Tres heridos en un violento choque frontal

Dos adultos y un niño fueron derivados al hospital Molas luego de protagonizar un siniestro vial en la calle Raúl B. Díaz, al norte de la ciudad. Los heridos recibieron golpes pero no fueron de gravedad. Al momento del traslado estaban conscientes.
Dos vehículos protagonizaron durante la noche de ayer un violento choque frontal en la calle Raúl B. Díaz al 2100, al norte de Santa Rosa. A causa del impacto, tres personas, un hombre que viajaba en un Fiat Uno; y una mujer y un niño que iban a bordo de una Chevrolet Tracker, debieron ser derivados al hospital Lucio Molas. Pese a lo aparatoso del siniestro, fuentes del nosocomio consultadas por LA ARENA aseguraron que todos se encontraban fuera de peligro. Los mayores fueron asistidos en la Guardia del hospital, mientras que el menor estaba en una sala de Pediatría. Al lugar tuvieron que asistir de urgencia dos camiones de Bomberos de la Policía producto que el conductor del Fiat había quedado atrapado dentro del habitáculo; también por la pérdida de combustible que sufrió uno de los rodados.

Heridos.
De acuerdo a lo indicado por fuentes policiales que trabajaron en el lugar a LA ARENA (único medio en la escena) el siniestro se produjo minutos antes de las 21 horas, cuando un auto marca Fiat Uno (patente CFA882), en el que viajaba un hombre mayor de edad, colisionó de frente contra una Chevrolet Tracker (patente AB573BJ) en la que circulaban una mujer y un niño. Ambos iban por la calle Raúl B. Díaz. El Uno lo hacía con sentido sur-norte, mientras que la Tracker lo hacía en sentido contrario (norte-sur). Fue al llegar a la altura del 2100 (frente al hospital de Alta Complejidad) que los rodados colisionaron de frente y de forma muy violenta. Las causales del choque eran desconocidas y la escena era peritada por efectivos de la Guardia Comando. Lo único cierto era que la colisión fue aparatosa, aunque se desconocía cuál de los protagonistas había tenido la responsabilidad.
En ese sentido, las fuentes consultadas indicaron que los involucrados recibieron diversas lesiones y por ello tuvieron que ser trasladados al hospital Lucio Molas a bordo de ambulancias del Servicio de Emergencias Médicas (SEM).
En el lugar, frente a poco más de 50 personas -vecinos y transeúntes- que se acercaron a curiosear, trabajó un grupo de Bomberos porque el conductor del Fiat quedó atrapado dentro del habitáculo y para poder retirarlo tuvieron que forzar parte del chasis. Este fue quien se llevó la peor parte. En principio se indicó que el muchacho se encontraba grave, aunque fuentes del nosocomio aseguraron más tarde que su salud no corría peligro. En cuanto a las otras dos personas involucradas se indicó que habían recibido golpes. Todos estaban lúcidos al momento del traslado, confiaron.