Trabajadores viales podrían ir al paro

Los empleados de Vialidad Nacional, con asiento en nuestra provincia, considerarán en una nueva asamblea, la decisión del Sindicato de Trabajadores Viales de ir al paro general del sector. En tanto ayer, los mismos trabajadores del 21° Distrito, habían decidido por lo menos continuar “con el estado de alerta y movilización, asamblea permanente y quite de colaboración”, reclamando por “los compañeros despedidos” en otras regiones del país.
El quite de colaboración de dos horas diarias, que comenzó ayer, se extenderá hasta tanto no haya una resolución que de marcha atrás con los despidos.
Jorge Campanile, titular de la Asociación de Profesionales de Vialidad Nacional, Seccional La Pampa, dijo que afortunadamente “hasta el momento” no han llegado telegramas de despido “a nuestro distrito, pero la espada de Damocles sigue igual sobre nosotros”.
Se puede señalar que el Sindicato de Trabajadores Viales y Afines de la República Argentina, ya declaró el paro por tiempo indeterminado en todos los distritos de Vialidad Nacional, con posibilidad de cortes de rutas y bloque de pasos fronterizos. Por lo menos hasta que se retrotraigan mediante una conciliación obligatoria los despidos de 52 trabajadores.
Hoy en la sede de Juan B. Justo y Villegas, una nueva asamblea considerará también esta posibilidad.

Telegramas.
Cabe recordar que hubo sobre el fin de semana anterior una tanda de despidos y telegramas que le llegaron a viales de otros distritos. Los telegramas que el jueves salieron desde las oficinas centrales en Buenos Aires afectaron a trabajadores de las provincias de Río Negro, Chubut, San Luis, Corrientes, Entre Ríos, Chaco y Catamarca, y a nueve empleados del área informática de Casa Central, en la ciudad de Buenos Aires.
En la asamblea de ayer se decidió continuar con el plan de lucha, y por eso el jueves los trabajadores/as realizarán una radio abierta en Plaza San Martín, “para informar a la sociedad de lo que está pasando en el organismo”. Participarán de esa actividad trabajadores de otras dependencias nacionales que tienen oficinas en nuestra provincia -y que también ven amenazadas sus fuentes laborales-, como INTA, Anses, Agricultura Familiar, Senasa, AFIP y otros.