domingo, 20 septiembre 2020
Inicio La Pampa "Todo me recuerda a mi padre"

«Todo me recuerda a mi padre»

MARTIN BERHONGARAY, EN LA CAMARA DE DIPUTADOS NACIONAL

«Estoy trabajando en distintas iniciativas que espero ver convertidas en leyes, para que nunca más las provincias que estamos aguas abajo tengamos que padecer los atropellos de las arribeñas», anunció el diputado nacional Martín Berhongaray (UCR). El joven legislador ocupa desde el 10 de diciembre una banca en el Congreso Nacional, y resulta la continuidad de su padre Antonio Tomás Berhongaray, quien también fue destacado parlamentario cuando gobernaba el país Raúl Alfonsín. El actual diputado, fiel a su estilo, fue uno de los primeros en esta gestión en ponerse a trabajar y va «todos los días» a su despacho.

-¿Qué diferencias encuentra entre su trabajo como legislador provincial y ahora como diputado de la Nación?
-Creo que en esencia el trabajo parlamentario es el mismo. Sigo estudiando en profundidad los distintos temas, y busco generar permanentemente iniciativas que le mejoren las condiciones de vida a los ciudadanos.
-Siempre se dice que las luces de Buenos Aires atrapan…
-Trato de exigirme mucho en Buenos Aires como me exigía antes en La Pampa y voy a buscar de alcanzar los mismos resultados. Lo que veo diferente es la dinámica del día a día, donde al ser tantos legisladores nacionales, los vínculos son un poco más distantes.
-No hay tanto intercambio con otros legisladores.
-Claro, no resulta tan fluido como ocurría en la Legislatura de La Pampa, donde nos conocemos mucho más ya sea con los diputados de tu mismo bloque, como con los de otros bloques, y permanentemente todos están a disposición para conversar y discutir los temas.
-Pacheco, su papá, ocupó también una banca allí… ¿qué sensaciones le genera?
-Yo era bastante chico cuando papá fue diputado, pero tengo el recuerdo de que se sentaba un par de filas más adelante de donde estoy, y más hacia el centro del recinto, pero a cotejar con mayor precisión cuál era su ubicación exacta.
Las sensaciones… son muchas y muy fuertes, porque prácticamente todo me recuerda a mi padre. Además siempre me encuentro con alguna persona que me habla de él y me cuenta alguna historia de militancia que compartieron juntos.
-Se encontró con trabajadores en el Congreso Nacional que recuerdan a Pacheco?
-Muchísimos. Los que vienen de los momentos de la recuperación de la democracia lo recuerdan casi todos, con mucho afecto y respeto, como una persona de bien y muy sencilla.
De hecho hay muchos que me han contado anécdotas, sobre momentos que han compartido con mi padre, y que lo recuerden de ese modo me llena de orgullo y satisfacción.
-Ve alguna posibilidad de plantear las problemáticas hídricas de La Pampa en el Congreso, y que sea escuchada la voz de los pampeanos. Piensa trabajar en conjunto con Pérez Araujo?
-Por supuesto que no solo voy a alzar la voz en defensa de los intereses de La Pampa, sino que estoy trabajando en varias iniciativas que espero que sean convertidas en leyes para que nunca más las provincias que estamos aguas abajo tengamos que padecer los atropellos de las arribeñas.
Hay mucho por hacer en materia normativa en Argentina, pero también mucho que corregir en términos institucionales y políticos. Y por supuesto que para conseguir los resultados que pretendo va a ser necesario llegar a entendimientos no sólo con Pérez Araujo sino también con el resto de los diputados nacionales de La Pampa.
-¿Y con los de otras provincias?
-Hay que buscar adhesiones de los legisladores de las otras provincias porque tiene que cambiar una lógica muy arraigada en el país, y desarmar muchos de las estrategias históricas que tienen las provincias más poderosas.
-Como ex presidente de la Comisión de Ecología de la Legislatura pampeana, ¿cómo analiza el debate en torno a los agroquímicos?
-Es una cuestión que debe regularse de una manera adecuada para que la práctica sea segura y no ocasione riesgos de ningún tipo a la salud.
Trabajé el tema en varias oportunidades, y de hecho presenté un proyecto de ley para que se regule la venta y aplicación de plaguicidas en las áreas urbanas, que es el otro gran costado del asunto. En su elaboración se trabajó de manera conjunta con el Coprosave (Comisión Provincial de Sanidad Vegetal) que nuclea entre otras a la Universidad, el INTA, la Dirección de Agricultura de la Provincia.
-Hoy es un tema de agenda pública.
-Claro, y está muy bien. Ahora está en boca de muchos, pero yo lo empecé a trabajar con seriedad cuando pocos se ocupaban del asunto. Igual que con los ríos que hoy es un tema de agenda pública, pero hasta no hace tanto eran pocos los que lo trabajaban. Bienvenido que se abran los debates, siempre que el intercambio se haga con seriedad y bienvenido que la sociedad se involucre cada vez más en definiciones que son muy importantes en los tiempos actuales, porque lo que hagamos ahora va a condicionar el medio en el que van a vivir y desarrollarse las generaciones que vienen.

«No podía ni caminar».
«Me siento mejor. Ya salí del cuadro agudo que me habían originado las dos hernias discales que tengo a nivel cervical, desde hace muchos años y por las que me hice tratar en el pasado en varias oportunidades», contestó Martín Berhongaray al ser consultado por su estado de salud.
Por el problema que tiene se vio obligado a jurar en primer término entre los diputados de la UCR, para después retirarse del acto, y con posterioridad siguió un severo tratamiento.
Ante los que se alarmaron por su salud, el legislador dijo que «lo que ocurrió el año pasado fue que la intensa actividad parlamentaria, combinada con la campaña, hizo que tuviera que relegar los tratamientos que venía realizando habitualmente para atenuar las molestias. Por eso de a poco fueron apareciendo dolores en la espalda, que se fueron volviendo más intensos hasta que me tuvieron que internar porque directamente no podía caminar».
Agregó que «en un momento el dolor se volvió insoportable, y después tuve que estar varias semanas en cama hasta que la situación empezó a mejorar. Ahora tengo un tratamiento de rehabilitación muy largo por delante, de prácticamente un año, y debo intentar de cumplir el pie de la letra con todo lo que me indican los profesionales que me atienden, a los cuales les estoy sumamente agradecido».