Tomaron la universidad

La comunidad universitaria estuvo, prácticamente, casi todo el día de ayer en movilización. Alumnos, docentes, no docentes, gremios y autoridades comenzaron al mediodía con un abrazo simbólico alrededor del edificio de la sede de la Universidad Nacional de La Pampa, otros siguieron a la tarde con intervenciones artísticas en las escalinatas, y finalizaron con la toma de la Universidad por 48 horas, por parte de distintas agrupaciones estudiantiles.
Esto se da en medio de la tercera semana del plan de lucha y suspensión de las clases, en repudio del recorte presupuestario de aproximadamente 3.000 millones de pesos, y por la falta del acuerdo paritario de los docentes.
En general, los distintos sectores de la universidad apoyan las medidas de fuerza. Ha habido un alto acatamiento de los alumnos acompañando el reclamo salarial de los profesores, que, a su vez, apoyan a los estudiantes en la toma, como también los directivos, que repudian, fundamentalmente, el recorte presupuestario. Incluso, los no docentes, habiendo arreglado un 15% a mitad de año, se sumaron a las manifestaciones.

Abrazo simbólico.
Durante el abrazo simbólico a la Universidad, ayer al mediodía, el secretario general de ADU, Santiago Audisio reveló que el funcionamiento de la UNLPam “no pasa el mes de octubre o noviembre si no hay refuerzo presupuestario”. Según dijo, esta información la manejan “off the record” los decanos, que están preocupados.
En este sentido, el rector Oscar Alpa, que también participó del abrazo, manifestó a LA ARENA que no saben “lo que puede llegar a pasar”, porque, como en marzo no esperaban esta situación, ahora desconocen qué pueda suceder en diciembre.
“Si no hay sobresaltos inflacionarias o tarifarios, no habría problema para llegar a diciembre, pero no sabemos qué pueda llegar a pasar, cuando veamos como siguen todos los consumos sabremos”, reconoció el rector.
En tanto, advirtió que “la mayor preocupación que tenemos es el recorte presupuestario. El 15 de septiembre se eleva, y veremos cuáles son las partidas. Lo peor es que sea el mismo monto del año pasado, porque se aplicaría un 30% de recorte por la inflación. Esperemos que no suceda”, dijo.
Por otro lado, sobre la toma de los estudiantes opinó que “son parte de los reclamos, y son genuinos, ellos lo visibilizan de esa manera, como se visibilizó con el abrazo”, dijo, y adelantó que hoy va a “charlar con ellos para ver cómo sigue la idea”.

Intervención artística.
Previo a la toma de la universidad, alrededor de 300 personas se congregaron, frente a las escalinatas, sobre la calle Coronel Gil, para escuchar algunos de los artistas que cantaron temas de protestas.
También, se hicieron presentes distintos oradores, que reclamaron una educación pública gratuita y de calidad, pero también incluyeron otros pedidos, como por ejemplo, una ley de despenalización del aborto y la separación de la Iglesia con el Estado.
“El sistema universitario público nacional está sufriendo duros embates en contra de su desarrollo: recorte de presupuesto, congelamiento de las inversiones, retroceso de los salarios y pérdida de poder adquisitivo; y la UNLPam en particular: retraso de las partidas presupuestarias para funcionamiento y cese de inversiones en obras que ya estaban presupuestadas y en algunos casos en ejecución”, declaró la consejera departamental Eugenia Urpianello.

Toma de la Universidad.
Los estudiantes decidieron en asamblea tomar la Universidad en Santa Rosa y en los edificios de las facultades en General Pico, como una forma de lucha para visibilizar su reclamo. Lo hicieron ayer a partir de las 22 horas, y se extenderá por lo menos hasta el viernes.
Ese día los gremios decidirán los pasos a seguir. Dependiendo de esa situación, se evaluará si la toma sigue o no.
La secretaria general de Franja Morada de La Pampa, Agustina García, en diálogo con LA ARENA, dijo que “la mano viene complicada. En distintas partes del país se están dando movilizaciones, y ya hubo tomas en otras universidades. La mayoría de los estudiantes, docentes y autoridades han acatado esto, porque la realidad es que hoy todos entienden el conflicto”.

Tomado de la mano
Un gran abrazo simbólico envolvió la sede central de la UNLPam ayer al mediodía. Alumnos, profesores, no docentes y autoridades de la institución se tomaron de las manos para visibilizar el conflicto, y seguir reclamando por una universidad “pública, gratuita y de calidad”.

En defensa de la Universidad pública
Decenas de docentes y estudiantes llevaron a cabo anoche una “toma” y “vigilia” en el Centro Universitario de la Universidad Nacional de La Pampa de General Pico, ubicado en la esquina de calles 9 y 110. La actividad, en defensa de la educación superior pública, buscó apoyar la lucha salarial docente y visibilizar el rechazo al ajuste presupuestario impulsado por el gobierno nacional.