¿Todos los caminos llevan a Rodríguez?

MANSION DEL CRIMEN SWINGER

Entre cinco casos posibles, el ex ministro pampeano es el que más coincidencias presenta con los trascendidos sobre el financista de la famosa casa donde se organizaban fiestas swinger.
El caso tiene de todo: sexo, intrigas, una posible venganza y una suma millonaria en disputa. Todo ello quedó al descubierto cuando sicarios asesinaron a un profesor de inglés en Maldonado, Uruguay, y por el crimen fue detenida su ex pareja, con quien mantenía una pelea por la venta de una mansión en Punta del Este donde se organizaban fiestas swinger. Esa casa, conocida como “Gypsy Queen” (“Reina Gitana”), es famosa por organizar fiestas swinger (intercambio de parejas) en la exclusiva ciudad balnearia de Uruguay y en la que participaban, en su mayoría, argentinos y brasileros. La mansión fue construida sobre un predio de 1.049 metros cuadrados, tiene 10 dormitorios y 10 baños y todo tipo de comodidades.
Según los medios uruguayos, el dinero para adquirir el terreno donde se hizo la mansión llegó de la mano de un alto funcionario de la administración del ex presidente Carlos Saúl Menem cuyo nombre no trascendió. Una investigación del diario El País consignó que la información había sido chequeada con cuatro fuentes independientes antes de asegurar que la construcción de esa mansión swinger había sido financiada por un argentino. Pese a que la identidad del “financista” no trascendió, todos los caminos conducen a una persona en particular. Sería un “hombre fuerte” de la política en la década de los ’90, y que se desempeñó dos veces en el cargo de ministro. A esta persona la vincularon emocionalmente con “Leticia”, la mejor amiga de Lulukhy (“Lulu” ó “La Gitana”) quien está detenida por el crimen de Vaz Fascioli. También sostuvieron que este ex funcionario “misterioso” hoy viviría en Estados Unidos.

Ex funcionarios.
Para saber quién podría haber sido el encargado de financiar la lujosa casa hay que retroceder en el tiempo. Volver a la década de los ’90 y analizar uno por uno a los ministros y funcionarios que formaron parte del Ejecutivo durante las dos presidencias de Menem.
La primera pista a tener en cuenta es que el “financista” ocupó dos veces el cargo de ministro. Dicha característica es compartida solamente entre cinco (5) personas. Todos “hombres fuertes” de la política; y uno de ellos fue Eduardo Bauzá. El mendocino era diputado de la Nación y en 1989 renunció a su banca para desempeñarse como ministro del Interior del Gobierno de Carlos Menem. Ocupó dicho cargo por seis meses. Luego se lo nombró como Ministro de Salud y Acción Social de la Nación, y después como Secretario General de la Presidencia de la Nación. En 1994 se creó una nueva figura institucional, la del Jefe de Gabinete de Ministros. En 1995 asumió dicho cargo, siendo el primer dirigente argentino en desempeñarse en el mismo. Actualmente se encuentra en Mendoza y a sus 79 años sufre de Parkinson y Alzheimer. Nunca vivió en el exterior.
Guido José Mario Di Tella también tuvo “la suerte” de ocupar cargos como ministro durante las dos gestiones del “menemismo”. Fue canciller, y cuando Menem asumió la presidencia en 1989 fue designado embajador en los Estados Unidos. Luego fue convocado para hacerse cargo del Ministerio de Defensa, aunque duró sólo seis días ya que pasó a ejercer el cargo de canciller. Di Tella resultó a la postre quien mas tiempo estuvo en ese cargo en la Argentina, desde febrero de 1991 hasta diciembre de 1999. El ex ministro murió en el año 2002 a los 70 años, estaba casado y tenía 5 hijos. Vivió en el exterior por cuestiones laborales.
Un caso muy particular fue el de Antonio Erman González. El riojano -falleció en el 2007 a los 71 años- y durante la presidencia de Menem -desde 1989 hasta 1999- ocupó tres diferentes Ministerios (Salud, Economía y Defensa). Vivió en Italia, donde ocupó el cargo de Embajador.
Tenía pendientes dos juicios orales a los que iba a ser sometido, bajo sospecha de corrupción. Uno por la venta ilegal de armas a Croacia y Ecuador, pasó siete meses preso, entre mayo y diciembre de 2001. El otro, por la privatización del astillero Tandanor, por el que sufrió un embargo por 120 millones de pesos…
Si hay que hablar de un “hombre fuerte” durante la presidencia de Menem, sin dudas Domingo Felipe Cavallo es el más recordado. El nacido en provincia de Córdoba ocupó varios cargos, fue diputado, senador, y ministro de Relaciones Exteriores y de Economía. Estuvo envuelto en diversas causas penales, peculado, megacanje, contrabando agravado de armas y venta irregular de espacios verdes. Actualmente vive en Argentina, aunque suele viajar muy seguido a Estados Unidos.

¿El “financista”?
Entre los cuatro nombrados anteriormente se destaca también Jorge Alberto Rodríguez, y todos los camino conducirían hacia su persona. Conocedores de la política pampeana fundaron sobre él serias sospechas luego de lo publicado por los medios nacionales y uruguayos, y nadie descarta las posibilidades de que haya sido el encargado de financiar el terreno y la mansión.
Tal y como publicó LA ARENA en su edición del sábado 21, el oriundo de Hilario Lagos supo ocupar el cargo de ministro de Educación durante el mandato de Menem, entre los años 1992 y 1996; para luego ser Jefe de Gabinete del Gobierno nacional, donde se mantuvo hasta el año 1999. Las sospechas estarían fundadas también en el dato de que Rodríguez reside en los Estados Unidos -y que a diferencia de casos mencionados anteriormente, esta vez no sería por un cargo político o por trabajo-.
Fue integrante de la famosa “Banda de los pampeanos”, junto a Néstor Alcala, Miguel Solé y Jorge Matzkin. Jorge Rodríguez era sin dudas un “hombre fuerte” de la política en la década de los ’90. Perteneció al Partido Justicialista y antes de ocupar cargos a nivel nacional se desempeñó como subsecretario de Asuntos Agrarios de la Provincia de La Pampa, durante la gobernación de Rubén Marín, entre los años 1983 y 1987; y, entre 1987 y 1989, fue ministro de Educación en nuestra provincia -renunciando para candidatearse a diputado nacional-.
La última vez que se lo habría visto en nuestra provincia fue en el año 2011, en marzo, cuando arribó para el centenario de su pueblo. Desde que a fines de 1999 se alejó del gobierno nacional, desapareció de la escena pública y acumuló denuncias penales y causas judiciales, pero en todos estos años todavía no tiene ninguna condena firme en su contra.
Gente que lo conoce ha sostenido que vive parte del año en Uruguay, que supo abrir una consultora y asesorar a provincias, municipios y al BID.