Tres días rodeados de desechos cloacales

TRES ANCIANOS PADECIERON LA DESIDIA

Cinco minutos le llevó a la municipalidad arreglar lo que no había hecho durante 72 horas. Este domingo a la noche, mientras el equipo de LA ARENA estaba en una de las dos casas afectadas por el rebalse cloacal, un camión desobstructor llegó y destaponó la red al sacar, aparentemente, “un nailon” que provocó el colapso.
A partir del viernes, aproximadamente al mediodía, los líquidos empezaron a emerger en dos casas diferentes, sobre la calle Donatti al 2500. En una, vivE una pareja de 65 y 67 años; y en la otra, una mujer de 89 años. Poco tiempo después, cuentan, ya se había generado una “laguna de agua servida”.
La primera situación, donde conviven Francisca Aramallo y Oscar Simonelli, resultó más compleja porque el rebalse ocurrió en el garage, se extendió hacia todo el jardín, y concluyó dentro de su casa. Durante tres días no pudieron utilizar el baño, y los olores nauseabundos estaban impregnados en el lugar.
La pareja de jubilados se encuentra sola, es decir, no tienen otros familiares en Santa Rosa. La mujer padece de Parkinson, por lo que se le dificulta trasladarse y realizar todo tipo de tareas. Entonces, el hombre se había encargado de limpiar la casa, y ahora tendrá que remover la laguna de líquido cloacal que permanece estancada en su jardín.
Es la tercera vez que vivencian un desborde cloacal en su hogar. En esta oportunidad, estuvieron tres días esperando, luego de las insistentes llamadas de su vecino a la municipalidad. Según cuentan, cuando apareció la noticia en la web ayer por la tarde, el camión desobstructor se acercarcó a solucionar el problema.

Estanilada, sin chacra.
La otra situación la sufrió la anciana de 89 años llamada Estanilada. Su hijo, Marcelo, fue quien llamó desde un principio a la municipalidad, hasta que decidió comunicarse con los medios, luego de no recibir respuesta.
“No podemos esperar a que se mueran, recién cuando lo vieron en los medios vinieron, me decían que estaban por venir y no aparecían. Fueron solo cinco minutos que estuvieron para solucionar esto que duró tres días”, contó, el hijo indignado.
Su madre Estanilada, que pese a la edad mantiene un vigor sorprendente, dijo que no siente el olor nauseabundo, “pero me va a los pulmones y me hace mal”.
Además, tiene una chacra, que es su “encanto”, en donde cultiva zapallo, batata, papa, maíz y poroto. Por el rebalse, quedó absolutamente tapada y contaminada, y tendrá que volver a reconstruirla con tierra nueva.

Por el frío.
Anoche, la comuna emitió un comunicado para informar el arreglo: “La Municipalidad de Santa Rosa informa que, atento a un reclamo de vecinos en calle Donatti, en el día de hoy, domingo 24 de junio, personal de Dagsa asistió al domicilio especificado. Ya en el lugar se comprobó que la causa del problema se debió a las bajas temperaturas, que contribuyeron a que el material sólido se endureciera y formase tapones que hicieron entrar en carga la colectora.
Además, en el domicilio en cuestión se le realizó un repaso a la cañería interna que a pesar de no corresponder por ser un problema privado, se llevó a cabo igual como una función social y solidaria del personal de Dagsa, ya que la misma se encontraba obstruida. Luego de esta intervención el sistema quedó funcionando con normalidad”, se infornó.