Inicio La Pampa Tras las huellas de Prelorán

Tras las huellas de Prelorán

ANA MARIA ZORZI FOTOGRAFIO "EL BOITANO" PARA UN DOCUMENTAL

En Estados Unidos están haciendo un documental biográfico sobre la obra del cineasta Jorge Prelorán. Una fotógrafa local se encargó de retratar paisajes y personajes de «Cochengo Miranda», 45 años después del paso del documentalista por La Pampa.
El documentalista Sebastián Neville, nacido en Tucumán pero residente en Estados Unidos, está realizando un documental biográfico sobre Jorge Prelorán, el reconocido cineasta que inmortalizó al oeste pampeano y sus pobladores en películas como «Cochengo Miranda» y «Los hijos de Zerda».
Desde Estados Unidos, la productora de Neville se comunicó con La Pampa para informar sobre su proyecto y rescatar datos, testimonios e imágenes actuales del puesto «El Boitano» y la familia de «Cochengo». El trabajo se denomina «Los hijos de Jorge» y hace foco en la obra cinematográfica de Prelorán, que recorrió con su cámara «la geografía humana» del país (como él mismo definía), retratando personajes de «las culturas moribundas» y dejando un legado de más de 60 películas.
Prelorán falleció en 2009, en Culver City (Estados Unidos) y todas sus filmaciones se conservan en el Archivo de Estudios Humanos del Instituto Smithsoniano, al que fueron donadas por el propio autor, en 2007. Durante varias décadas, desarrolló sus filmaciones con enorme sacrificio, escasos recursos y en abierto desafío al documentalismo «etnográfico» tradicional, al que consideraba más interesado en exhibir escenarios exóticos que en documentar la realidad social de esos lugares.
Finalmente, Prelorán fue reconocido (obtuvo el Premio Konex en 1989) en Argentina y Estados Unidos, y su obra resultó influencia decisiva e inspira a cientos de estudiantes en todo el mundo.

Otra lente en el oeste.
Con el fin de obtener un reflejo actual de aquellos paisajes plasmados en «Cochengo Miranda» (1975), la productora de Neville convocó a la fotógrafa Ana María Zorzi, quien lleva varios años dedicada a rescatar el oeste con el lente de su cámara. En esta tarea trabaja habitualmente junto al poeta Ariel Hugo «Alpataco» Vázquez, acompañándolo con sus imágenes en cada presentación literaria. Las fotos de Zorzi ilustran también el libro más reciente del escritor oesteño («Los últimos puesteros»).
Ambos viajaron al fin de semana hasta Santa Isabel, para encontrarse con la familia de «Cochengo», 45 años después de la estadía de Prelorán. «El viernes visitamos la casa de Maruca (esposa de Cochengo), donde despertamos muchos recuerdos junto a Estela (hija), con quien grabamos también un testimonio sobre las vivencias de la familia Miranda» durante aquella histórica filmación.
Al día siguiente, «fuimos a El Boitano (el puesto de Cochengo), donde nos esperaba Oscar Miranda». En el mismo escenario donde en 1975 filmó Prelorán, el hijo de Cochengo desgranó recuerdos de aquellos días y fue retratado por Ana María realizando las tareas del campo.
Zorzi ya envió a Sebastián Neville «numerosas imágenes y un video» incluyendo fotografías recientes de la esposa y los hijos de Cochengo.

Proyecto en común.
Zorzi empezó a incursionar en muestras de fotografía «en 2014, a partir del proyecto español Pon una foto en la calle». Desde entonces participó en todas las ediciones «salvo la de este año, que se postergó por la pandemia».
Un viaje a Algarrobo del Aguila, destinado a fotografiar «paisajes y pobladores del oeste y el cauce del río Atuel» disparó un proyecto artístico que todavía continúa. «En diciembre de 2018, el poeta Ariel Vázquez me propuso llevar adelante el «Ojo del Atuel»: desde entonces y hasta hoy, todos los días publican en Facebook «un verso de Alpataco y una foto del oeste pampeano».
El año pasado, con foco «en el reclamo por el río Atuel», poeta y fotógrafa desarrollaron la muestra «Oeste profundo», inaugurada en marzo en la Subsecretaría de Turismo y exhibida después en otros espacios y establecimientos escolares.
Además, desde que comenzó la cuarentena, Ana María Zorzi y «Alpataco» Vázquez exhiben todos los sábados «un programa en vivo por Facebook, donde homenajeamos a un pueblo del oeste, en cada edición, con fotografías y versos». El proyecto, destinado inicialmente a rescatar nuestro oeste profundo «se extendió luego a otras provincias» y su audiencia no deja de crecer, cuenta Ana. «Nos siguen desde Francia,. Italia, Estados Unidos, Brasil».
Ahora, versos y fotos emprendieron un viaje impredecible, para acompañar el rescate biográfico de Jorge Ricardo Prelorán, aquel maestro de tantos, obsesionado con «rescatar las culturas moribundas» y denunciar la transculturación, mucho antes de que alguien pronunciara el término «globalización». Aquel hombre tranquilo y apasionado, que pasó por La Pampa a fines de los ’70, dejado una huella imborrable.