Inicio La Pampa "Tierno y Alan Ruiz espiaban a todos"

«Tierno y Alan Ruiz espiaban a todos»

HABLO OTRO EX

Otro ex funcionario del Ministerio de Seguridad brindó detalles de la relación entre el ex ministro, Juan Carlos Tierno, y el espía Alan Ruiz, sindicado como una pieza clave en el sistema de espionaje ilegal del macrismo.
Se trata del ex director de Comunicación Social, Guillermo Martínez, quien reveló que se espiaba a todos los empleados del Ministerio. «Ruiz tenía un cuaderno con los detalles de cada uno de nosotros», disparó.
Según la versión que dio en diálogo con LA ARENA, el ex funcionario contó que todo comenzó en 2014, cuando Tierno «nos llamó a todos para conformar el equipo de trabajo del Ministerio de Seguridad. Primero fuimos llamados quienes estaban cerca de él en La Pampa, luego se terminó el equipo trayendo la gente de Buenos Aires».
«En este caso, la gente de Buenos Aires aparentemente la ponía el PRO, cosa que nosotros no sabíamos, a través de Patricia Bullrich», afirmó y comentó que fue así que arribaron Claudio Izaguirre, Fabián Fieiras y «también en ese momento Alan Ruiz, que en primer instancia iba a ser secretario de Seguridad, eso era lo que había planteado Tierno cuando nos juntó a todos para que conformemos el equipo».
Martínez sostuvo que en ese entonces «no teníamos idea de quién era Alan Ruiz, ninguno de nosotros que estábamos en el equipo que supuestamente formaba Tierno para el Ministerio de Seguridad, por lo tanto lo creíamos una persona capacitada para el trabajo que se había encomendado. Así fue como llegó a conformar el equipo».
Sin embargo, afirmó ser «el primero que se da cuenta de que los mismos empleados del ministerio éramos escuchados o seguidos, a través de las líneas telefónicas. El primero que tiene problemas con Alan Ruiz soy yo. Porque a través de las escuchas que me habían hecho a mi, el seguimiento que me habían hecho, Tierno inventa la causa en la cual me pide a mi la renuncia».
Sobre este aspecto, relató que un día se encontró con el por entonces ministro y con Alan Ruiz. «Tierno explica que los problemas internos a él le preocupaban más que los externos, y en esos problemas internos entraba yo porque me decía que yo tenía una causa. Era si una causa que había pasado por mi, pero que yo había quedado libre de culpa y cargo», explicó.
«Pero sí había escuchas o contactos, entonces a mi me culpan de que tenía relación con el Partido Justicialista, que entraba o salía del partido. Ese fue el problema más grave que tuve. Pero, cuando yo renuncio, lo que ellos no sabían era que yo tenía en mi poder estos viáticos truchos que Tierno hacía, a los cuales hice referencia en la denuncia que hice en su momento», agregó.

El cuaderno de Ruiz.
Martínez remarcó que fue «la primer víctima de este problema», en relación al «seguimiento que Alan Ruiz hacía todos los empleados y funcionarios del Ministerio». En su relato, reveló que «evidentemente lo hizo porque en ese momento él tenía un cuaderno rojo en la mano, donde Alan Ruiz tenía los detalles de cada uno de nosotros, qué hacíamos y que no , de dónde veníamos, con quién teníamos contacto».
Si bien pasaron varios años desde su paso por la cartera de Seguridad, contó que «era un cuaderno rojo, muy parecido al Gloria tapa blanda», y que Ruiz lo tenía en su poder. «Ahí anotaba absolutamente todo». Incluso, afirmó que al presentar la renuncia, se va «peleado, porque justamente estaban escuchando todo lo que yo hablaba. Cuando me fui, me dijeron que no podía hacer nada porque tenían toda mi vida escrita en un papel».

El «apriete» a Verna.
Martínez señaló que así surgió también, según el «radio-pasillo», el comentario de que «Tierno estaba tratando de presionar de alguna manera al ex gobernador Carlos Verna, donde lo querían apretar con algún tipo de causas porque tenían escuchas. Eso era lo que se comentaba dentro del Ministerio por esos días».
«La idea era que entre Alan Ruiz y Tierno iban a apretarlo a Verna porque en ese momento el Ministerio de Seguridad trabajaba con muy pocos fondos disponibles. Entonces, la idea de sacar dinero para financiar el movimiento este que estaban haciendo, era apretarlo a Verna con escuchas», amplió.
El ex funcionario aseguró que «esto lo que saben todos los funcionarios, que no lo quieran decir porque sientan que hay algún tipo de presión o pueda haber alguna represalia, yo los entiendo, pero el único que tuvo el valor de ir a defender los derechos de cada uno de los funcionarios fui yo, que hice las denuncias en la FIA».
«Todos los funcionarios que tuvieron en ese paso pueden decir y asegurar las presiones, el seguimiento y la persecución que nosotros teníamos dentro del Ministerio», remarcó.

