Inicio La Pampa Tres niños roban productos por $300 mil

Tres niños roban productos por $300 mil

TIENEN ENTRE 7 Y 11 AÑOS. ROMPIERON UN VIDRIO EN UN LOCAL DE LA GALERIA GEMELLUS

Tres niños de 7, 9 y 11 años de edad ingresaron el sábado a la noche a robar a un local comercial ubicado en una galería del centro santarroseño y se llevaron decenas de productos por un total de $300 mil. Los elementos fueron recuperados tras algunas horas de investigación e intervención de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia.
De acuerdo a la información consignada a LA ARENA por fuentes de la Seccional Primera, el sábado a las 23.30 recibieron el llamado de la propietaria de un local comercial de venta de artículos de belleza quien adujo haber sufrido un robo.
Minutos después un patrullero se hizo presente en el lugar y constató la rotura de un vidrio del local ubicado en la galería «Gemellus», frente a la rotonda del Centro Cívico de Santa Rosa. Allí se encontraron con que faltaba una importante cantidad de objetos de electrónica y accesorios de moda.
De acuerdo a las estimaciones que la dueña del local le indicó a los efectivos policiales, el monto del botín superaba los 300 mil pesos, ya que contenía máquinas para depilación, maquillajes, anillos de plata y oro, y 10 mochilas de eco-cuero para de distintos colores. Sin embargo, la propietaria no sabía quienes habían sido los autores del robo.
Sin embargo, los agentes policiales iniciaron una investigación para tratar de dar con la o las personas involucradas. Por ello tuvieron acceso a las grabaciones de las cámaras de seguridad del lugar y de la vía pública, por lo que rápidamente pudieron establecer que detrás del ingreso habían estado tres personas.
Ese material fue analizado minuciosamente y los investigadores se encontraron con una sorpresa: se trataba de dos niños de 7 años y una niña de 11, integrantes de la comunidad zíngara. Ante eso, convocaron a personal de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia para que se sume a la investigación.
Luego de algunas horas, la Policía, con previa orden judicial, se dirigió hasta una casa de la calle Anza de Santa Rosa, donde secuestraron los elementos que habían sido robados horas antes mientras que el Area de Minoridad intervino en la situación de los tres menores de edad.
Se trata de un episodio lamentable que deja a las claras la situación de vulnerabilidad social que atraviesan los niños. Incluso, uno de ellos ya tuvo episodios en los que tuvo que intervenir la Unidad Funcional.