un trampolín para acceder a las alturas del edificio de la calle 25 de mayo, frente a la Casa Rosada: su paso por el Ministerio de Seguridad de la Nación entre 2016 y 2018 o, lo que es lo mismo, su vínculo personal con Patricia Bullrich».
El articulo da cuenta que Ruiz conocía «bien» La Pampa, y en la provincia también lo conocía. Sobre su arribo, se precisó que «llegó en diciembre de 2015 convocado por el entonces ministro de Seguridad de Carlos Verna, el bolsonarista Juan Carlos Tierno».
«Aterrizó con fama de ser muy capaz en el área de inteligencia y asumió como director general de Inteligencia Criminal y Estadística. Enseguida, en las fuerzas de seguridad del lugar empezaron a señalarlo como un espía», agrega.
Sin embargo, aclara, en La Pampa actuó como un funcionario público más que participaba en operativos del ministerio, hablaba ante la prensa y ganaba incluso visibilidad mediática. Aquí es donde se pierde el hilo, porque no hay precisiones sobre «cómo llegó el futuro director de Operaciones Especiales de la AFI a la provincia. Pero, la relación de Bullrich con Tierno era excelente».
«El ministro de Verna formaba parte del Consejo de Seguridad que impulsaba Nación y viajaba seguido a Buenos Aires para verla, hasta que Verna lo echó en 2018. Durante la gestión de Tierno y Ruiz en seguridad, la AFI mudó la delegación de Bahía Blanca a Santa Rosa», afirma Genoud.

Sus huellas en La Pampa.
Marino no fue el único pampeano afectado por «denuncias envenenadas» desde el origen de la AFI. El diputado provincial del PJ, Espartaco Marín, sufrió en carne propia las operaciones y apareció en un expediente judicial como parte de una red que se dedicaba al tráfico de drogas.
En ese sentido, Marín ya ha declarado que espera que se investigue «la responsabilidad judicial, de inteligencia y la comunicacional, periodística, que es la que se necesita para hacer público una situación».
En ese sentido, lo llamativo es que el artículo de Letra P menciona a que el listado de personas investigadas, que se filtró de una oficina municipal, fue publicada por un periodista pampeano, que actualmente se desempeña en el área de prensa del Ministerio del Interior de Nación, «en un portal digitado desde Buenos Aires».
«El objetivo de la AFI amarilla se cumplió: Marín, que quería ser candidato a diputado nacional, tuvo que bajarse de la pelea electoral y fue sobreseído finalmente en diciembre pasado 2019», añade y revela que «en el expediente figuraba el nombre del espía que firmó la falsa acusación. Era José Padilla, el subdirector de Asuntos Legales de la AFI, a quien Caamaño sumarió y le inició una causa penal».
Sobre este hombre, describe que «era el número dos de Juan Sebastián Destéfano, un soldado de Daniel Angelici. Bullrich estaba al tanto de los detalles del caso. Tanto, que Mac Allister dejó de alentar las denuncias contra Marín cuando la propia ministra le envió un mensaje diciéndole que no había pruebas contra el joven dirigente del peronismo».
«Según afirman en Juntos por el Cambio, Ruiz salió de escena tras la derrota de Macri en las elecciones y parece haberse recluido en Neuquén. Ahora, dicen, trabaja para el sector privado. Busca intervenir desde afuera para frenar la investigación que lo tiene como objeto y que conduce más arriba, hacia lo alto del macrismo», concluye.