Inicio La Pampa Una ciudad anegada por la tormenta

Una ciudad anegada por la tormenta

MUNICIPIO, BOMBEROS Y COSEGA ASISTIERON A ACHENSES

La fuerte lluvia registrada en la noche del jueves, acompañada por granizo y viento, ocasionó serios problemas en diferentes sectores de la localidad de General Acha. Poco después del cese de las precipitaciones, personal municipal perteneciente a diferentes áreas desarrollaron trabajos tendientes a destapar las rejillas para que el agua pudiese escurrir.
Se trata de un tema recurrente, que cada vez que llueve con intensidad, deja en evidencia el problema estructural que la localidad posee hace años. Por el momento, frente a este tipo de precipitaciones, a la municipalidad no le queda otra que efectuar los trabajos necesarios para que las calles vuelvan a ser transitables.
Frente a las roturas significativas provocadas por el agua, el municipio volvió a realizar un importante despliegue poco después que dejó de llover, particularmente los operarios que se desempeñan en el área de Obras Públicas. Como sucede cada vez que se registran fuertes precipitaciones, hubo sectores anegados, calles cortadas al tránsito y varios zanjones en distintas calles de tierra.

Historia vieja.
A través de un comunicado emitido por la comuna, se manifestó que «la historia se repite y lo seguirá haciendo. Desde el municipio entendemos la importancia de una obra de desagües pluviales que de solución definitiva a este problema».
No obstante ello, las autoridades municipales reconocieron que por el momento, «estamos lejos de tener los fondos necesarios para hacerlo». Por esa razón se comprometieron a proseguir con las gestiones correspondientes para conseguirlos, y amortizar así «el impacto que provocan las intensas lluvias».
Asimismo se hizo un agradecimiento a los vecinos que demuestran que «comprenden esta situación, a pesar que son los principales afectados por estos problemas. Nuestro objetivo es dar soluciones, y en eso estamos trabajando», afirmaron.

Zonas afectadas.
Las zonas que el municipio denomina «críticas» son la calle Farías, la esquina de Bolívar y San Martín, al oeste de la localidad. Sumado a Rodríguez Peña y Moreno, que en su oportunidad el propio intendente Abel Sabarots consideró que representa un punto neurálgico debido a que allí cae toda el agua.
Más allá que ni bien dejó de llover, personal de Obras Públicas y de Seguridad Vial, se constituyeron en los puntos más afectados; las tareas fueron intensificadas en la jornada de ayer. Desde muy temprano operarios y diferentes maquinarias hicieron diversos trabajos.
Por otra parte, fuentes policiales informaron a LA ARENA que a las 21.20 del jueves recibieron un llamado telefónico dando cuentas sobre la presencia de un cable sobre la calle Sarmiento al 1200, que ocasionó chispas debido a que tenía electricidad. Lo propio se alertó a horas 21.59 en la esquina de calles Lavalle y San Martín, por lo que en ambos casos intervino personal de la Cooperativa de Servicios Públicos.
Asimismo se indicó que a las 22.00, una dotación de Bomberos Voluntarios tuvo que hacerse presente en el edificio de la Biblioteca de Cosega, debido a que el agua había ingresado al interior. Mientras que 20 minutos más tarde se disparó la alarma de la Cooperativa Obrera, por lo que efectivos se constituyeron allí junto al encargado, pero se corroboró que no había registrado ningún ilícito. Por ese motivo se estimó que la alarma se activó por el fenómeno climático.