Inicio La Pampa "Todo esto es violencia institucional"

«Todo esto es violencia institucional»

NUEVA DENUNCIA EN LA DELEGACIÓN DE RELACIONES LABORALES

Trabajadoras y trabajadores de la Delegación de Relaciones Laborales Santa Rosa perteneciente a la Secretaría de Trabajo volvieron a denunciar un hecho de amedrentamiento dentro de la dependencia.
En enero de este año, los trabajadores y trabajadoras entregaron un petitorio al secretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, donde se solicitó el cese inmediato de la persecución a afiliados a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), hostigamiento y violencia laboral, como así también la mejora de las condiciones edilicias y cumplimiento de la normativa en materia de seguridad e higiene.
En ese momento se sucedieron una serie de hechos tales como la pegatina de carteles en la repartición, con leyendas solicitando que se vaya el gremio (es el que tiene mayor representatividad en la provincia de La Pampa). Esta conducta motivó la solicitud de baja de los carteles con esas leyendas, en sendas notas remitidas a la funcionaria a cargo de esa repartición, Daniela Dieser, como así también a toda la cúpula de funcionarios jerárquicos -incluído el secretario de Trabajo- quienes estaban en pleno conocimiento de estos hechos, por resultar «conducta antisindical y antigremial».
El agravante de la situación es que justamente se dio en un ámbito cuyo objetivo específico es el de garantizar el ejercicio de los derechos de los trabajadores y bregar por la libertad sindical. Ante la falta de respuestas, los trabajadores y trabajadoras afiliadas a ATE realizaron una serie denuncias ante la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), a cargo de Juan Carlos Carola. Hasta el momento, las y los trabajadores no recibieron respuesta alguna.

Nueva denuncia.

El 29 de marzo pasado, una trabajadora de Relaciones Laborales realizó una nueva denuncia ante la FIA, ya que en horas de la mañana de ese día, en el patio de la dependencia y en horario laboral, fue increpada por un hombre ajeno a la dependencia, porque según él, «la trabajadora le estaba sacando fotos».
Fuentes ligadas a la representación gremial le dijeron a LA ARENA que «este sujeto procedió a amendrentarla acercándose a ella para sacarle el celular. Ante su negativa, seguía acercándose, y en ese momento la delegada normalizadora de ATE Mariana Intronati intervino. Inmediatamente se intentó contactar a los funcionarios a cargo del área, pero tanto la delegada de Relaciones Laborales, Daniela Dieser, como el director general, Leonardo Luque, se encontraban fuera del organismo», explicaron.

«No es un dato menor».

Asimismo, señalaron que «la trabajadora protagonista del hecho es afiliada a ATE, lo cual no resulta un dato menor, porque el hombre que la increpó es un delegado de UPCN ajeno a la dependencia y pareja de una trabajadora que sí se desempeña en el sector».
Y añadieron que el hombre acusado «es públicamente militante de las filas del secretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, ya que así lo ha manifestado en distintas redes sociales. Tal vez de allí pueda inferirse, que a pesar de los protocolos Covid-19, se le permita el ingreso y permanencia en la Delegación de Relaciones Laborales, por parte de los funcionarios a cargo».

Indignación.

Desde ATE señalaron finalmente que «los trabajadores y trabajadoras del sector han manifestado su indignación, como así también la desidia y la falta de seguridad jurídica por parte del Estado, que no toma cartas en el asunto en el conflicto denunciado hace años (desde 2019), por interpretación o encuadre erróneo de los hechos, por falta de marco legal, o por cuestiones que escapan a la lógica de agentes que saben perfectamente por el lugar donde desempeñan las tareas».
Y añadieron que «todo esto se trata de moobing y violencia institucional. La pregunta es cuál es el hecho gravísimo que debe acaecer para que se tomen cartas en el asunto, más aún teniendo en cuenta el lugar donde ocurren estos hechos y la dicotomía entre las funciones u objetivos específicos de las autoridades y el efectivo ejercicio de las mismas», concluyeron.