Inicio La Pampa Tierno, ¿la conexión pampeana en la red de espionaje macrista?

Tierno, ¿la conexión pampeana en la red de espionaje macrista?

SU MANO DERECHA APUNTADO COMO "PIEZA CLAVE" DEL CASO QUE CONMUEVE AL PAIS

El ex empleado de Juan Carlos Tierno en el Ministerio de Seguridad de La Pampa, Alan Ruiz, volvió a quedar al descubierto y lo consideraron «una pieza clave del espionaje macrista; el gran titiritero, cuya singularidad radicaba en seguir reportando a Bullrich». Además, lo señalaron como el «ladero más conspicuo» del ex titular de Seguridad y como el artífice de las causas por abuso sexual contra el senador Juan Carlos Marino, un rival electoral de Javier «Colo» Mac Allister, y del diputado justicialista, Espartaco Martín.
El nombre Alan Ruiz ya era conocido en la provincia. Pero, días atrás volvió a tomar estado público tras un informe que emitió el programa ADN, en el canal C5N. Allí, se denunció que Carlos Javier Mac Allister habría realizado una operación vinculada con la AFI para bajar de la precandidatura a gobernador de Marino. Durante el mismo programa, también se mostraron investigaciones de LA ARENA y vincularon la operación de espionaje con un «secuaz» del ex intendente y ex ministro Juan Carlos Tierno: Alan Ruiz, que se desempeñó como director general de Inteligencia Criminal y Estadística de la cartera de Seguridad y llegó a la AFI desde el Ministerio de Seguridad de la Nación, con el impulso de Patricia Bullrich, de estrechos vínculos reconocidos con el ex intendente de Santa Rosa, condenado por abuso de autoridad.
Sin embargo, un artículo escrito por Ricardo Ragendorfer, publicado en Tiempo Argentino, volvió a poner sobre la mesa las conexiones pampeanas con el sistema de espionaje que montó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri.

El sistema.
«Las causas judiciales iniciadas en los últimos días por delitos cometidos desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el régimen macrista sugieren la existencia de una estructura criminal enquistada dentro del propio Estado, en cuyo pináculo se adivina la figura de Mauricio Macri», señala el artículo.
A su vez, hace mención a otra «trapisonda» que se reveló ayer: el espionaje ilegal sobre unos 400 periodistas acreditados para cubrir en Buenos Aires, entre 2017 y 2018, las cumbres de la Organización Mundial del Comercio (OMS) y del G-20. «Lo notable es que tales trapisondas fueron efectuadas en base a un protocolo operativo ideado por el Ministerio de Seguridad y suscripto por su jefa, Patricia Bullrich. Este detalle conduce hacia un asunto hasta ahora no explorado: su gran influencia en la central de espías», agrega.
De todos modos, el artículo precisa que es necesario volver al invierno de 2016, cuando «el militar carapintada Juan José Gómez Centurión recorría los canales de TV en defensa de su honor, tras ser eyectado de la Aduana por una denuncia anónima. ‘¡Esta cama me la hizo Bullrich y (Silvia) Majdalani!’, repetía sin cesar. Todo indica que aquel hombre no se equivocaba».
«Ya entonces era de dominio público la gran sintonía entre la ministra y la subdirectora de la AFI. En los pasillos de la realpolitik no era desconocida la afinidad entre ellas. Un vínculo que se remonta a los días en que la ‘Turca’ -como a Majdalani todos la llaman- presidía la Comisión de Inteligencia de la Cámara Baja y Bullrich, la de Legislación Penal. También se podría decir que ambas fueron compañeras de estudios, ya que asistieron juntas a los cursillos para legisladores y jueces impartidos en la Escuela Nacional de Inteligencia», añade.
La nota indica que «allí, la señora Majdalani quedó deslumbrada por uno de sus profesores: Diego Dalmau Pereyra. De modo que años después, al acceder a la cúpula del organismo, lo puso en la jefatura de Contrainteligencia, el mismo puesto que el famoso Antonio Stiuso había dejado de mal modo. Se dice que esa vez la Turca le había hecho caso omiso a ‘Pato’, quien le había sugerido -desinteresadamente, claro- otro nombre para ese cargo».

El «golden boy» de Tierno.
Mientras tanto, continúa la reconstrucción, «en el Ministerio de Seguridad de La Pampa brillaba el joven director de Inteligencia Criminal, quien se había convertido en el ladero más conspicuo de Juan Carlos Tierno, el ultraderechista titular de esa cartera. Su nombre: Alan Flavio Ruiz».
«La devoción del ministro hacia él fue tal que hasta basó en su figura un documental transmitido por el canal de la provincia sobre el rescate, por parte de policías locales, de una adolescente pampeana secuestrada en Paraguay. Un héroe. Pero un héroe con ciertas oscuridades», afirma.
En este punto, el artículo apunta que, en La Pampa, «a Ruiz también se lo rememora por una maniobra urdida en complicidad con el ex crack de Boca y -por entonces- secretario de Deportes, Carlos Mac Allister, que consistió en armarle una causa por abuso sexual al senador Juan Carlos Marino, un rival electoral del ‘Colorado’. En otra causa también armada por Ruiz resultó involucrado el diputado justicialista Espartaco Martín».
La súbita renuncia, en diciembre de 2016, de quien califican como el «golden boy de la seguridad pampeana» dejó con «la boca abierta al ministro Tierno. No menos cierto es que aquella abdicación se debió a un ofrecimiento de Bullrich que Ruiz no pudo rechazar».

