Inicio La Pampa Trotta confirmó que las clases vuelven en agosto

Trotta confirmó que las clases vuelven en agosto

SAN JUAN, CATAMARCA Y MISIONES SERAN LAS PRIMERAS EN REABRIR

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, firmó este jueves junto a los titulares de las carteras provinciales -entre ellas la de La Pampa- el nuevo protocolo para el regreso a clases de forma presencial en todo el territorio nacional. Se trata de recomendaciones que tienen en cuenta la prevención del contagio del coronavirus y funciona como base sobre el cual las jurisdicciones podrán trabajar para la reapertura de los establecimientos.
El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, presidió esta tarde la 97ª Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE) en la que se aprobó de manera unánime el documento «Protocolo Marco y lineamientos federales para el retorno a clases presenciales en la educación obligatoria y terciaria».
Con la participación de ministras y ministros de educación de las 24 jurisdicciones, esta resolución que fija los lineamientos obligatorios marco y recomendaciones generales, que le permitirá a cada provincia y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, elaborar planes progresivos y acorde a sus particularidades que garanticen un retorno seguro a los establecimientos en el momento en que la situación epidemiológica lo permita.
El titular de la cartera educativa nacional, sostuvo que «esta reunión es parte de la estrategia conjunta que venimos transitando para poder proyectar un regreso seguro a las aulas, priorizando siempre la salud de toda nuestra comunidad educativa».
En ese sentido, remarcó que la realidad sanitaria en el país es «muy diversa» y por eso es «importante la construcción de consensos ayudando a contener y derribar los lógicos temores que pueden tener nuestras familias, docentes y estudiantes». Según precisó el ministro, en declaraciones a C5N, San Juan, Misiones y Catamarca, serán las primeras provincias en regresar a las clases presénciales en agosto, mientras que la educación universitaria será la última en retornar.

Protocolo.
El protocolo marco y los lineamientos federales establecen un conjunto de pautas de trabajo que promueven un ordenamiento en las actividades inherentes al retorno a las clases presenciales, basadas en criterios sanitarios y salud y seguridad en el trabajo, así como de organización escolar y pedagógica.
El documento constituye un piso mínimo de requerimientos para la apertura de instituciones educativas, a partir de los cuales cada jurisdicción podrá agregar criterios adicionales y adecuarlos a la realidad local. Estas pautas básicas para el rediseño de la dimensión física y de los flujos del movimiento dentro de la escuela se basan en el distanciamiento físico, el tiempo de exposición, la dinámica del aire y la higiene personal.
Según el documento, la reanudación de las clases presenciales en el país tendrá las siguientes características: se realizará a través de un escalonamiento progresivo, de acuerdo con criterios epidemiológicos de evolución de la pandemia y las características sociodemográficas de cada región y la asistencia será alternada por grupos de alumnos/as de manera de garantizar el cumplimiento de las normas de distanciamiento social, articulando tiempos de presencialidad y de no presencialidad bajo un modelo «bimodal».
Para ello, resulta imprescindible volver a mirar pedagógicamente la planta física de la escuela, imaginar la nueva jornada escolar (desde el inicio a la finalización), establecer un orden desde la llegada de los desplazamientos y la utilización de cada uno de sus lugares, considerando que la estructura edilicia también es educativa.

Voto de las provincias.
Cada jurisdicción podrá construir reglamentaciones propias complementarias. Para ello, las provincias deberán presentar un Plan Jurisdiccional de retorno a clases presenciales ante el Ministerio de Educación de la Nación, a través de la Secretaría General del Consejo Federal de Educación. El mismo deberá contemplar en su organización y alcances, lo establecido en el documento acordado y tener la aprobación de las máximas autoridades educativas y sanitarias de cada jurisdicción.
Según informaron desde la prensa de Nación, votó afirmativamente la totalidad de los integrantes del CFE, los ministros y ministras de Educación de las 24 jurisdicciones del país: María Agustina Vila (Provincia de Buenos Aires); Francisco Gordillo (Catamarca); Luis Bullrich (Ciudad Autónoma de Buenos Aires); Daniela Torrente (Chaco); María Florencia Peralta (Chubut); Walter Grahovac (Córdoba); Susana Benítez (Corrientes); Martín Müller (Entre Ríos); Alberto Zorrilla (Formosa); Isolda Calsina (Jujuy); Pablo Daniel Maccione (La Pampa); Ariel Martínez (La Rioja); José Manuel Thomas (Mendoza); Miguel Sedoff (Misiones); Cristina Storioni (Neuquén); María de las Mercedes Jara Tracchia (Río Negro); Matías Cánepa (Salta); Felipe de los Ríos (San Juan); Pablo Andrés Dermechkoff (San Luis); María Cecilia Velázquez (Santa Cruz); Adriana Cantero Llanes (Santa Fe); Mariela Nassif (Santiago del Estero); Analía Cubino (Tierra del Fuego) y Juan Pablo Lichtmajer (Tucumán). También, los representantes del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), Delfina Veiravé y Rodolfo Tecchi; y el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP), representados por Rodolfo De Vincenzi y Julián Rodríguez.

