Inicio La Pampa "Todas tienen problemas"

«Todas tienen problemas»

El secretario de Planeamiento Urbano, Obras, Ambiente y Servicios Públicos de Santa Rosa, Guillermo Bergonzi, acompañará hoy al intendente Luciano di Nápoli en la reunión que se desarrollará en Buenos Aires con autoridades nacionales. «Pensamos reunirnos con gente del Ministerio de Obras Públicas y de Vialidad Nacional, que esperamos sean nuestros acompañantes en la gestión», explicó el secretario comunal.
«Los vamos a poner en conocimiento de la situación en que se encuentra Santa Rosa, y los planes que tenemos, aparte de la gran cantidad de limitaciones. Va a ser un primer contacto, que creemos que va a servir también al gobierno provincial para poder trabajar en conjunto municipio, provincia y el gobierno Nacional», señaló.

Sin grandes obras.
El funcionario señaló que no se han iniciado grandes obras en la ciudad aún, porque los servicios insumen muchas horas de mano de obra, de equipos e insumos. Sin embargo, aclaró que están trabajando con la provincia y la universidad en la creación del Plan Integral de Saneamiento, para suplantar el denominado Plan Director, que la gestión de Altolaguirre nunca finalizó. «En cuanto a obras de envergadura intermedia, estamos trabajando gracias al aporte de la provincia en la reparación de las dos estaciones de bombeo, y a mediano plazo en la reparación de las plantas de tratamiento cloacales, siempre con fondos provinciales», puntualizó.

Todas con inconvenientes.
Respecto de las obras que quedaron inconclusas de la gestión de Altolaguirre, Bergonzi indicó que «todas tienen algún inconveniente, técnico, temporal, legal, y financiero también. Por ejemplo en las obras que se hicieron a través de convenios con la provincia, en el barrio Butaló, la gestión anterior dejó que esos convenios se vencieran».
«Partiendo del compromiso del gobierno provincial, de financiar la obra de todos los sistemas del barrio Butaló, agua potable, cloacales y pluviales, la gestión anterior decidió con un criterio para nosotros erróneo, hacerla en cuatro etapas, en vez de hacer una sola obra. De esta manera cuadruplicó los problemas administrativos, legales, contables», explicó el funcionario.

Atrasos.
El secretario aseguró que hubo «atrasos desde el inicio y obviamente en la ejecución», por lo que los fondos aportados por la provincia se vieron en parte licuados con la inflación.
«Por otro lado, coordinar la intervención en un barrio específico de distintas obras y con distintas empresas trabajando se hace muy difícil. Por ejemplo, lo primero que se hizo fue cambiar la colectora cloacal en la calle Macachín, y después proyectaron la repavimentación, no tuvieron en cuenta la necesidad de ejecutar cordón cuneta y tuvieron que hacer una modificación de ese contrato», añadió Bergonzi.
«Surgieron otros inconvenientes técnicos en un sector del Butaló III, con tareas adicionales para terminarlo. En ese sentido estamos trabajando en una ampliación de plazos, con una adenda de fondos adicionales, para poder ejecutar ese anexo adicional no previsto. Se estima, exceptuando una cuarta etapa que todavía no se ha podido ejecutar y contratar, que las obras de los barrios Butaló estarán concluidas en alrededor de meses», indicó.

Trasvase.
«En la obra del trasvase, la manera de proceder fue similar, se inició la obra a partir de un convenio con Nación, por la mitigación de las inundaciones. Se hizo una primera etapa que fue la compra de la cañería y de las bombas, pero la obra en sí tiene cinco contratos distintos. La compra de la cañería, la compra de las bombas, que son los que ya están terminados, la colocación de la cañería es un tercer contrato, después hay contratado un fusionista para unir esos caños y por último la parte eléctrica es otro contrato», detalló.
Bergonzi agregó que «al haber tantos actores intervinientes, la coordinación de todos ellos es lo que produjo la demora. Por eso estamos otorgando una ampliación de plazos, ya que si bien le falta poco a la obra, se sigue dependiendo de la coordinación de todas las empresas. La obra contó con fondos nacionales, que se usaron para pagar la cañería y las bombas, pero la ejecución se está pagando con fondos municipales».

«Verdadera solución».
Bergonzi señaló que «hay un proyecto, que creemos que es la verdadera solución a estos inconvenientes, y es el que establece una nueva estación de bombeo en la zona este, del doble de capacidad que la que se está instalando, y con una cañería que esquiva la zona urbana hasta la calle Balbín, que está sin asfaltar».
«Coincide el proyecto con la reparación de la Estación de Bombeo 2, que tiene una traza parecida por la misma calle. La Administración Provincial del Agua está por licitar esa obra, pero hay espacio tranquilamente para que ambas cañerías pasen por la misma calle. Otra cuestión es que el proyecto de esa otra obra grande permitiría que las bombas funcionen incluso mientras está lloviendo, porque la obra actual por la Circunvalación desemboca en un sistema pluvial local, es decir que mientras esté lloviendo ese pluvial va a recibir aportes, limitando el uso de la bomba», concluyó el funcionario.

«Equipos en malísimo estado»
Bergonzi explicó que se están ejecutando «las obras de menor escala, que son muchas veces las más urgentes. Estamos muy preocupados por el estado general en el que encontramos todas las herramientas. Todos los equipos están en malísimo estado. Tenemos una sola retroexcavadora funcionando, y en el estado de la ciudad, entre las redes colectoras, las de agua, los pluviales y el estado del pavimento, es casi lo mismo que no tener nada. Los camiones desobstructores también están todos en mal estado, hay uno solo que está medianamente utilizable».
«Por eso estamos intentando gestionar fondos para reparar equipos y la posibilidad de que nos ayuden con las maquinarias de Vialidad provincial, para superar esta situación de emergencia total. Además estamos trabajando con la provincia para la pavimentación y repavimentación de las calles de la ciudad», sostuvo finalmente.