Una pieza clave.
El artículo hace un recorrido por los pasos posteriores de Ruiz tras su renuncia. «Desde entonces aquel tipo de porte intimidatorio y mandíbula de piedra supo posar para las fotos con ella en los actos oficiales, como coordinador de Asuntos Legales. Después fue puesto al frente del Programa de Búsqueda de Prófugos, hasta que la buena de Patricia se lo cedió a su amiga Majdalani. La Turca, muy agradecida, lo puso al frente de Operaciones Especiales, una dirección interna de la AFI que absorbió ciertas tareas -y los atributos- del área a cargo de Dalmau Pereyra».
Fue de esta manera que Ruiz pasó a ser «una pieza clave del espionaje macrista; el gran titiritero, cuya singularidad radicaba en seguir reportando a Bullrich».

«Es descabellado involucrar al ‘Coti’ Nosiglia'»
Allegados al senador nacional de La Pampa, Juan Carlos Marino, descalificaron las supuestas declaraciones de Alan Ruiz, que fueron difundidas en un informe televisivo, y afirmaron que «es descabellado involucrar al (Enrique) ‘Coti’ Nosiglia» en la operación contra el legislador radical, que involucró una denuncia por abuso sexual.
«Es insólito involucrar al ‘Coti'», insistieron y denunciaron que el ex «secuaz» de Tierno intenta «limpiar la imagen del ‘Colo’ Mac Allister y de Macri. Esto no es Nosiglia, esto es el PRO».
Desde el entorno del senador Marino consideraron que las declaraciones de Alan Ruiz, involucrándolo al ‘Coti’ Nosiglia «son un intento de embarrar la cancha, no cabe la menor duda que toda la opereta, que terminó con Marino bajándose de su precandidatura a gobernador de La Pampa, tienen que ver con el PRO».
Desde el entorno del senador expresaron su malestar tras un curioso informe televisivo, que se emitió ayer en el canal A24. Luego de que el nombre de Alan Ruiz estuviera en el centro de escena por la causa de espionaje, la señal televisiva difundió un supuesto audio donde el ex jefe de Operaciones Especiales de la AFI dialoga con un agente y explica la operación contra el senador Marino.

«La jugada».
El audio se trataría de una conversación grabada que se filtró tras el escándalo que se armó tras la denuncia contra la gestión de Mauricio Macri por espionaje ilegal. Allí, Ruiz le dice al agente: «Yo te la había contado a esa, que lo iban a operar al ‘Colorado’ Mac Allister con el tema de los pibes ¿Te acordas? Justo cuando fue lo de Independiente».
En ese marco, afirma que «la jugada que le hicieron aparentemente se cocinó el día anterior, porque el día anterior la mina estaba twiteando cosas que hacía el senador, y al otro día va y lo apunta», en relación a la presentación de la denuncia por presunto abuso sexual.
Esto se debería, siempre según las elucubraciones de Ruiz, a que «cuando el tipo (por Marino) hace la consulta por el tema de (la elección de) La Pampa, ¿Viste que hacen el tema de los escenarios posibles? En esos escenarios, uno de los tipos que más media para el radicalismo es Marino, y lo operaron los radicales. Ahí lo apuntan al ‘Coti’ (Nosiglia)».
El ex secuaz de Tierno afirma «Lo operaron de ahí…», en alusión a la Unión Cívica Radical. «Está re mal ¿viste? Porque lo hicieron mierda (sic). No se levanta nadie de esa», finaliza el audio.

«Es insólito».
Desde el entorno de Marino negaron rotundamente que la «operación» haya venido desde la propia UCR. A su vez, señalaron que Nosiglia es una figura muy cercana a Marino, con la que construyó un importante vínculo. Por estos motivos, calificaron a la teoría como «descabellada» e insistieron en que es «un audio raro» con el que se intenta «embarrar la cancha».
Además, precisaron que políticamente «no le convenía al ‘Coti’ que Marino se baje, porque perdía la posibilidad de sumar un gobernador. Habrá que esperar a que la Justicia determine todo esto», apuntaron.
Finalmente, señalaron que esta última información llamativamente salió luego del informe difundido en C5N, donde se denunciaba que Carlos Javier Mac Allister habría realizado una operación vinculada con la AFI para bajar de la precandidatura a gobernador del senador radical Juan Carlos Marino. Justamente, en el armado de la operación vincularon al ex «secuaz» de Juan Carlos Tierno: Alan Ruiz.

Lovera, en la lista.
El senador nacional por La Pampa, Daniel Lovera (PJ), figuró entre la lista de personas que fue espiada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión del ex presidente de Mauricio Macri.
La denuncia judicial presentada, sobre el posible espionaje macrista, afecta a 28 personas del mundo académico y 58 dirigentes empresarios, sindicalistas y políticos de izquierda. Según reveló Perfil, se trató de un seguimiento que se les había hecho a quienes participaron de la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, de 2017. En este caso, se llegó a recolectar información sobre los familiares, pasaporte, teléfonos, cuentas bancarias, participaciones societarias, propiedades, vehículos, fotos de redes sociales y hasta si contaban con empleadas domésticas.
En ese marco, en las últimas horas surgió el nombre del senador nacional Daniel Lovera. Según consignó el medio porteño, con el mismo detalle de información, entre las pruebas que se presentarán este lunes 8 de junio a la justicia, también figura el nombre del legislador pampeano, que en aquel momento era miembro de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios.