Inicio La Pampa Trotta se atrincheró en la Ciudad Judicial

Trotta se atrincheró en la Ciudad Judicial

EXIGIA AVANCE DE CAUSA POR SU PADRE

Un momento de extremo dramatismo se vivió este martes en la Ciudad Judicial de Santa Rosa, cuando un hombre se atrincheró en el tercer piso del edificio y amenazó con atentar contra su integridad física si no era escuchado.
Fuentes policiales informaron a LA ARENA, que el hecho ocurrió pasado el mediodía, cuando personal policial de la Seccional Sexta se hizo presente porque un hombre había ingresado presuntamente con un cuchillo y se había parado en un pasillo, del otro lado de las barandas de la escalera. En ese momento, manifestó que si no lo atendían por una causa que tenía él «se iba a tirar o se iba a cortar».
Según precisaron, el hombre es Diego Trotta, quien estaba protestando por la causa que involucra a su padre, quien fue atropellado por un auto en la avenida Perón y quedó cuadripléjico. De todas maneras, aclararon que el joven no amenazó ni atentó contra nadie, sino que amenazaba con atentar contra su integridad física. Además, en ningún momento esgrimió el cuchillo, sino que manifestó que lo tenía.

Negociación.
Con el objetivo de que no atente contra su integridad, el personal policial entabló un diálogo con él. En el lugar también se hicieron presentes integrantes de la Equipo de Abordaje a Incidentes Críticos (Edaic) y personal de la Cámara de Apelaciones, «que es donde está la causa en este momento», precisaron. Luego de dialogar con él, el joven depuso su actitud, salió del edificio y fue atendido por personal del Servicio Médico de Emergencias (SEM).

Acampe.
Trotta fue reconocido por encarar una ardua pelea para lograr el traslado de su padre a Buenos Aires tras el accidente que sufrió. Rubén Darío Trotta (58), que atropellado por un auto en la avenida Perón quedó cuadripléjico. El siniestro sucedió poco después del mediodía del 20 de junio de 2015, mientras circulaba en bicicleta -hasta entonces se desempeñaba como chofer de micros de larga distancia- y fue arrollado por un Renault 18.
Esa batalla lo llevó a tomar una decisión extrema y encadenarse frente a la Municipalidad de Santa Rosa hasta que la obra social dispusiera el traslado. Una vez solucionada la situación, acompañó a su padre por más de tres años, mientras estaba internado en la Clínica Fleni.
A su vez, en julio de 2019 protagonizó otro hecho. Luego de una disputa con su hermana, comenzó un acampe en la Ciudad Judicial para reclamar la tenencia de su padre, el cual estaba al cuidado de ella.
Finalmente, en diciembre de 2019 un fallo del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería nº 3 dispuso que Rubén Trotta seguiría en calidad de «internación domiciliaria» en el inmueble de su hija, ubicado en Toay. De esta manera, la Justicia laudó en lo que resultó un conflicto entre los hermanos.