De Bullrich a Tierno.
Martínez sostuvo que «Alan Ruiz siempre fue un ladero de Patricia Bullrich, antes trabajaba en las oficinas del PRO en Buenos Aires. Los que estamos en el ambiente político hoy, sabemos que tuvo relación toda la vida con el PRO». El problema, continuó, «era que en su momento, siendo funcionarios, qué podíamos decir si la cabeza del Ministerio era quien comandaba y daba las ordenes, en este caso Tierno».
A su vez, contó que al momento de conformar el equipo de trabajo quien «iba a estar en el lugar de Alan Ruiz era otra persona», pero no ocurrió porque sino «no tenían la posibilidad de tener las escuchas de todo el mundo». De esta manera, según Martínez, vino a ocupar el rol «de informante de Tierno en La Pampa».
«Yo me fui de La Pampa extrañando mi familia, dejando muchas cosas de lado por muchas presiones, amenazas y muchas cosas que venían de la mano de estas investigaciones absurdas. En vez de seguir a los narcotraficantes, a los delincuentes, en el Ministerio de Seguridad de La Pampa se persiguió a los funcionarios. Te amenazaban, tengo esto, tengo aquello. Imagino la situación que deben haber vivido algunos funcionarios o compañeros que estaban en diferentes Ministerios, algunos en su momento eran ministros o allegados, y que tenían algunas escuchas y con esto lograban sus amenazas, sus aprietes», concluyó.

«Era el productor de Luis Majul»
Daniel Llermanos, abogado de Pablo y Hugo Moyano, afirmó que el conductor de televisión Luis Majul mantenía un estrecho vínculo con el espía Alan Ruiz, quien se desempeñó como ex director de Operaciones Especiales de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el macrismo.
La vinculación surgió en medio del escándalo por espionaje ilegal durante la gestión de Mauricio Macri y luego de que Pablo Moyano afirmara que existían periodistas que operaron contra Camioneros. En ese sentido, Llermanos manifestó que la información que se obtenía de sus clientes aparecía en un canal de televisión y, especialmente, en el del periodista Luis Majul. Según el abogado, la razón del espionaje era muy clara: «Moyano no había aceptado la flexibilización laboral y la CGT no podía avanzar».
En declaraciones a El Destape Radio, Llermanos aseguró que «Alan Ruiz actuaba como productor ejecutivo del programa de Luis Majul» y dio cuenta de la existencia de una carpeta denominada «Operación Majul».
«Prepararon una denuncia absolutamente falsa para hacer allanamientos gigantescos al Sindicato de Camioneros. Era un ida y vuelta entre la AFI y Majul que lo difundía, daba reportajes y decía por qué no lo detenían a Moyano. La cantidad de seguimientos que se desatan a partir de que Pablo Moyano dice que no a la reforma laboral es notable», destacó el abogado.
A su vez, denunció que «Majul era el que más cobraba durante el macrismo, más que Leuco. Una vez cobró por un corto de cuatro minutos, actualizado a hoy, $ 8 millones. Majul tenía información que no venía de los parques sino de la AFI», sostuvo Llermanos y contó que «hubo unas pegatinas de Majul y Conte Grand que parecía que eran hechos por algún camionero enojado con Majul». Según el abogado, Alan Ruiz mandó a investigar los afiches contra Majul y «apuró a su gente porque les decía que era para el programa del domingo».
Llermanos señaló que «crearon el operativo Camión Junior y Camión Senior, saquen ustedes sus conclusiones» y afirmó que, además de los trabajos que les daba la AFI, «se conseguían changuitas como proteger bunkers de drogas o hacer maldades a pedido de algún mafioso».
El ex juez subrayó que «la AFI dependía de Macri desde el punto de vista funcional. Arribas era de su confianza, que vivía en su departamento». Según el relato del abogado, los informes de inteligencia se llevaban a la Casa Rosada, a Susana Martinengo, y ella se lo daba a Nieto. Además, destacó que «Alan Ruiz, antes de estar en la AFI, era el hombre de confianza de Bullrich en el Ministerio de Seguridad».