Higiene y seguridad
El ministro Nicolás Trotta se refirió a los próximos pasos que se llevarán adelante. «Partimos de una base, como señala el DNU, relacionada a la situación de la circulación del virus; luego, la preparación de las escuelas, garantizar la seguridad e higiene. También, tenemos la obligación de avanzar en las instancias de formación y capacitación del personal docente y no docente de cara a la vuelta a las escuelas, al mismo tiempo que prepararemos a nuestras y nuestros estudiantes y familias para la nueva normalidad de las aulas».

Críticas por abandono
El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, lamentó que la Argentina se encuentra lejos de una educación virtual, como se está planificando en países de Europa, y criticó a la gestión de Cambiemos por abandonar el Plan Conectar Igualdad, una política que buscaba reducir la brecha en el acceso de la tecnología en el campo educativo.
En declaraciones a C5N, el funcionario reiteró que la vuelta a las clases será de manera «escalonada», esto significa que los estudiantes no irán a la escuela todo los días, por lo que habrá así instancias de enseñanza «presenciales» y otras en el hogar.
«Esta nueva realidad implica que los chicos no puedan ir todos los días a clases, los que estén en el hogar tendrán que llevar adelante todos los lineamientos que los profesores les den», explicó en ese sentido Trotta.
«Hay muy pocos casos en esta Argentina profundamente desigual donde se va a poder seguir de manera remota y virtual», remarcó, a la vez que criticó al Gobierno de Cambiemos por abandonar el Plan Conectar Igualdad.
«Hay países europeos que están planificando la virtualidad, pero no es el caso de la Argentina, y mucho más con lo que ha sido el abandono de programas sustantivos y trascendentes como era el Plan Conectar Igualdad, que la gestión anterior de Mauricio Macri suspendió», precisó.

El tapabocas será obligatorio
El Gobierno nacional, a través del ministro de Educación Nicolás Trotta, y los representantes de las carteras provinciales educativas, aprobaron de forma unánime el protocolo para el retorno a las aulas.
Entre las precisiones más importantes de este acuerdo, en primer lugar, el documento contempla el uso de tapabocas obligatorio desde los primeros grados, no así para los jardines infantes, además de una reducción de la jornada horaria, entre otras medidas. También se refiere a una asistencial «bimodal» que contempla una alternancia entre asistencia presencial y asistencia no presencial.
Además, será fundamental la adecuación de las aulas y espacios comunes para lograr el distanciamiento físico necesario. Esta idea se conoce como aula «burbuja», donde se sientan, en forma de cruz. En este punto, en declaraciones a C5N, el ministro aseguró que se prevén aulas con un mínimo de 10 alumnos y un máximo de 15.
Respecto al distanciamiento social, se debe mantener una distancia de entre un metro y medio entre cada alumno, siempre y cuando se cumplan las medidas adicionales de uso permanente de tapabocas, lavado frecuente de manos o el uso de alcohol en gel, ventilación y desinfección adecuada de las instalaciones.
A su vez, se debe evitar el contacto físico de todo tipo como besos, abrazos, apretones de manos, puños, así como también se deben impedir reuniones de docentes u otros miembros de la comunidad educativa en espacios donde no pueda cumplirse el distanciamiento.

Higiene.
El acuerde hace también foco en las medidas de higiene, seguridad y acondicionamiento que cada establecimiento educativo debe seguir para la reapertura de las aulas. En esta línea, el protocolo precisa que «el personal directivo, docentes, auxiliares y estudiantes serán capacitados para concientizar y promover los buenos hábitos de higiene». Además, los docentes deberán utilizar durante la clase máscaras de acetato y tapabocas que cubra nariz, boca y mentón.
Para cumplimentar con estos nuevos hábitos, se debe asegurar el acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables y cestos de basura en todos sus baños. También garantizar provisión de alcohol en gel, o alcohol 70°, en todas las instalaciones, en lo posible uno cada veinte personas.
No está permitido compartir ningún tipo de elemento personal ni los de protección. Todos tienen la obligación de realizar la limpieza de su celular con alcohol al momento de ingresar. Se recomienda trabar las puertas principales, de modo que siempre estén abiertas y que las aulas se ventilen cada 90 minutos.
Finalmente, se recomienda reducir al mínimo el traslado de elementos entre casa y escuela (como mochilas y juguetes); si se llevan, deben dejarse fuera del aula.

El transporte.
Otro de los grandes desafíos que plantea la vuelta a clases es el uso del transporte público. «Ya estamos trabajando con el Ministerio de Transporte para diseñar un protocolo de movilidad escalonado, que asegure las condiciones sanitarias básicas para el traslado», dijo Trotta en ese sentido.
Es así que el protocolo destaca como «fundamental» escalonar adecuadamente los horarios de transporte de estudiantes, docentes y no docentes de manera de separarlo de los picos relacionados con los del desplazamiento laboral, así como también «priorizar» el distanciamiento físico.