Inicio La Pampa Turbinas funcionan al 30 %

Turbinas funcionan al 30 %

UNO DE LOS PEORES VERANOS PARA CASA DE PIEDRA

La represa y el lago de Casa de Piedra viven uno de sus peores veranos a consecuencia de una sucesión de años secos a muy secos en el caudal del río Colorado. La bajante del embalse es tan grande que la costa se retrajo decenas de metros y el caudal erogable solo permite funcionar a una de las dos turbinas. La tendencia es poco alentadora y el riesgo de que esta turbina también deje de funcionar, es cercano.
La bajante del embalse no ha favorecido a Casa de Piedra como destino turístico durante este año, ya que a la retracción de la línea de costa se suma que para llegar hasta el agua hay que atravesar una zona de mucho barro, algo que complica a los turistas y pescadores.
Hace unos días, el diario Río Negro entrevistó a Gustavo Campetella, ingeniero y jefe de la central hidroeléctrica, quien señaló que el nivel actual del embalse, de 271 metros sobre el nivel del mar, se está acercando al mínimo histórico registrado en el año 2014, de 270 msnm.
A raíz de esto la central hidroeléctrica solo funciona a un 30 por ciento de su potencial. Campetella señaló que los bajos niveles se deben a que hubo poca nieve y no se registraron crecidas, lo que repercutió en el Colorado que es un río de régimen nival. «Su caudal viene del derretimiento de la nieve de la cordillera», explicó.
Debido a esto el agua que ingresa es muy poca y «estamos abasteciendo principalmente la demanda de riego», indicó. La mejor temporada, indicó, fue en febrero de 2010 cuando el embalse alcanzó la cota de 281 metros sobre el nivel del mar.
La erogación de agua depende de los volúmenes con destino a riego que solicitan las jurisdicciones al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco). El ingeniero mencionó que «si bien desde 2010 tenemos años críticos, este es el segundo con el registro más bajo de la historia del río Colorado». Por este motivo, la producción de la planta está en un 30 por ciento de su potencial.
Como la generación de energía depende del caudal de agua y la cota del embalse, la central hidroeléctrica está produciendo un 20 por ciento menos que el año pasado. De las dos turbinas de 30 megavatios cada una que posee la central, solo está funcionado una.

Portezuelo.
Consultado respecto a los riesgos que representa para el río la construcción de la represa Portezuelo del Viento en provincia de Mendoza, el jefe de la central evaluó que «mientras haya un manejo integrado del agua a través de la autoridad de la cuenca no va a tener repercusión».
Sin embargo «si la provincia de Mendoza hace un uso inconsulto con el resto de la jurisdicción probablemente haya problemas», analizó.
En este punto señaló, con mucho sentido común, que las obras de represamiento de ríos no son la causa primera de la desaparición de algunos ríos, y como ejemplo citó que «en el río Limay hay cinco obras de agua y no se secó», lo que significa que el problema no es la obra en sí sino «cómo se maneja».

Lluvias.
En el año 2014 la bajante del lago obligó a parar las turbinas durante el par de meses, hasta que el nivel se recuperó. En aquella oportunidad la recuperación fue rápida porque se produjeron lluvias torrenciales en la cuenca media y superior del río Colorado y de sus tributarios, los ríos Barrancas y Grande, que aportaron un enorme volumen de agua en pocos días.
En esta oportunidad, no se han producido esas lluvias y de momento la cota del embalse baja día a día.