Inicio La Pampa Tiro Federal: el Ejército cederá todo el predio

Tiro Federal: el Ejército cederá todo el predio

PARQUIZACION

El Ejército Argentino está dispuesto a ceder a la municipalidad de Santa Rosa el amplio terreno ubicado sobre la Ruta Nacional n° 5, donde alguna vez funcionó el Tiro Federal. Se trata del remanente del amplio predio que se ubica entre la misma ruta -en total 3,39 hectáreas-, que habían quedado en manos de las Fuerzas Armadas después que el resto -poco más de seis hectáreas- quedaran para la ciudad en la gestión de Néstor Alcala como intendente.
Este diario informó hace algunos días que hay una intención del municipio de parquizar y transformar en un paseo el espacio del «medio», esto es 3,07 hectáreas, entre las calles Savio y Mosconi.

Un proyecto.
Como se indicó en la edición del pasado 18 de junio, funcionarios de la actual administración municipal -el secretario de Obras Públicas Pablo de Dios Herrero, y Tobías Garzarón, de Planificación y Proyectos-, revelaron que se trabaja en una proyección vinculada al predio que fuera adquirido por Néstor Alcala, y sobre un par de ideas que el actual intendente Leandro Altolaguirre trataría de llevar a la práctica antes de finalizar su mandato, aunque habrá que ver si lo puede concretar antes del 10 de diciembre.

Listo para lotear.
Las 3,15 hectáreas del predio ubicadas entre Mosconi y Avenida Palacios -y delimitada al Este por la calle Tueros, y al Oeste por F. Pérez-, se van a lotear, según está decidido.
¿En los escasos 6 meses de mandato de Leandro Altolaguirre se podrá hacer? Daría para pensar que difícilmente se llegue a la venta de esos lotes -serían unos 50-; aunque bien se podría avanzar en el paseo y parquización del «medio», y en la apertura de las calles como ya se hizo con Doering.

¿Y los terrenos que dan a ruta 5?
Lo que quedaba por definir es cuál sería el destino de las 3,39 hectáreas que el Ejército Argentino aún se reservaba desde calle Savio a la Ruta Nacional n° 5.
LA ARENA pudo saber, a través del coronel Paulo Pardo, que el Ejército Argentino tiene la administración de ese sector: «Tenemos la custodia del lugar, y hacemos el mantenimiento», dijo el jefe de la Décima Brigada.
No obstante el jefe militar dejó una buena noticia para los santarroseños, y particularmente para los que residen en la zona del Tiro Federal, quienes en no pocas oportunidades hicieron escuchar su protesta porque el predio significa un retroceso, al impedir que la ciudad siga avanzando hacia el Este, y también porque no estaba bien cuidado.
Los vecinos hasta llegaron a argumentar que tenían razones para preocuparse por la seguridad, dado la oscuridad y el prácticamente abandonado espacio.

Terreno «prescindible».
Ahora Pardo le dijo a este diario que el Ejército puso esas 3,39 hectáreas «a disposición de la Agencia de Bienes del Estado, porque se las considera prescindibles» para la fuerza. «Eso se propuso ya el año pasado, porque consideramos que hoy no lo necesitamos. Obviamente nosotros no podemos lotearlo ni venderlo», completó.

Placita del Barrio Fitte, del Ejército.
El coronel Pardo también confirmó que «la placita del Barrio Fitte es propiedad del Ejército Argentino, y por eso colaboramos con arreglarla un poco y pintarla, junto a la municipalidad. En algún momento alguien le cargó al Ejército ese paseo, pero siempre fue administrado por el municipio», reconoció.
Con respecto a los terrenos de la fuerza en la ciudad dijo que hoy se ocupa Ingenieros e Infraestructura del Ejército, y aquí «tenemos la oficina de Bienes Raices, que lleva la gestión de todos los predios de la Brigada».

Otros de Nación a la Provincia.
Por su parte la abogada Rosana Bertone -quien supo ser gerenta de Jurídicos del Onabe (Organización Nacional de Bienes del Estado)-, recordó que «antes todas esas propiedades» las manejaba ese organismo, y en ese sentido se puede recordar que la profesional santarroseña gestionó la entrega del antiguo edificio de Correos -en Rivadavia e Hilario Lagos- a la Provincia.
De la misma manera durante su gestión se consiguieron convenios para que la Plaza de la Pirámide, en Terrenos del Ferrocarril, dejara del ser del Estado Nacional.
Señaló que antes «el Estado administraba todas las propiedades, salvo las que tenían que ver con las Fuerzas Armadas, por lo que se entendía que era una cuestión estratégica y de seguridad», pero eso cambió y ahora es la AABE la que «tiene competencia» incluso sobre bienes del Ejercito.

Impulso para el progreso.
Lo cierto es que -ante la certeza que las Fuerzas Armadas consideran que el predio es «prescindible» para sus actividades- hay una muy buena posibilidad de que los terrenos del Tiro Federal Santa Rosa finalmente puedan ser incorporados a la ciudad. Sería sin dudas un impulso para el progreso de un sector muy importante, hasta ahora «frenado» precisamente por un amplio predio que casi se puede decir luce hoy poco menos que abandonado.

Peligro por enormes paredones
Los vecinos de la zona han venido advirtiendo del peligro que representan los enormes paredones que, en otros tiempos cuando el Tiro funcionaba como tal, servían de parapeto ante los disparos que se efectuaban a los «blancos» ubicados en esos lugares.
Se ha podido observar que los chicos los utilizan para jugar, muchas veces caminando riesgosamente -haciendo equilibrio- sobre esos «tapiales» morrocotudos, sin importarles que debajo de cada uno de ellos hay fosas realizadas en cemento (desde allí, bajo la superficie se «marcaba» la efectividad de los tiradores).
Sería bueno que alguna autoridad vaya por el lugar y observe la posibilidad de «bajar» esos muros enormes. Y hasta se podría lograr que la gran cantidad de ladrillos con que están construidos puedan ser reutilizados para otras obras.
El coronel Pardo le dijo a este diario que «se podría ver, presupuestar el trabajo que significaría retirar» esos paredones, y tal vez con un convenio con la municipalidad retirarlos.
Las instalaciones del Tiro Federal están prácticamente abandonadas desde hace varios años, y es motivo de quejas del vecindario. Consideran que, de alguna manera, el predio puede transformarse en un sitio peligroso.