Tres muertos en vuelco en la ruta 188

RANCUL: LAS VICTIMAS ERAN SANJUANINAS Y VIAJABAN A PESCAR A CHASICO

Una camioneta Toyota, con cinco ocupantes (hay dos lesionados), volcó y chocó contra un árbol en la madrugada de ayer en el ingreso al pueblo norteño. Uno de los fallecidos es un ex diputado de San Juan. En 2018 ya son 34 las víctimas fatales en siniestros de tránsito en La Pampa.
Tres sanjuaninos perdieron la vida ayer a la madrugada luego de volcar la camioneta en la que se conducían por la ruta nacional 188 frente al acceso a la localidad de Rancul. Una de las personas que perdió la vida fue diputado y dirigente gremial de la ciudad de San Juan. Otros dos ocupantes del vehículo sufrieron diversas lesiones, pero sus vidas no corren riesgo informaron fuentes sanitarias. El grupo se dirigía a pescar a la laguna de Chasicó, en cercanías de Bahía Blanca.
Con estas tres personas fallecidas, suman 34 las víctimas fatales en lo que va del corriente año en siniestros de tránsito en calles, caminos y rutas de nuestra provincia.
El siniestro de tránsito de ayer se registró alrededor de las 2.30, en inmediaciones del acceso a Rancul. Por causas que se investigan el conductor de una camioneta Toyota Hilux -patente OBY 268- perdió el control y volcó. Según las primeras pericias el rodado al despistarse chocó contra un cartel, y luego de dar varios tumbos se incrustó contra un árbol ubicado en el sector de la banquina. Según voceros consultados indicaron a este diario que los peritajes habrían determinado que el vehículo avanzaba a alta velocidad.
Las personas fallecidas son Luis Alberto “Quito” Martínez (78), ex diputado de San Juan, Antonio Ponce (53) y otro de apellido Mercado (50), mientras que los heridos fueron identificados como Ponce (sobrino del fallecido) y Dominichi. El “Quito”, como lo conocían en la provincia a Luis Martínez, fue legislador y uno de los fundadores del gremio UDAP, en el gobierno de Carlos Saúl Menem.
Fuentes sanitarias informaron que los dos hombres heridos se encuentran fuera de peligro y luego de recibir atención médica en el lugar del accidente uno fue derivado a un centro asistencial de Realicó y el otro al Hospital Gobernador Centeno de General Pico.
Familiares indicaron que las cinco personas son oriundas de Chipá, San Juan, se dirigían hacia la zona de Bahía Blanca con el fin de practicar la pesca deportiva, pasar el fin de semana largo y despejarse de la rutina diaria del trabajo.

Atrapados.
Los bomberos voluntarios de Rancul trabajaron arduamente para rescatar a las tres personas muertas y a un ocupante que estaba aprisionado entre los hierros retorcidos. Los servidores públicos tuvieron que cortar las puertas para poder extraerlo del habitáculo, y rápidamente trasladarlo con heridas de consideración en una ambulancia al hospital José Padrós de Rancul y posteriormente a General Pico. El quinto ocupante que viajaba en la parte trasera de la pick up solo recibió escoriaciones y golpes leves y fue trasladado a Realicó.
También se conoció que de las tres personas fallecidas, uno en forma instantánea, dos fueron retirados con vida por el viajero ileso y ayudado por otros personas que pararon para socorrer a los heridos. A pesar de las maniobras de RCP no soportó las graves lesiones recibidas.
Hasta el lugar llegó el fiscal piquense Hernán Cecotti, que autorizó rescatar desde el interior del habitáculo a uno de los hombres fallecidos. Los bomberos tuvieron que cortar el árbol para colocar el vehículo en posición normal.
En el lugar además trabajó personal de Criminalística de General Pico, además de bomberos voluntarios, policías y profesionales del hospital de Rancul.

Quejas.
Varios ocasionales automovilistas relataron a este diario que el conductor de la camioneta impactó contra un cantero que está al ingreso del acceso al pueblo y la ruta 188. La zona está muy poco iluminada, hay poca señalización y desde hace ya más de un año y medio están trabajando para construir un alteo por las inundaciones.
Otros siniestros viales se registraron en el mismo tramo de esa ruta. También se quejaron por el pésimo estado de las banquinas.